Las ilustraciones eróticas del hombre que dibujó nuestros oscuros deseos
Adulto

Las ilustraciones eróticas del hombre que dibujó nuestros oscuros deseos

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

2 de octubre, 2016

Adulto Las ilustraciones eróticas del hombre que dibujó nuestros oscuros deseos
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

2 de octubre, 2016



¿Qué pasaría si murieras esta noche y todas las cosas que escribiste o dibujaste fueran vistas por miles de personas, a pesar de que no querrías que eso sucediera? Quizá pensarías que son demasiado vergonzosos, o que de verdad no vale la pena sacarlos al público debido a su carácter "sucio" o "depravado". Sería una pesadilla ¿cierto? Pues eso le sucedió a Thomas "Tom" Poulton, un ilustrador británico nacido en 1897, a un nivel mucho más privado.

Thomas Poulton tuvo una vida absolutamente normal. A sus 17 años recibió una beca de la Slade School of Fine Art en el centro de Londres, una de las escuelas de artes más prestigiosas de aquel entonces, e incluso fue alumno de otro renombrado artista llamado Henry Tonks. En esa misma escuela conoció a su esposa Diana, con quien se casó 9 años después. 

Gracias a su talento, comenzó a producir ilustraciones para muchas revistas, libros y reediciones como "A Plurality of Worlds" de Fontenelle, que es uno de los libros de ciencias más populares de la historia. Llegó a grandes publicaciones como el British Journal of Surgery donde hacía ilustraciones médicas y The Radio Times, revista semanal que aún continúa publicándose. A pesar de que su trabajo siempre se mantuvo técnico y profesional, había un secreto que no estaba dispuesto a mostrar: su colección privada de dibujos eróticos.

Thomas poulton 1


Poco se ha divulgado sobre la vida personal de Poulton, pero dentro de lo que se ha revelado, se sabe que durante un viaje en la India, el artista conoció el Kamasutra, lo que despertó su fascinación por el arte erótico. Esto lo impulsó a crear distintos dibujos que diferentes personas le pedían con regularidad; especialmente Beecher Moore, quien vendió una enorme colección de sus trabajos a inicios de los 90. 

Thomas poulton 3

Si miramos los dibujos, que fueron hechos con un lápiz suave y ocasionalmente con pluma y tinta, vemos claramente cómo Poulton tenía un talento impresionante para marcar figuras anatómicamente correctas y además, situadas en un contexto completamente erótico. Sus suaves líneas parecen revelar más de lo que realmente se ve en las imágenes. Tuvo un sentido clásico ya que se ven adecuadas para su época  y connotan gran sexualidad a pesar de mantener sencillez implícita.

Thomas poulton 4

Las imágenes se caracterizan por su exuberancia y por representar a las personas gustosas de participar en lo que fuera que quisiera expresar en sus imágenes. Incluso se dice que eso lo aleja de otros artistas de su tiempo, ya que a pesar de representar algo prohibido, lo hacía de una forma jovial y prácticamente sin culpa.

Thomas poulton

Pero sí existía culpa detrás de su obra. A lo largo de su vida mantuvo todo su trabajo erótico en secreto por miedo a que fuera confiscado y él arrestado por la policía. Vivió en Soho, Londres, con su esposa durante muchos años, pero no se sabe si se divorció o si su esposa murió antes que él. Murió solo en un departamento en Camden, al morir su obra fue hallada (además de que fue revelada tiempo después por sus clientes).

thomas poulton orgia

Una de las características más representativas de los dibujos de Poulton es el hecho de que son simples bocetos. De hecho, las líneas y las sombras que son ampliamente delimitadas, parecen representar una especie de desesperación, como si el mismo deseo del ilustrador se plasmara en las imágenes. 

thomas poulton

Es interesante pensar que Poulton murió en 1963, justo antes de que comenzara una revolución sexual que lo hubiera hecho sentir menos culpable por su trabajo. Todos aquellos dibujos que fueron lanzados al público después de su muerte y han sido compilados para su publicación: no sólo por su calidad, sino porque tuvo que morir el artista antes de poder ser vistas por la audiencia en general.



poulton

Entonces, hago la pregunta de nuevo, ¿qué haríamos si algo que escribimos fuera publicado después de nuestra muerte? Probablemente sentiríamos vergüenza, pero si tuviéramos el reconocimiento de la obra de Poulton, estaríamos felices al ver cómo las personas disfrutan nuestro trabajo. 

No sabemos si Poulton está complacido, pero quizá hubiera se le hubiera escapado una sonrisa al ver que iría a la cárcel, que nadie confiscaría su trabajo, y que, al contrario, estaríamos admirándolo años después de que fuera revelado.









Referencias: