Adulto

Retratos de las niñas que escaparon del terror y la muerte de Boko Haram

Adulto Retratos de las niñas que escaparon del terror y la muerte de Boko Haram


Tener que formar una familia con miedo, vivir bajo la impotencia de no ser libre, bajo la imposición de reglas que no tienen nada de lógica. Estar encerrada a expensas del humor de aquellos secuestradores que creen hacer lo correcto. Vivir entre dos opciones: asesinar o ser asesinada. Cada noche, en las horas más frías, las lágrimas recorren sus mejillas, suspiran y sollozan en silencio: no ser escuchadas por aquellos criminales es la única solución para esquivar la muerte. Rezarle a alguien a quien no le tienen fe, la solución más viable.

sobrevivientes ruth mcdowall
La vida es dura, sobre todo en aquellos pueblos bajo el yugo del Boko Haram. Muchos pueblos ya no se rigen por los gobernantes sino por la imposición de normas islámicas que los hace creer que hacen lo correcto. Las golpizas son cosa de todos los días. El Boko Haram es rígido. No asistir a las oraciones es motivo de flagelación, el adulterio significa la ejecución y vender ropa te puede costar 30 latigazos.

Cada viernes hay lapidaciones. Niños y niñas tiran piedras a alguien que ni siquiera se puede defender. Enterrado con piedras hasta el cuello, la cabeza sufre todos los golpes y a la hora de morir, el cuerpo yace inmóvil hasta la descomposición. Las calles son una fosa y los gritos de las personas que se queman vivas en el interior de edificios, una constante. Y, ser mujer es un peligro.

hannah boko haram
En un mundo en el que no debería existir la barbarie, vivimos con temor de expresar nuestra sexualidad, de ser libres y disfrutar nuestro cuerpo. No estamos seguras en ningún lado. Somos víctimas de las miradas, de los insultos, palabras denigrantes, abuso sexual y, lo más terrible de todo, violaciones. Pero aunque en todo el mundo nos enfrentamos a la violencia de género, en Nigeria el grupo armado Boko Haram triplica el terror en todas las mujeres.

Desde 2014, más de 200 niñas de la aldea de Chibok fueron secuestradas por la secta islamita Boko Haram. Unas 276 niñas estuvieron presas con el grupo de choque que casi dos años después se niega a liberarlas, pero unas 76 lograron escapar. Aquellas que lo hicieron cuentan con terror las atrocidades de un mundo que ya no les pertenece, del que se sienten ajenas y despojadas. 

ruth mcdowall nigeria boko haram
Muchas han sido vendidas como esclavas sexuales, otras se casan con los soldados y algunas más, son dinamita. Un explosivo humano que remuerde las conciencias, usadas para atentados suicidas. Algunas más son obligadas a participar en ataques armados, muchas veces en los mismos pueblos de donde provenían. Este grupo terrorista pone a temblar a toda Nigeria con sus métodos violentos que lo único que hacen es cimbrar el terror en cada habitante.

boko haram


Martha, 
14 años

"El 7 de septiembre de 2014, mientras me dirigía a una boda, fui capturada por Boko Haram. Mataron a mi cuñado y al prometido de mi hermana. Me llevaron junto con mis dos hermanas a su campamento en Gulak y estuve ahí por cuatro meses. Sufrí mucho en ese tiempo. A veces no había suficiente comida y con esfuerzos me bañaba. Me dijeron que no caminara a las afueras y cuando lo hice, me golpearon.

Me enseñaron a usar un arma y fui con ellos a dos operaciones, querían que matara gente pero nunca pude. Los miembros de Boko Haram forzaron a mi hermana para que matara a un hombre mayor, cuando se rehusó le dispararon a ella. Vi como muchas personas eran sacrificadas como hormigas. Planeaban casarme con uno de ellos pero una semana antes de la boda, escapé, lo había intentado cuatro ocasiones pero siempre fallaba. Cuando canto en mi lengua tribal, olvido qué pasó, pero si me siento en silencio recuerdo todo y lloro".

boko haram mujeres secuestradas
Hannah, 
15 años

"Boko Haram entró a mi casa en la noche del 28 de septiembre de 2013. Estaba profundamente dormida. Ellos nos pidieron a mi hermana, mi madre y a mí que saliéramos. Mi padre no estaba. Nos preguntaron nuestros nombres y después de oír que éramos cristianos, decidieron llevarme. Dejé mi hogar junto a ellos mientras quemaban la iglesia. Tardamos dos días en llegar a su campamento en Gwoza. Cuando llegamos, fui forzada a convertirme al Islam y me casaron con un hombre. Aún lucho contra mis memorias pero intento enfocarme y continuar con la escuela para convertirme en una mujer de negocios".

boko haram chicas secuestradas
Blessing, 19 años

"Aproximádamente a las 8 de la noche el 30 de septiembre de 2013, Boko Haram entró al cuarto de mi hermano y le disparó. Tomaron a su esposa y le pusieron un arma en la cabeza, nos pidieron salir y me llevaron junto a mi hermana y mi cuñada. Cuando llegamos a su campamento me pidieron que renunciara a Cristo y aceptara el Islam, si no, me matarían. Acepté y me casaron con un insurgente llamado Abul. Mientras Boko Haram estaba fuera, una esposa de un comandante me mostró cómo escapar y corrí con otras dos chicas".

sobrevivientes boko haram
Mairama, 16 años

Boko Haram atacó mi villa y entró a mi casa. Fui enviada a un campamento en las colinas de Gwoza donde pasé tres semanas. Debía conseguir agua y cocinar para los insurgentes, la mayoría del tiempo estaba triste y lloraba. Me casaron con un hombre pero me rehusé a dormir con él, así que me amenazó y me dijo que me mataría la próxima vez. Una de las esposas de un comandante nos enseñó cómo escapar. Yo y dos chicas estuvimos caminando y corriendo durante dos días hasta que llegamos a una ciudad segura. Fue la gracia de Dios la que me salvó".

lydia boko haram
La fotógrafa Ruth McDowall ha captado el conflicto bélico en Nigeria desde las grandes ciudades que se encuentran devastadas hasta las mujeres que lograron escapar del atroz maltrato de los integrantes de Boko Haram. Con la luz natural de la ventana presenta imágenes emotivas que no muestran su rostro por motivos de seguridad; para proteger su locación e identidad y evadir el estigma que esta experiencia ha dejado en ellas.

Ellas han vivido una experiencia infernal. Su inocencia ha sido robada a una edad muy corta y han visto lo peor de la humanidad. La fotógrafa siempre ha tenido interés en los conflictos mundiales y la guerra. Mientras soportan la peor parte, sabe que esas mujeres jóvenes de las que conoció la historia tal vez no podrán reparar el pasado, pero con sus fotos pretende hacer la diferencia para mostrarnos cómo tratar a las personas que a veces nos parecen insignificantes.

ruth mcdowall boko haram
Esta fotógrafa nació en Taranaki, Nueva Zelanda. En 2008 se trasladó a Nigeria para un proyecto en el que enseñaba a los jóvenes a tomar fotografías. Muchos de sus estudiantes y amigos cercanos se vieron afectados con el conflicto étnico religioso con el Boko Haram, así que comenzó a captar en sus imágenes el día a día y la impactante realidad en la que vivían. 

Recibió un premio en el Photo Reporter Festival en 2015 con este proyecto fotográfico. Aún continúa en el Oriente de África, sobre todo en Nigeria, para mostrarles a los jóvenes el verdadero trabajo y pasión de un fotógrafo.

boko haram ruth mcdowall
martha boko haram
ruth mcdowall sobrevivientes boko haram
ruth mcdowall nigeria boko haram

***

Te puede interesar:

¿Qué hay detrás de la industria de la moda?

La fotógrafa del horror y el arte de la guerra



Referencias: