La escalofriante fotografía de Felix Velvet
Adulto

La escalofriante fotografía de Felix Velvet

Avatar of Sofia Alva

Por: Sofia Alva

22 de octubre, 2015

Adulto La escalofriante fotografía de Felix Velvet
Avatar of Sofia Alva

Por: Sofia Alva

22 de octubre, 2015



Fotografía que causa escalofríos. Imágenes que evocan nuestros miedos más profundos, la incertidumbre en la oscuridad, aquello que probablemente no es real pero... ¿qué pasaría si lo fuera?

El trabajo de Felix Velvet nos remite a la sensación de encontrarse solo en un mar de oscuridad; al impulso de huir, salir corriendo de un peligro que para la lógica no es posible pero que la intuición percibe.

Felix Velvet


Félix Velvet
inició el en mundo de la fotografía como una forma alterna para expresar sus emociones, de una manera más rápida y completa que si utilizaba la escritura. Todo su trabajo es un ejercicio de reflexión, en el que se vale mucho del autorretrato, y deja en claro que muchas veces es él mismo su demonio más latente.

velvet-1


Nunca tuvo pretensiones de exponer su trabajo hasta que por insistencia de familia y amigos, lo hizo. Este tuvo tal impacto que, sin intención alguna, ya tuvo varias publicaciones importantes en Australia, España y próximamente Alemania: incluso fue recomendado para llevar a cabo la fotografía de la serie American Horror Story.

velvet-7

La mayoría de sus fotografías están tomadas con un smartphone, y rara vez usa una cámara; ninguna de sus imágenes está manipulada con Photoshop, y no tiene intenciones de hacerlo, por lo que es de suponer que los elementos que componen la imagen: luz, maquillaje, ángulo, y demás, está muy controlados.

https://img.culturacolectiva.com/content/2015/10/velvet-3.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/10/velvet-4.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/10/velvet-5.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/10/velvet-6.jpg


Tal vez sea la honestidad de sus imágenes lo que causa verdadero terror, aquellos fantasmas y demonios internos que a todos nos atormentan. Y es dentro de nosotros donde existe el acecho, aunque tal vez sólo lo notamos cuando estamos solos en las oscuridad.


Referencias: