Las niñas prostituidas a cambio de alimento para sobrevivir en Kenia
Adulto

Las niñas prostituidas a cambio de alimento para sobrevivir en Kenia

Avatar of Laura Corona-Almaraz

Por: Laura Corona-Almaraz

5 de julio, 2017

Adulto Las niñas prostituidas a cambio de alimento para sobrevivir en Kenia
Avatar of Laura Corona-Almaraz

Por: Laura Corona-Almaraz

5 de julio, 2017



La sequía no perdona a los kenianos. Avanza rápido y destruye silenciosamente todo lo que encuentra en su camino, incluidas las ilusiones de prosperidad de un país que se ve obligado a subsistir a través de formas impensables.

El panorama es cada vez más desalentador en Kenia. Más de tres millones de personas se ven afectadas por la falta de lluvias y son los ciudadanos de escasos recursos los que más sufren.

La dramática situación del país provoca que las familias prostituyan a sus hijas para que, a cambio de medio dólar, puedan comprar alimento para no morir de hambre. La escapatoria a esta problemática se ve lejana.

En Turkana, al norte de Kenia, niñas de entre 12 y 17 años son prostituidas por sus propias familias, las cuales se trasladan de las zonas rurales a las urbanas para ofrecerlas en clubes nocturnos.

A principios de junio, el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés) descubrió que en las zonas más afectadas por la sequía, más de 300 niñas se dedican a la prostitución, a la que ven como el único medio para sobrevivir.

Conocido también como “sexo transaccional”, las niñas también toman la opción de tener relaciones sexuales a cambio de comida, pues muchas de ellas tienen hijos o se hacen cargo de sus hermanos más pequeños, a quienes deben proteger de la desnutrición que va en ascenso brutal.

El precio de los alimentos es cinco veces mayor y encontrar una manera para adquirirlo se convirtió en una odisea para millones de kenianos que padecen esta emergencia alimentaria.

“La actual sequía llevó a una escasez de alimentos”, dijo Conor Phillips, director del IRC en Kenia. “Las mujeres y las niñas necesitan apoyo, ahora más que nunca”.

Esta organización busca ayudar tanto a las niñas como a sus familias, pero su labor se dificulta cuando no tienen recursos para financiar sus programas de apoyo dirigidos a la población más vulnerable. En 2016, las empresas que ayudaban económicamente el proyecto de IRC redujeron fondos para los casos de violencia de género, apoyo psicológico y capacitación laboral para mujeres y niñas kenianas.

“El cierre de los programas de IRC es una tragedia para una población extremadamente vulnerable”, subrayó Phillips. “Se debe restablecer la financiación para ayudar a las niñas a salir de la explotación sexual y tener una forma más segura de alimentarse”.

La crisis alimentaria que vive Kenia debido a la sequía es histórica en África Oriental. En Somalia, Sudán del Sur, Kenia, Etiopía y el noreste de Nigeria 22.9 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria. En Kenia existen 37 mil mujeres embarazadas y hay más de 340 mil niños menores de cinco años que sufren desnutrición aguda.

La Cruz Roja puso en marcha una operación que llegará a más de un millón de personas, la cual requiere 25 millones de dólares. Apoyó también a 20 mil pastores con la compra de ganado para que las familias dejen de prostituir a sus niñas a cambio de alimento.

*

Podría interesarte:

Niñas con juguetes sexuales: el crudo video sobre prostitución infantil (VIDEO)

Niños centroamericanos huyen de la violencia y encuentran prostitución en México

Tres años después, Boko Haram libera a 82 de las 276 niñas secuestradas






Referencias: