Obedece a la Morsa: la triste historia de un travesti con polio que te perturbó hace 10 años

Sábado, 21 de enero de 2017 7:31

|Daniel Morales Olea


Hace 10 años YouTube estaba lejos de ser la plataforma que es hoy. Desde entonces películas creadas a partir de videos que la gente subió en un día ("Life in a Day"), videos con más de mil millones de reproducciones y estrellas que han surgido gracias al sitio web han pasado a la historia. Hace 10 años páginas como Rotten eran el escape para quienes deseaban ver lo que los rincones más oscuros de la web podían ofrecer –todo antes de que la deep web fuera un término mundialmente conocido– y es por eso que cuando un extraño video de un bailarín drag con polio bailando tap surgió, la respuesta fue inmensa. 

"Obedece a la morsa" fue uno de esos arcaicos videos virales. Con música infantil tocada a la inversa, una persona con polio bailaba tap mientras sostenía un paraguas. La surreal escena parecía ser parte de una película de David Lynch y cuando la música se volvía aún más siniestra, se observaba al protagonista acercándose a la cámara. No es difícil entender la fama del video, más al haber sido popular entre adolescentes que iban en secundaria. 



Pronto el fenómeno provocó miles de teorías. Algunos decían que ella (creían que era una bailarina con polio) era La Morsa y el video era un mensaje subliminal para atraer seguidores a su secta, misma que se dedicaba a asesinar gente sin razón alguna. Otros, siguiendo la locura hollywoodense de "El aro" decían que ver el video a cierta hora haría que la mujer del video se apareciera en donde estabas y te asesinara. 
 
obedece a la morsa

La verdad está lejos de eso, en realidad es una triste historia que además de exponer la vida de alguien que sufrió toda su vida, refleja la rapidez con la que la gente estigmatiza lo que no conoce o no se parece a su realidad. Johnnie Baima nació en Estados Unidos en 1960. Desde los dos años llegó a los orfanatos en los que vivió gran parte de su infancia. Ahí es donde comenzó a ser abusado sexualmente y nunca se recuperó de las agresiones. Baima sufrió polio y por un tratamiento negligente su cuerpo quedó severamente afectado.


obedece a la morsa escopeta

El rechazo y la humillación lo llevaron a la escena underground de Hollywood en la que encontró afecto y admiración. Abiertamente homosexual, en los años 80 se casó; ésa también fue la época en la que actuó en distintas películas eróticas de bajo presupuesto. Al final de la desenfrenada década su esposo murió y Johnnie Baima cambió su nombre a Sandie Crisp y abrazó su identidad travesti, por lo que se convirtió en el ícono de la subcultura trans y drag de California. Ahí comenzó a trabajar bajo el nombre de The Goddess Bunny. 



obedece a la morsa sabdue

A diferencia de lo que se ve en el video "Obedece a la morsa", The Goddess Bunny es alguien increíblemente talentoso. Su voz es suave y melódica y aunque sabe que parte de su fama se debe a su condición, la explota en trabajos artísticos alternativos. Incluso, al ver el video original en el que baila tap, se nota que no hay nada escalofriante. 



Durante los 90 fue un ícono de la cultura underground, pero en el nuevo milenio, alguien editó el video de lo que hoy conocemos como "Obedece a la morsa" y su fama explotó, llegando a aparecer incluso en un video de Marylin Manson. Hoy Sandie Crisp tiene que transportarse en una silla de ruedas y aunque continúa trabajando, a sus 57 años es difícil que el polio le permita asistir a muchos eventos. Incluso hay un documental acerca de su vida en el que se puede apreciar la gentileza de Crisp. 



Una vida complicada para alguien que encontró el apoyo en la comunidad underground. El ejemplo de que las apariencias engañan y de que necesitamos juzgar más allá de lo primero que vemos. "Obedece a la morsa" no es más que una de las leyendas creepypasta que abundan en la web y que, si bien causaron furor hace una década, hoy su historia debería ser redimida y aclarada. 

**

Fuente: 

Reflekt Mag






TAGS: adulto
REFERENCIAS:
Daniel Morales Olea

Daniel Morales Olea


  COMENTARIOS