Tírenme un mensaje, menos tú, pinche Gringo
Adulto

Tírenme un mensaje, menos tú, pinche Gringo

Avatar of Daniel Hidalgo

Por: Daniel Hidalgo

16 de marzo, 2016

Adulto Tírenme un mensaje, menos tú, pinche Gringo
Avatar of Daniel Hidalgo

Por: Daniel Hidalgo

16 de marzo, 2016



enojado

No me acuerdo si fue hace dos semanas o dos años, pero fue hace poquito que me quedé sin celu. Estábamos en la casa del Gringo y mi celular fue a parar al fondo de la pileta. Lo vi caer en cámara lenta, como si el teléfono supiera lo que iba a hacer, saltó del bolsillo de la camisa y casi no hizo ruido ni salpicó cuando se hundió, salvo un suave plup. Lo observé todo pero no atiné a nada. Se cagaron de risa toda la semana. No lo podía creer o más bien sí, pero igual no lo podía creer. A poco que iban corriendo los minutos, algo me agarró en la panza, las tripas me apretaban como alambres. Todos seguían de joda pero yo pensaba en los mensajitos ahogándose en la pileta. Revisaba en mi cabeza si había contestado todos los mensajes y putié cuando recordé lo que es llenar la agenda de contactos. Me aceleré, me cagaba encima y la casa estaba llena de gente.

Necesitaba otro teléfono, pero me negaba a comprarlo. Entonces hablé con el Gringo que labora en una empresa en la que le dan teléfonos y no me costó nada tirarle el mangazo. Alexis no tuvo drama, buscó en una caja de zapatos y me dio un teléfono viejito pero bien cuidado y me lo entregó con la condición de que se lo devolviera. 

La generosidad del Gringo me acercó a él mucho más de lo que me imaginaba. El telefonito tenía una alarma de cumpleaños de todos sus contactos: 7:15 de la mañana de cualquier día. Casi siempre, dos o tres veces por semana, el celular empezaba a sonar como una bolsa de loritas enfiestadas. Después del quilombo de la alarma, le enviaba un mensaje para que no se olvidara que era el cumpleaños de “mami”,  “aaa”,  “Juancito Verga”, “la chancha” o el “tutan jamón”.  

El sábado nos volvimos a juntar en la casa del Blo. Salió pollo al disco. Y en una broma fallida, al muy puto de mi amigo se le cayó el teléfono que me había regalado adentro de la jarra de ferné, y no me dijo nada. Yo me pasé el domingo entero y parte del lunes probando en todos los enchufes de mi casa, cambiando el cargador, sacando el chip, hundiendo el botoncito rojo y nada. Otra vez sin celu, y con cagadera.

Hoy, gracias a ese amigo, tuve que tomar una decisión muy importante que va en contra de mis principios: gastar. Fui al hiper y me mandé derechito donde venden celulares. Llegué entregado, casi con los ojos cerrados porque sufro mucho en los lugares donde tengo que elegir algo entre más de tres cosas iguales. Sudaba en frío y puteaba mientras espiaba los precios. La chica que atendía estaba con una vieja que decía algo de un microchip o un conchin y que tenía roto un androide, pensé que se trataba de un chiste sobre su marido pero no, la chica le explicaba que la garantía no cubría "la rotura" de androides. Media horas después, la señora entendió que la garantía se la podía meter bien en la cartera porque no le servía para nada. A mi turno, la vendedora y yo teníamos la misma cara de culo, dos espejos separados por un mostrador. Ella quería irse a comer, y yo quería que no me doliera tanto. Le fui directo: busco un celular, que sea común y así nomas —le dije— Ella me miró y me sostuvo la mirada un rato largo esperando que dijera algo más —Ha, y que sea de color blanco. Agregué—, Ajá —dijo la chica—. Cuando le iba a decir que tuviera linternita, la chica se había ido al depósito. Le faltaba culo para ser tan presumida, pensé. La vendedora volvió al toque y trajo tres telefonitos blancos que para mí eran iguales pero uno era más caro que el otro. Yo me hice el que sabía del tema, los miré, estaban apagados, los levanté para tantear el peso los miraba a contra luz y elegí el más barato.

Después, clink caja.  

Ahora tengo celu nuevo y cuotitas fijas sin intereses hasta el 2050. El teléfono es bonito, es de esos que tienen pantallita sensible como el maricón de mi amigo, bendito sea él, pero yo me estoy volviendo mono con esta pantallita del orto que no se queda quieta, es más fácil armar el cubo mágico que escribir mi nombre, y yo que pensaba que todos eran felices con el dedito en la pantallita pero no le emboco una letra, y para qué tantos recordatorios, alarmas, notificaciones, avisos y poronguitas que se actualizan, falta que avise que no tengo crédito y estoy jodido, porque con lo caro que salió, si dios quiere le voy a poner crédito, así que, por favor, les ruego a los que me tengan en sus contactos que me tiren un mensaje con su nombre y fecha de cumpleaños, todos menos vos, Gringo puto. 


Referencias: