7 pensamientos que tienes durante el sexo y que demuestran lo mal que está tu relación
Adulto

7 pensamientos que tienes durante el sexo y que demuestran lo mal que está tu relación

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

23 de febrero, 2017

Adulto 7 pensamientos que tienes durante el sexo y que demuestran lo mal que está tu relación
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

23 de febrero, 2017



Atacado hasta la náusea, encerrado en absurdos contratos que buscan legitimar un sentimiento, acusado injustamente de sucio, pecaminoso, adúltero, superfluo, interesado, desviado y hasta antinatural: el sexo está infravalorado y ha tenido que aguantar una sarta de adjetivos tan patéticos como absurdos, tanto desde la moral cristiana como de la industria pornográfica y el idealismo que niega con horror la realidad material. 

Un cúmulo de prejuicios, las fantasías que se desprenden de la imaginación y el machismo rodean al sexo de una espesa niebla llena de mitos, tabúes y falsas ideas: los cuentos de hadas aseguran que no hay nada como llegar virgen al matrimonio y "hacer el amor" con delicadeza sobre una cama de rosas frente a la playa en la noche de bodas perfecta. La religión se aterra ante la masturbación y obliga a los adolescentes a consumirse ardiendo de placer y confesarse por los malos pensamientos, mientras que el porno imagina penes monstruosos y penetraciones de dos horas con eyaculaciones de a litro sobre un par de senos 34 D. 

A pesar de todo, resulta difícil compartir un instante tan íntimo con la pareja distinto al sexo. Haciendo de lado el vapuleo histórico y su relegación a un plano secundario, el erotismo y la sexualidad son tan importantes en una relación de pareja como los mismos sentimientos y valores que fortalecen tal vínculo. Esa es la razón de que cada encuentro funcione como un termómetro del estado de deterioro o plenitud en que se encuentra una relación. ¿En qué piensas cada que tienes sexo con tu pareja? Tu mente en esos instantes podría decir más de lo que crees:

-

"¿Qué hora será? Tengo cosas que hacer"

pensamientos durante el sexo misionero

Un síntoma inequívoco de que el momento de excitación e intimidad se ha convertido en un mero trámite es el pensamiento intrusivo sobre lo que harás en el futuro inmediato. En vez de encontrarte envuelta en una espiral de placer camino al orgasmo, tu cerebro responde de la misma forma que cuando estás aburrida y aprovecha para planificar la agenda del día siguiente mientras él termina.


-
"¿De verdad me dijo eso?"

pensamientos durante el sexo

El dirty talk no sólo se trata de decir lo más sucio que se te ocurra para excitar a tu pareja. Llevar hasta el límite la imaginación y el nivel de erotismo durante el sexo a través de frases explícitas requiere de susurrar las palabras precisas en el momento exacto y sobre todo, de confianza. Si te sientes incómoda con alguna exclamación de tu pareja sexual, debes expresarlo y dejar claro qué deseas y qué prefieres evitar en cada encuentro.


-
"Espero no me toque la cintura"

pensamientos durante el sexo en el piso

El peor lugar para avivar las inseguridades es la cama. Conforme aumenta la temperatura, los tabúes desaparecen y nada importa más que las sensaciones y el contacto entre ambos, pero si aún te preocupa tu figura, lo que tu pareja opine sobre tu cuerpo al desnudo o tu peso, es momento de dejar de lado las inseguridades . Tenlo por seguro: lo último que piensa sobre ti en ese instante es en tus defectos.


-
"Está bien, pero no se mueve tan rico como..."

pensamientos durante el sexo arriba

Si la química y tensión sexual entre ambos se materializa en encuentros salvajes y llenos de pasión, nunca te preocuparás por hacer comparaciones indeseadas, pero en caso de que aún no encuentren el punto en que ambos saben cómo complacerse y disfrutar de sí mismos, puede que vengan a tu mente experiencias pasadas, una señal de que hace falta comunicación para mejorar en el plano sexual.


-
"No era lo que esperaba"

pensamientos durante el sexo encima

Conoces a alguien en un bar y no dejas de admirar su físico. Te imaginas cuán excitante sería tenerlo entre tus piernas y cuando por fin llega el instante, te quedas con un amargo sabor de boca y ganas de más. En el sexo como en la vida, es fundamental diferenciar la apariencia de la esencia para no caer en decepciones después de esperar demasiado de alguien.


-
"¿Te falta mucho para acabar?"

pensamientos durante el sexo sentada

Un pensamiento recurrente provocado por la falsa creencia de que para ser fabuloso y pleno, un encuentro sexual debe alargarse toda la noche. No hay nada como sesiones de duración media llenas de intensidad, en lugar de llevar un ritmo casi mecánico durante horas.


-
"Con esto se acabaron las peleas"

pensamientos durante el sexo pierna

Hacer del sexo el principal sostén de tu relación es una apuesta directa a un derrotero de obsesión y dependencia. En ocasiones, algunos pequeños descontentos sin sentido pueden resolverse en la cama, pero de ahí a convertir el acto sexual en premio, castigo o un salvavidas que se encargue de sacar a flote una y otra vez tu relación existe un mundo de comprensión, comunicación y madurez de diferencia.


-
¿Alguna vez has quedado enganchada luego de un encuentro sexual y no has sido capaz de discernir entre un gusto meramente físico de algo más? Aprende a diferenciarlo luego de leer "Cómo saber que no es amor y que sólo estás con él por el sexo". ¿Crees que tu relación carece de violencia sólo porque no existen el maltrato físico? Presta atención a las "Señales de que tu pareja te tortura sutilmente todos los días y es un gaslighter" y piénsalo dos veces.




Referencias: