Los elementos de una película porno según Umberto Eco
Adulto

Los elementos de una película porno según Umberto Eco

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

6 de enero, 2016

Adulto Los elementos de una película porno según Umberto Eco
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

6 de enero, 2016


La pornografía ha sido utilizada a lo largo de la historia para saciar, en lo oculto, las pasiones que lo carcomen. Esos deseos y urgencias necesitan de un impulso creativo para liberar, con mayor facilidad y cierta complicidad, las frustraciones, el estrés y llegar a un clímax siempre bien recibido. Esta actividad tiene una historia amplia que es muy difícil de abordar, pero al menos en tiempos recientes ha encontrado en las películas una forma de llegar a millones.


Pornografía

Pornografía


Durante años, los censores en distintos países han tachado las obras de arte como pornográficas. Ulysses de James Joyce, Trópico de Cáncer de Henry Miller, El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima; todas ellas fueron acusadas de ser obras pornográficas que atentaban contra la moral del pueblo, pero hoy son reconocidas como algunas de las obras literarias más importantes del siglo XX.


El imperio de los sentidos

El imperio de los sentidos


Umberto Eco, en su paso por el Segundo Diario Mínimo en los años setenta, escribió un pequeño, divertido y bastante interesante punto de vista acerca de la diferencia entre la obra de arte y la obra pornográfica. Según el escritor, las obras de arte muchas veces son eróticas, pone en ejemplo El Último Tango en París, haciendo alusión a las escenas de sexo y desnudo que hoy no son impactantes pero que en su momento fueron de asombro para la comunidad cinematográfica. Dice que películas así no caen en el término pornográfico porque la trama no tiene “puntos muertos”. Estos puntos se usan de relleno para mover la trama, pero carecen de utilidad.


Last Tango In Paris


Para Eco una película necesita de una diligencia, una tarea que debe ser resuelta, y aunque pasen muchas cosas, el tiempo muerto no es una opción porque la trama siempre debe estar en movimiento. El porno, por otro lado, tiene como objetivo excitar al espectador mostrando relaciones sexuales. Esa es la tarea, pero no puede abarcar el tiempo de una película sin poner alguna otra actividad, por lo que las tramas consisten en personajes yendo de un lugar a otro, tomando elevadores, registrándose en hoteles o haciendo alguna tarea mundana mientras llega la oportunidad de que el maestro se acueste con la alumna, o la hermana con el cuñado o cualquiera de los muchos clichés que existen en este tipo de cintas. En palabras del semiólogo italiano:


«Una película en la que Gilberto violara siempre a Gilberta, por delante, por detrás y de lado, no sería sostenible…. para que la transgresión tenga éxito es necesario que se perfile sobre un fondo de normalidad.

Por lo tanto, la película pornográfica debe representar la normalidad —esencial para que pueda adquirir interés la transgresión— tal y como cada espectador la concibe. Por lo tanto, si Gilberto debe tomar el autobús e ir de A a B, se verá a Gilberto que toma el autobús y al autobús y al autobús que va de A a B.

Esto irrita, a menudo, a los espectadores, porque ellos querrían que hubiera siempre escenas innombrables. Pero se trata de una ilusión. No soportarían una hora y media de escenas innombrables. Por lo tanto, los tiempos muertos son esenciales».

— Umberto Eco

Porno


Esa es la forma correcta de diferenciar entre una película pornográfica y una obra de arte según Umberto Eco. Hoy podemos encontrar una cantidad exorbitante de películas cuya trama es reciclada, que parecen más videos musicales que obras cinematográficas. Las películas aparentemente comerciales están llenas de esos tiempos muertos de los que habla Eco. Personajes que van de un lado a otro en aparentes “tareas” que realmente son tiempos muertos. La larga explicación detrás de la locura de una mujer, el innecesario flashback que muestra los traumas de un hombre; escenas necesarias en ocasiones, pero también sobrantes en gran cantidad de películas.


Expendables

'The Expendables' cuenta con actuaciones de relleno que no mueven la trama.


El sexo está presente en muchas películas comerciales para excitar al espectador y algunas veces puede funcionar como tiempo muerto, pero parece que los verdaderos tiempos muertos son otros y que cada vez estamos rodeados de más cine “pornográfico”.


* * *


Te puede interesar:


Instrucciones para ver porno en pareja


La importancia del pergamino en "El nombre de la Rosa"



Referencias: