Formas en las que la moda también habla de sexo y erotismo
Adulto

Formas en las que la moda también habla de sexo y erotismo

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

1 de junio, 2017

Adulto Formas en las que la moda también habla de sexo y erotismo
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

1 de junio, 2017



«Creo que todo lo que necesitas es alguien que te quiera de verdad». Con esa frase se despide Jon Kortajarena de Colin Firth en un filme que marcó el antes y el después del fashion film. El retrato de un mundo hipersexualizado, donde absolutamente todo necesita estar impregnado de lubricaciones genitales para llamar nuestra atención y hacernos actuar frente al resto. Para llegar a tan fuerte conclusión emitida por Carlos (personaje de Kortajarena) y plasmada en uno de los guiones más espectaculares del cine contemporáneo, primero tuvimos que pasar por una botella rota, un cigarrillo al atardecer, el seductor humo que se escapa de entre los labios del modelo y un par de miradas lascivas. En resumen, de un contexto a cabalidad vestido de alta costura pero estrujado por la desnudez de los movimientos, no de los actores.

¿El genio detrás de esta escena? Tom Ford. El diseñador que por años estuvo a la cabeza de grandes casas como Gucci y Yves Saint Laurent, quien tiempo después probaría –y alcanzaría– el éxito como couturer independiente y cineasta. Ese Director Creativo que a pesar de todo su renombre, de su total relevancia en las esferas de la moda, ha sido criticado por objetivar a la mujer en una sociedad que clama la renuncia ante las viejas costumbres de vaciar al cuerpo para dejar un cascarón de lujuria.

moda y erotismo tacones

Pero, ¿Ford ha contribuido realmente a esto? Sus campañas son escandalosas, sí, repletas de ruido sexista para los detractores del Sex sells –canon ultracomprendido por el diseñador–, pero no por eso debemos entender su marketing como un atentado contra la figura femenina. En todo caso, el negocio controversial y la publicidad que le entretejen debe entenderse como un juego de erotismo, narrativas porno y sugerencias dionisiacas que se centran. Contrario a lo que muchos creen, no sólo en las mujeres sino en cualquier cuerpo humano capaz de transmitir el sello Ford a través de su visibilidad sexual.

moda y erotismo manos

¿Cómo debemos entender entonces estos elementos de sexo y erotismo en la industria que genera Tom Ford? ¿Qué ángulos equitativos debemos advertir dentro de su estética?

::

Para Ford, siguiendo las propiedades y atributos que por años le hemos dado a la penetración en términos de cama, tanto hombres como mujeres son fornicados en la representación por estratagemas de belleza, indumentaria y arreglo.

moda y erotismo sometimiento

De manera simbólica, el sello de este diseñador impregna también a la figura masculina de esa invasión corpórea que viven a diario las mujeres. Existe un beneficio de ser penetrados para los hombres y ése es reapropiarse de la vulnerabilidad y el sentido del deseo.

moda y erotismo kortajarena

El desnudo es utilizado por Tom Ford como una herramienta para la moda; en el fashion no hay mejor recurso que la piel sin más para enfatizar la relevancia de una pieza e igualarnos como público espectador con lo que estamos viendo.

moda y erotismo ducha

La moda es deseo, aspiración, y en ese sentido, debemos igualarle a algo que también queremos o exigimos a cada minutos: la satisfacción carnal.

moda y erotismo g

El fashion es, de igual manera, el mejor soporte para que cualquiera de nosotros, sin importar género u orientaciones sexuales, encuentre la apreciación de los cuerpos y las performáticas. La seducción femenina y la objetivación masculina son dos rostros de un mismo proceso en la moda. El de la fascinación por las formas, el quiebre de estereotipos y la exploración de atracciones.

moda y erotismo belleza

Disfrutar y sentirse incómodo, de eso se trata esta industria. De amar las vías en que alcanzas representación, de saber que lo estás arriesgando todo y de encontrar la naturalidad en cada acto. Un punto más de equidad entre moda y desnudo en las campañas Ford.

moda y erotismo depilacion

El porno de hoy, según Ford, es cada vez más plástico y ficticio, cada vez más cercano al fashion. Allí una conducta manufacturada que explica la estética de su advertisement, pero que también intenta quebrar la iconografía del sexo comercial a partir de cánones ultracontemporáneos.

moda y erotismo desnudo

Sus colecciones están diseñadas para mejorar el cuerpo a partir del descubrimiento o redefinir la esquematización, de la exposición de éste. Entonces, si eso es sexo, Tom Ford genera un lenguaje plenamente sexual para la anatomía.

moda y erotismo bolso ford

::

Tom Ford ha declarado: «Si quiero vender un perfume para hombre, lo pongo en un lugar donde él lo va a ver» y tiene completa razón al respecto. Cuando presenta una colección masculina que bien pueden consumir las mujeres, también está allí, dispuestas en una fotografía de hombres con el trasero expuesto o en situación de fragilidad.

Su juego entre debilidades y lujos altamente erotizados es uno de los artificios comerciales mejor llevados en nuestra era y una dirección muy mal entendida por la audiencia; no obstante, el papel de este diseñador es escándalo puro, seguirá siéndolo así y quien resulte incapaz de notarlo en su complejidad político-estética y sólo se fije en la banalización femenina, es porque sólo brinca ante obviedades y no reflexiona nada de lo que tiene al frente.

-

Para entender más de esto, puedes leer Tom Ford: el diseñador con alma de director porno y las preguntas que sólo podrá responder un experto en moda.





Referencias: