Adulto

Sexo con robots: ¿el futuro de la sexualidad?

Adulto Sexo con robots: ¿el futuro de la sexualidad?

"- Si estuvieras en este cuarto conmigo, te pondría mis brazos alrededor, podría tocarte.

- ¿Cómo me tocarías?

- Te tocaría la cara. Con sólo las puntas de mis dedos. Pondría mi mejilla junto

con tu mejilla.

- Qué bonito.

- Muy suavemente.

- ¿Me besarías?

- Lo haría.

- Pondría tu cabeza en mis manos.

- Sigue hablando.

- Te besaría en tu boca tan suavemente.

- ¿Qué más?

- Pasaría mis dedos por tu cuello hasta tu pecho. Besaría tus pechos.

- ¡Es increíble! ¿Qué me estás haciendo? Puedo sentir mi piel.

- Pondría mi aliento en ti. Te probaría.

- Puedo sentirte.

- ¡Dios mío, ya no puedo más! ¡Te quiero dentro de mí!

- Me estoy poniendo dentro de ti. Estoy dentro de ti.

- ¡Puedo sentirte! ¡Sí! ¡Estamos juntos! ¡Es increíble! ¡Te siento por todas partes!

- ¡Lo estoy!

- Dentro de mí... por todas partes".

Her,  2014

Los robots se desenvuelven como parte de nuestra vida y poco a poco se involucran más en nuestra cotidianeidad. El objetivo de los científicos es que en un tiempo no muy lejano, los robots sean capaces de ayudarnos en tareas cotidianas y, probablemente, a sustituirnos en aquellas actividades que no querramos hacer para que cada individuo pueda enfocarse en lo que desearía si no tuviera otras preocupaciones.


sexo con robots

Muchas películas postapocalípticas retratan un final no tan feliz para los humanos, quienes estarán bajo el yugo de las máquinas. Probablemente el final de la convivencia entre humanos y máquinas no sea la dominación de los segundos sobre los primeros, pero tal vez, sí sea una convivencia mucho más cercana, una que permita la interacción física o emocional, tal como en la película Her, en la que Joaquin Phoenix se enamora de su dispositivo movil.

No se trata de muñecas sexuales que permiten una conversación real,  lo que ya es posible, será una relación mucho más estrecha y cercana entre humanos y robots. En la siguiente mitad de este siglo, los humanos se relacionarán regularmente con los robots, sobre todo en actividades sexuales y, quizás, hasta sea posible el enamoramiento entre ellos, esto según la psicóloga Helen Driscoll, especialista en sexo y relaciones de pareja de la Universidad de Sunderland de Reino Unido.

Sus comentarios provienen de la discusión de los avances tecnológicos que se desarrollan en las muñecas sexuales, las que son mucho más interactivas. Según la psicóloga “mientras la realidad virtual se vuelva más realista, cercana y sea capaz de imitar o incluso mejorar la experiencia sexual de los seres humanos, puede concebirse que algunos escojan tener sexo con un robot que parezca un ser humano perfecto y no con un individuo real.

sexy robot


Y aunque parezca un poco extraño, muchas compañías de porno están gastando la mayor cantidad de dinero posible para realizar porno virtual, con unos lentes de realidad aumentada se observa un video filmado desde la perspectiva de actores porno, lo que permite al espectador explorar y mirar por todos lados dentro de la película, haciéndolos sentir y pensar como si realmente estuvieran ahí.

“Puedes disfrutar desde una perspectiva totalmente nueva del contenido para adultos, más profunda, y sumergirte en las emociones que experimentas, mucho más cercano a una experiencia real” según Linda Walls, empleada de la compañía Virtual Real Porn.

Virtual Real Porn lleva las cosas al siguiente nivel asociándose con la compañía de juguetes  sexuales Lovsense. La idea es que alguien que desee intimar con algún juguete sexual pueda activar los mecanismos en respuesta de lo que sucede en los lentes de realidad virtual.


sex robotico


Además, la psicóloga
cree que el gran auge de la tecnología hará que, en las décadas siguientes, estos comportamientos estén dentro del parámetro de lo establecido “Solemos pensar en la realidad virtual y la robótica en el  contexto actual y con las normas actuales, pero si pensamos en las normas sexuales de hace mil 100 años, es obvio que éstas cambiaron rápida y radicalmente”.

La psicóloga piensa que no es muy diferente a las relaciones online de hoy, en las que la mayoría de los involucrados ni siquiera se conocen cara a cara. “No deberíamos asumir que las relaciones virtuales valen menos que las reales. La cuestión es, las personas ya se están enamorando de personajes ficticios a los que no hay manera de conocer o interactuar con ellos”.

La falta de contacto humano puede ser dañino para muchas personas, la soledad está ligada a un sin fin de problemas físicos y emocionales. “Pero a largo plazo, la tecnología solucionará esos problemas” según Discroll, a través de robots que se parezcan, sientan y actúen más como humanos.

***

Referencia: www.sciencealert.com


Referencias: