La comunidad de vampiros reales que beben sangre humana
Adulto

La comunidad de vampiros reales que beben sangre humana

Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

6 de noviembre, 2015

Adulto La comunidad de vampiros reales que beben sangre humana
Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

6 de noviembre, 2015



En 1998, Rod Ferrell fue declarado culpable por un doble asesinato, y con 18 años se convirtió en el prisionero más joven en ser sentenciado a muerte. Ferrell pertenecía a una pandilla conocida como "El Clan Vampiro", y en sus declaraciones argumentó que era un vampiro de 500 años de edad llamado Vesago; un hecho que se probó creación de su imaginación a partir de su obsesión con el juego de rol Vampire: The Masquerade. Con una condena que se modificó para ser perpetua, y aunque Ferrell no era un vampiro de verdad, sí permite cuestionarnos respecto a la existencia de estos seres. ¿Existen realmente seres que gusten de beber sangre humana? Sí, y es parte de una evolución histórica de interés por la sustancia vital. 

labios con sangre

En el Siglo XV, por ejemplo, se creía que la sangre tenía la capacidad de revitalizar la juventud de una persona. Existe el registro, por ejemplo, de que el moribundo Papa Inocencio VIII solicitó a su médico que le proveyera de sangre humana. Para ello, tres jovenes fueron desangrados con la esperanza de que su sangre ayudara al líder de la iglesia católica a recuperarse. Por supuesto, no sucedió.

El vampirismo y la creencia de que la sangre era el gran elixir de la juventud se terminó con la llegada de la Ilustración, por lo que aquellos rituales para reunir a los epilépticos alrededor de los criminales ejecutados para recolectar su sangre caliente, fueron superados. Sin embargo, las comunidades de vampiros sobrevivieron a los avances científicos, y se estima que por lo menos en cada ciudad del orbe existe un pequeño grupo de amantes de la sangre humana.

Según un reportaje de la BCC, escrito por David Robinson, el Dr. Williams, sociólogo de Idaho State, argumenta que las comunidades de "vampiros reales" son una realidad en el siglo XXI. Con la intención de revelar si existen personas que gusten del consumo de sangre humana, Williams emprendió un arduo trabajo para encontrar a dichas comunidades. A partir de datos de la Alianza de Vampiros a de Atlanta, se sabe que existen alrededor de 5 mil vampiros en Estados Unidos, y por lo menos 50 radican en Nueva Erleans; ciudad que alberga una de las comunidades más cohesionadas.

comunidad de vampiros nueva orleans

Después de un proceso de búsqueda e interacción con ellos, misma que se logró a partir de su visita a clubes góticos y eventos de la subcultura, el sociólogo descubrió que contrario al estereotipo, se trata de personas comunes. Aunque algunos tienen el placer de dormir en sarcófagos, la mayoría de ellos trabajaba en profesiones normales como cantineros, enfermeros o secretarias. Múltiples comunidades y diversos perfiles se unían bajo un mismo interés: la necesidad de consumir sangre. Además, los "vampiros reales" son uno de los grupos más comprometidos con causas sociales: realizan campañas de alimentación para las personas sin hogar y apoyo a grupos de rescate animal. 

Dejando todo aquello que sabemos sobre los vampiros, a partir de libros y películas que la propia comunidad de vampiros desconoce, la investigación de Williams reveló que no se trata de seres humanos que gusten de la perversión de beber sangre o que deseen atacar a una persona para desangrarlo. La comunidad de Nueva Orleans, por ejemplo, tiene prácticas y estructuras muy definidas para lograr el intercambio de sangre. Algunos toman sangre para encontrar energía psíquica y otros sienten la necesidad fisiológica de beber sangre. Uno de los testimonios recogidos por Williams es un niño de 14 años quien dijo sentirse siempre "débil", pero que una vez peleando con su primo, le sacó sangre y su boca se aproximó a la herida. Al probar la sangre, se llenó de vitalidad y a partir de ahí, se convirtió en hambre compulsiva. 



Otros testimonios afirman sentirse plenos mentalmente después de beber sangre, y que incluso les ayuda a mejorar su sistema digestivo. Aunque beber sangre humana no trae consecuencias para el cuerpo, un exceso en su consumo puede traer peligro por el exceso de hierro en el cuerpo.

¿Cómo consiguen los vampiros a sus donadores? Como se dijo, no se trata de una comunidad que ataque a víctimas despreocupadas que caminan en la oscuridad de un callejón, sino que a través de fuertes relaciones sociales, encuentran quien esté dispuesto a donar su sangre. Uno de los testimonios del sociólogo afirma que es gracias a su esposo por quien puede saciar su hambre cada dos semanas, o bien, amigos cercanos a los "vampiros" que entienden las necesidades de sus amistades. Pero otros, que quizás no cuentan con una relación emocional de por medio, pagan por la sangre o lo intercambian por favores sexuales. Eso sí, la comunidad afirma que siempre se trata de un asunto consensuado y bajo los más altos estándares médicos e higiénicos. Para evitar cualquier transmisión venérea, ambos sujetos deben realizar exámenes de sangre en centros de donación. Y es posible extraer la sangre a través de una jeringa y beberla en un vaso o copa, o si el donador está de acuerdo y se toman las medidas higiénicas necesarias para beberla directamente de la herida. 



La respuesta de los médicos, que tienen dificultades a acceso a esta comunidad por los prejuicios y el aislamiento propio de la comunidad, argumentan que si bien la concentración de hierro en la sangre humana sí puede "revitalizar" al presunto vampiro, en realidad se trate de una necesidad psicológica. Retomando el efecto placebo, el "vampiro" detona los procesos mentales a partir de la ingesta de sangre para generar una respuesta física. Estudiar a la comunidad de vampiros resulta en una labor titánica, puesto que pocas veces confiesan su gusto por las prácticas de consumo de sangre, incluso en ocasiones sus parejas lo desconocen. Aunque los testimonios recogidos por el sociólogo Williams señalan que muchos de ellos están dispuestos a dejar de beber sangre, el problema radica en que no encuentran sustancia alguna que les revitalice con el mismo efecto.

Es un hecho que los vampiros existen, aunque no con capa ni brillantina que enamora a las adolescentes, sino tan sólo como comunidad que comparte un peculiar gusto por la sangre humana. 


Si quieres saber más, visita la página de New Orleans Vampire Association (NOVA).

-
Referencias:
The people who drink human blood. David Robinson. BBC. 21 de octubre 2015. 
Inside the human blood-drinkig, 'real vampire' community of New Orleans. Yanan Wang. 26 de octubre 2015.
There are tribes of 'vampire' people in New Orleans. John Edgar Browning. 27 de marzo 2015. 

-
Te puede interesar: Vampiros: obras imprescindibles para entenderlos 

Referencias: