Adulto

Kinky City: cuando el sexo se apodera de Tokio

Adulto Kinky City: cuando el sexo se apodera de Tokio



"La mujer disfrazada de muñeca cruzó el dintel de la puerta sin mirar atrás. Detuve mi bicicleta y reparé en el enigmático lugar, había pasado todas las noches por ahí pero nunca había notado nada extraño. Ahora veía una puerta con un vidrio quemado por la cual se filtraba una luz acuosa e intermitente.

Seguí observando y descubrí a un joven, vestido de traje, con un elegante maletín que se aseguraba que nadie lo viera entrar. Me encontró en la oscuridad de la esquina, dudó y finalmente entró. A los pocos minutos, mientras seguía observando el edificio e intentando descifrar su interior, noté que alguien me miraba desde una ventana. Salí corriendo de ahí. 

La curiosidad me persiguió durante varios días, aunque mi instinto de supervivencia me obligaba a encontrar nuevas rutas en mi bicicleta. Sin embargo, un día, en medio de una tormenta que anunciaba su llegada, tomé el camino de todos los días. Aún no sé qué fue lo que me instó a detenerme frente a la puerta. Amarré la bicicleta y con las primeras gotas entré al lugar. 

Underground sex tokyo

A partir de ese día, y tras múltiples noches en que detuve mi bicicleta en el mismo lugar, conocí una parte de Tokio que no estaba en ningún folleto turístico. Cientos de bares y clubs privados alrededor de la capital que servían como punto de encuentro para aquellas almas en busca de saciar sus deseos sexuales. La cantidad de lugares se entendía en función de los múltiples fetiches humanos, y esa profunda necesidad humana de comunidad. Al caer la noche, sin importar la historia que dejabas atrás con el atardecer, nadie estaba solo en Tokio, y nadie reprimía sus fantasías.

Me abstengo de compartir detalles de mis acciones en las múltiples noches en que recorrí Tokio, pero no niego esa esencia voyeurista de mi parte. Conforme me gané la confianza de los dueños de los lugares, pero sobretodo de aquellos que aprovechaban el abanico de oportunidades, comencé a usar mi cámara para documentar la escena sexual de la metrópoli. BDSM, amantes del látex, de la lactancia erótica, del golden rain, coprofílicos, autonepiofílicos. Olvidé mi vida durante la jornada del sol y esperé con ansías la oportunidad de adentrarme en una cultura que entendía la sexualidad y el erotismo de una manera distinta". 



https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/munecas-tokio.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/pawl-kinky.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/BDSM-TOKIo.jpg


El fotógrafo polaco, Pawel Jaszczuk paso tres años frecuentando los lugares menos conocidos de Tokio, en el área de Shinjuku Ni-Chome, que alberga más de 300 bares que se podían visitar al caer la noche. A través de la mirada fotográfica, Pawl capturó la escena sexual desconocida de una de las ciudades más grandes del mundo, y a través de estas imágenes que nos vuelven testigos y cómplices de prácticas más allá de nuestro entendimiento. Las fotografías fueron publicadas en el libro Kink City. 

"El sexo, el erotismo y la pornografía son parte de la vida de los japoneses, especialmente del arte, y todas ellas son parte de la necesidad humana que no puede ser juzgada por la evaluación moral occidental. En Japón, lo que alguien hace con su cuerpo es un asunto privado" detalla Natalia Czarkowska, en el texto del catálogo del libro. 



https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/book-kinky-city-pawel.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/Photography-Pawel-Jaszczuk.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/08/ss-tokyo-kinky-city.jpg



Las fotografías, logradas una vez que Pawel se ganó la confianza de los dueños y de los participantes en los encuentros, son un reflejo a la diversidad de escenas sexuales en Tokio. Perforaciones en los labios, BDSM, trajes de látex, fetiches de personajes del manga, excrementos y orina en los cuerpos, orgías con espectadores, etc. Kink City es una serie con tintes de tradición y pop, dolor y deseo, sexo y taboo, intimidad y anonimato, misma que fue posible gracias al uso de la cámara Leica, la cual permitía capturar todos los detalles que se cubrían con la oscuridad.

"Tokio es un espacio sorprendente donde todos pueden saciar sus fantasías sexuales. Incluso en lugares y situaciones como éstas, los japoneses son muy educados. [...] Cada que tomaba fotos me presentaba con la gente y les explicaba el motivo de mi presencia. Ser honesto me trajo muy buenos beneficios". Pawel detalla que tras entablar un vínculo con los clientes y los dueños de los bares, era invitado a múltiples fiestas, y con ello, a múltiples experiencias. 

Pawel kinky series

"No podemos juzgar a los otros de manera precipitada, necesitamos respetarnos más", aunque ello implique entender a las personas cuyo placer involucra juguetes, muñecas, disfraces, agujas, máscaras, vestidos y más. 

Pawel Jaszczuk nació en 1978, en Varsovia, Polonia. Estudió en la Escuela de Artes Visuales en Sidney, Australia y en 2004 se mudó a Tokio, para trabajar con múltiples marcas. El fotógrafo ha expuesto en ciudades como Berlín, Hamburgo, Varsovia, Copengahen, Tokio y Pekín. 





BDSM tokio city

Pawel Jaszczuk

Kinky city pawl

Underground sex kinky city

Pawel tokio city

KINKY CITY Pawel Jaszczuk2

Photography Paweł Jaszczuk



Oral sex kinky city
Couple sex tokyo
Kinky city pawel Pawel jaszczuk


Referencias:

Piclet
Leica store
Dienacht Magazine
Dazed Digital

Referencias: