Bésame, desnúdame, toca lo intocable

Miércoles, 14 de junio de 2017 7:24

|Carolina Castellano



En algún momento de nuestra vida conocemos a alguien que es la excepción, alguien que nos impulsa a hacer todo aquello que prometimos que jamás haríamos. En el amor y en el sexo no hay lógica, no hay cordura, no existe nada más allá del deseo carnal y la piel. Las parejas se alejan de la razón, se olvidan del mundo, viven solas en su propio universo. En el siguiente poema de Erika Münchhaussen los impulsos sexuales serán la única guía en medio del caos.


frases amor mujeres beso


LA EXCEPCIÓN

Yo también tengo un duende que me dice

que no hacemos lo correcto.

Pero te veo y me derrito,

se me activa la chispa del deseo, esa atracción sin sentido.

Eres la excepción

que me ha hecho romper mis principios,

olvidarme de los valores.

¡Una vez más la bofetada de la vida caprichosa!

Cuando te veo se me ilumina el rostro, sonrío,

aunque lleve el llanto escondido,

los dolores que todos llevamos dentro

pero que nadie reconoce.

Lo siento, eres un canto de sirena

y yo el pescador o el marinero que siempre decía:

“jamás haré esto”.

Eres ese sonido irresistible

por el que salto barreras, el que me hace caer.

Cuando miro tus labios

deseo caminar a través de sus surcos,

como quien ara un campo de rosas.

Olvido cómo me llamo

porque quiero que te acerques, que me beses,

que me desnudes, que toques lo intocable,

que recuerdes mi nombre de mujer.

Nos envolvemos dentro de una fuerza

casi superior a nosotros,

una unión que traspasa la moral.

Porque una pequeña voz en el fondo de este secreto

nos dice que no está mal,

a pesar de que parezca lo peor.

Cada uno siente lo suyo, aquello que no se puede poner en palabras.

Las sensaciones, la experiencia del mundo físico,

lo que no podría darse en cualquier otro lugar, con cualquier otra persona.

Yo, la mujer de acciones decorosas, precisas y ordenadas,

que tanto ha defendido la verdad.

Te miro y veo lo más auténtico:

no hay maldad,

hay una torre que inspira mis pasiones.

Lo que nadie puede saber,

lo que no se puede juzgar.

Sin embargo, también tengo a mis demonios cerca,

susurran bondades al borde de mi hombro

que se esfuman cuando te veo.

Quiero tenerte en mis brazos por un breve instante,

pienso en cómo me haces el amor

aunque en realidad no hay amor.

Te miro y creo que eres el menor de mis males.


sexo por la manana beso-h600


**

La poesía puede ser una de las más bellas manifestaciones de erotismo. Si quieres leer poemas eróticos de escritores de todo el mundo, te recomendamos esta selección.

TAGS: Amor
REFERENCIAS:
Carolina Castellano

Carolina Castellano


  COMENTARIOS