Oscuros pensamientos que tengo cada que te veo

Martes, 28 de marzo de 2017 7:09

|Diana Garrido


Mi memoria es un chiste. No puedo recordar qué comí ayer, la letra de mi canción favorita está a medias y el sueño que hace dos noches me sobresaltó es ahora una nube de humo. Mi mente está repleta de ti.

Miro tus fotos y no puedo evitar evocar las pocas horas que tuvimos juntos. Trato de repasarnos en mi cabeza: Mis cejas pobladas, tus pestañas erguidas y nuestros cabellos entretejidos; esa lengua alocada en mi boca, un par de manos toscas en mi cintura y la agitada respiración en los oídos. No fuimos más que una aventura de gafas oscuras y cabello negro que pretendían olvidarse. Pero no pasó. Nos capturamos en tu ser y mi cámara. Nos quedamos atrapados entre luz y besos. 

oscuros pensamientos

oscuros pensamientos

Aquella noche me pusiste un beso en el cuello, otro en el pecho y uno más en el ombligo. Te mostraste tan humana y tan salvaje que te encuadraste dentro de las sábanas. Tu cuerpo formaba líneas horizontales. La luz del motel iluminaba tan bien tu espalda que dibujaba líneas en ella, líneas de luz que dejaban ver mis marcas en ti.

La luz era tan natural en tu cuerpo como los rayos del sol que entraban por la ventana en la mañana, mismos que se dibujaban sobre ti a medio cubrir. Esa luz te hacía ver natural, reflejaba tu inocencia a través del sol. Pero también el calor pasional que me dejaste conocer.

oscuros pensamientos

oscuros pensamientos

Me dejaste mirarte entre las gotas y tu piel al descubierto. No puedo creer como el agua fungía como iluminación. Al verte sólo podía enfocar mi lente en la parte más tersa, donde el líquido se reflejaría de tal forma que creaba un claroscuro emulando tu personalidad: puedes ser la más dulce, pero también la más atrevida. Puedes ser un lirio y a la vez una espina.

Sentirte mientras te entregabas era una invitación a encuadrarte desde mi perspectiva. Te dejaste atrapar por mi lente y por mi ojo. Miramos a través de tu piel, de tu ropa interior y de tu corazón. Por lo menos eso me imagino al verte caminar por ahí. 

oscuros pensamientos

oscuros pensamientos  

oscuros pensamientos
Eres tan libre y tan dedicada a ti que me atrapaste. Me dejas pensando en lo maravilloso que fue tenerte, que me entregaras lo mejor de tu pasión y, por supuesto, que pude entrar al menos en una parte de tu cuerpo, porque desde entonces me siento fundido en ti. Me llenas la cabeza de pensamientos. Me gusta pensar que me recuerdas como yo a ti y que recreas esa noche una y otra vez.

Quisiera pensar que repites las palabras que nos dijimos tan lenta y suavemente que no encuentras diferencia entre el recuerdo y el momento. Dime que no me equivoco. Que los tercios de las fotos en los que se encuentran retratados tus mejores atributos y tus imperfecciones humanas son completamente reales. Dime que la sensualidad y ternura que reflejaste en la cámara me la entregaste sólo a mí. 

profundos pensamientos

profundo pensamientos
No importa si no te veo otra vez, tengo las fotografías que me recuerdan lo bello que puede ser el deseo y el saberte entera. En mis fotos eres la luz, eres el encuadre, eres el enfoque... eres la obra misma. Me recuerdo dentro de ti y tu voz suave pidiéndome amor. Te recuerdo a través del lente festejando el momento y entregándote literalmente a la cámara. Te recuerdo todo el tiempo siendo plenamente tú.

oscuros pensamientos

Vivir dentro del recuerdo por medio de la fotografía es uno de los objetivos de la inmortalidad. Evocar recuerdos de la infancia, del amor o del tiempo perdido siempre será de gran ayuda para tener presente que, si en algún momento fuimos felices por diverso motivos, aún podemos encontrar otro para serlo.
-

Fotografías de Lina Scheynius (linascheynius.com)


TAGS: adulto
REFERENCIAS:
Diana Garrido

Diana Garrido


  COMENTARIOS