La sensualidad femenina en la historia del arte
Adulto

La sensualidad femenina en la historia del arte

Avatar of Andrea Mendez

Por: Andrea Mendez

19 de agosto, 2015

Adulto La sensualidad femenina en la historia del arte
Avatar of Andrea Mendez

Por: Andrea Mendez

19 de agosto, 2015

  La mujer fue, es y siempre será, la musa por excelencia de la humanidad; el cuerpo femenino ha inspirado millones de creaciones artísticas desde tiempo remotos; desde las Venus prehispánicas hasta la actualidad, nada ha podido superar la belleza de las curvas femeninas y éstas han sido representadas de diversas e infinitas formas a través de la historia del arte.
El hecho de que la desnudez femenina fuera más común que la masculina, no se debió a que los desnudos no fueran igual de controversiales, sino porque a éstas se les encontró otra manera de llamarlas para que escaparan a la censura. Se las denominaron “Diosas” o “Venus” y cambiaron así su significado: pasaron de ser mujeres comunes y corrientes a mujeres glorificadas que hacían referencias a algún personaje de la historia, la Biblia o la mitología.

La desnudez representada en pinturas o esculturas se encuentra inmersa en una enorme alegoría; un ejemplo de esto lo constituye la obra de Gustave Courbet, con su obra L’Origine du monde (El Origen del mundo) en la que muestra plenamente una vagina, pero el título deja de lado el tono “pornográfico” con el que se pudiera ver.

Sin embargo, estas obras, ya sean por sus títulos metafóricos o por las distintas visiones que se les dieron, celebran la belleza del cuerpo femenino.

Te presentamos una lista de los mejores desnudos femeninos en la historia del arte.

Egon Schiele – Desnudo femenino (1910)

egon schiele

Schiele estaba obsesionado por el cuerpo desnudo y lo dibujó desde todos los ángulos posibles; desarrolló un estilo inspirado en el de Gustav Klimt, sus pinturas muestran cuerpos dislocados y contraídos, figuras casi enfermizas.

El sexo era uno de los grandes temas de la sociedad vienesa de principios del siglo XX, las teorías de Freud causaban furor y rechazo en las mentalidades burguesas, Schiele arremete contra el pudor burgués, afronta directamente la sexualidad pintando el vello púbico y explora todas las posibilidades de la expresión corporal, más allá del canon clásico de belleza.

Igres- La gran odalisca (1814)

la gran odalisca ingres

Este cuadro fue encargado por Carolina, hermana de Napoleón y reina de Nápoles, como un pendant: un cuadro que forma pareja con otro, en este caso, otro desnudo. Se expuso en el Salón de París de 1819.

La palabra odalisca, del turco odalik, designa a una mujer del harén, recostada voluptuosamente en un diván con accesorios que le dan un toque oriental: el abanico, el turbante y la pipa. Se retrata a la mujer de espaldas, pero girando la cabeza hacia el espectador.

Velázquez – La Venus del espejo (1647-1651)

desnudos femeninos

Velázquez es el pintor más destacado del Siglo de Oro español.

La Venus del espejo se encuentra actualmente en la Galería Nacional de Londres, donde se exhibe como The Toilet of Venus o The Rokeby Venus.

La obra representa a la diosa Venus en una pose erótica, recostada sobre una cama y mirando a un espejo que sostiene el dios del amor sensual, su hijo Cupido. Se trata de un tema mitológico al que Velázquez, como es usual en él, da un trato terrenal; no trata a la figura como a una diosa sino simplemente como a una mujer.

Auguste Renoir— Las grandes bañistas (1884-1887)

las banistas renoir

Pierre-Auguste Renoir es uno de los más importantes y conocidos pintores franceses, y en su viaje a Italia descubrió a los grandes maestros del Renacimiento, especialmente a Rafael, esto lo inspiró a realizar una de sus obras más importantes: Las grandes bañistas, dedicó tres años a la ejecución de esta escena en la que varias jóvenes desnudas se bañan en un río, presentando a las figuras bajo la iluminación solar.

Las dos principales modelos de la obra son Aline Charigot, en primer plano, su esposa y quien fue una de sus principales modelos antes de en 1890, y Suzanne Valadon, la rubia, madre de Maurice Utrillo.

 

Botticelli – El nacimiento de Venus (1484)

nacimiento de venus

El nacimiento de Venus representa una de las obras cumbres del maestro italiano.

Botticelli recuperó a la diosa del amor representada por Simonetta Cattaneo “la bella Simonetta”, una musa florentina elegida por los Medici.

Según cuenta la leyenda, Venus, diosa del amor, nació de los genitales del dios Urano, cortados por su hijo Saturno y luego arrojados al mar. El título de la obra no es, por lo tanto, exacto, ya que el cuadro no representa el momento del nacimiento de la diosa, sino que muestra la llegada de Venus, sobre una concha, a la playa de una de las islas que tradicionalmente se le dedican, como Chipre, Pafos o Citerea.

Gustave Courbet - El sueño-1866

courbet el sueño

Esta obra, al igual que El origen del mundo, fue encargada por el diplomático turco Jalil-Bey.

Se trata de un cuadro de carácter sensual, con dos figuras femeninas desnudas durmiendo, trataba un tema morboso para la época en que vivió el artista: la relación sexual entre dos mujeres. Aún es objeto de debate si se trata sólo de representar el sueño inocente de dos amigas o se trata de una obra sobre el amor lésbico.

Tiziano – Venus de Urbino (1536-38)

venus de urbino tiziano

Tiziano es para muchos el gran maestro del desnudo femenino. La Venus de Urbino representa a una joven desnuda tendida sobre un lujoso lecho en el interior de un palacio veneciano. En el fondo se observa una gran ventana por la que entran leves reflejos de una laguna y se observa el cielo tras un árbol; al lado de la ventana se encuentran dos criadas de espaldas acomodando ropa. A los pies de la joven desnuda duerme un perro, cuya presencia es signo de que la mujer no es una diosa, sino una mujer real, aunque no se sabe exactamente quién es.

Manet – L'Olympia (1863)

olympia manet

Manet pintó a una prostituta, según su visión de las postales pornográficas que hacían publicidad de los burdeles franceses a mitad del siglo XIX, esta Venus naturalista no representa el cuerpo clásico, su mirada es fría y provocadora. Está esperando a su cliente y durante la espera muestra orgullosa su cuerpo.

Esta obra causó mucha controversia debido a que la mujer pintada era bastante conocida en París: la modelo y también pintora Victorine Meurent, amante de Nadar y amiga de Manet.

 

Pablo Picasso - Desnudo, hojas verdes y busto (1932)

desnudo hojas verdes busto picasso

Forma parte de una serie de retratos sobre la amante y musa de Picasso Marie-Thérèse Walter, la obra fue parte de la colección de arte de Sidney y Frances Brody, de Los Ángeles, desde la década de 1950 hasta 2010. Durante ese período sólo se exhibió una vez, en 1961, y en 2010 se convirtió en la obra más cara de la historia vendida en una subasta, cuando fue adquirida por 106 millones de dólares.

Francisco de Goya – La maja desnuda (1795 y 1800)

francisco de goya la maja desnuda

La maja desnuda es una de las más célebres obras de Goya, se trata de una mujer real, contemporánea al pintor, incluso en su época se le llamó La gitana, las primeras referencias al cuadro refieren a una Venus.

Se llamaban majas a las mujeres de las clases populares madrileñas que en el siglo XVIII alardeaban de una cierta libertad de costumbres, este estereotipo se puso de moda entre las mujeres de la clase alta madrileña que también quisieron ser, o jugaron a ser, majas. Algunos piensan que Goya representó desnuda a una mujer disfrazada, quizá la duquesa de Alba, o quizá la amante de Godoy, que fue quién compró el cuadro.


Referencias: