Razones por las que nos obsesiona tanto nuestra condición animal en 10 fotografías eróticas

lunes, 10 de abril de 2017 16:05

|Rodrigo Ayala



Unir a una especie animal mística, como el gato, con otro ser lleno de belleza natural y una fuerte carga erótica, como la mujer, resulta una combinación fascinante y sensual. Encontramos nuevas reinterpretaciones al misterio de la vida y el instinto animal que todos llevamos dentro. Como crear una deidad inspirada en el salvajismo, pero al mismo tiempo en la ternura. Una deidad que nos lleva a contemplar los más hermosos y peligrosos placeres de la naturaleza.

fotografias de animales y mujeres cuatro

fotografias de animales y mujeres diez

El artista visual Lữ Phúc Anh Dũng ha comprimido esta fantasía en una muestra fotográfica, llamada “White Cat”, en la que muestra un sensual lenguaje visual entre lo humano y lo animal. Sus imágenes muestran de manera delicada cómo el cuerpo femenino se funde con el de un felino de manera amorosa, casi maternal. Uno y otro se aceptan como son, disfrutando su mutua compañía y se muestran protegidos por el calor del otro.

muestra fotografica white cat

fotografias de animales y mujeres nueve

Hay algo que nos hace sospechar que ambos han caído bajo el embrujo del otro: el gato cubre los pezones de la mujer como defendiendo aquello de lo que se ha enamorado. “No pienso compartirlo con nadie esta carne de la cual soy el nuevo dueño”, parece decir. La mujer se abandona a que el animal la descubra. Ella ya tendrá la oportunidad de perderse en la mirada de su compañero. El privilegio de descubrir al príncipe que habita detrás del pelaje grisáceo de su compañero de habitación.

fotografias de animales y mujeres cinco

Ambos saben que el otro es un dios o una diosa. ¿Cómo explicar el místico brillo de los ojos de él? En ellos habita un universo entero. El gato, al pasearse por las curvas de la mujer, es consciente de que ese cuerpo (¿virginal?) es el pasaporte a una de sus nueve vidas. Quizás decida que la carne de la mujer es el paraíso: un territorio de piel suave, sosegada respiración y calor infinito.

fotografias de animales y mujeres siete

fotografias de animales y mujeres tres

fotografias de animales y mujeres once

Lữ Phúc Anh Dũng rinde tributo a la unión de lo animal y lo femenino desde una perspectiva adoradora: tal vez sea que su cámara se convierta en la sacerdotisa que nos lleva a participar de este nuevo culto. A través de ella escuchamos el diálogo conspiratorio entre el gato y la mujer que se nos figura el misterio más grande de la existencia. Lo que planean sólo podemos intuirlo aunque difícilmente comprenderlo. “No te dejaré traspasar lo que me pertenece. Ella es mía y yo soy de ella. El fin del mundo somos nosotros a través de tu mirada”, nos dice el dios gato.  

fotografias de animales y mujeres

fotografias de animales y mujeres doce

Ellos se han fundido en un ser que nos observa sin castigarnos. El castigo es yacer hipnotizados por la unión hermosa de los seres más misteriosos de la creación.

Tan sólo juegan a seducirnos como lo hacen los dioses.

El culto a los animales proviene de tiempos muy antiguos. Entre los mayas, el jaguar era un animal sagrado, motivo de muchas representaciones artísticas en murales y estatuas. En la India, las vacas son veneradas porque representan comida y vida. En ese país, son tratadas con dignidad y respeto. Entre las Primeras Naciones el búfalo fue admirado y respetado. Los egipcios hicieron del gato una de las principales figuras de su cosmogonía. A ojos del ser humano, los animales han sido vistos a lo largo de la historia como símbolo de poder, buena suerte y conexión con lo divino.

fotografias de animales y mujeres trece

Por otro lado, la mujer también ha sido objeto de adoración a lo largo de la historia y de múltiples maneras: como dadora de vida y símbolo de fertilidad en diversas culturas; como objeto de deseo y perdición en obras literarias (“Lolita”, de Vladimir Nabokov) y cinematográficas; como personificación de rebeldía y tentación en la religión (el mito de Eva y el Árbol del Fruto Prohibido). Sus múltiples y misteriosas facetas han seducido al hombre para erigir a la mujer como la más grande fantasía y deseo terrenales.

**

Descubre el misterio de lo femenino en 15 fotografías que demuestran el poder de las mujeresfotografías de la sensualidad melancólica.




TAGS: Erotismo
REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS