19 acuarelas que provocarán tus instintos más ocultos

Jueves, 22 de diciembre de 2016 8:05

|Alejandro López



De vez en cuando, los instintos humanos aparecen como una revelación súbita, necesidad biológica que se conjuga con los sentimientos para provocar las emociones más poderosas que una mente nunca logrará dominar. Conocemos de sobra la sensación del viento golpeando la cara, el abrazo desnudo entre dos cuerpos calientes o el despertar enamorado y caer dormido frente a un sueño idílico, pero es imposible estar preparado para el momento en que la misma emoción habrá de poseer el cerebro y con él, desconectarse del cuerpo.

El trabajo de Beccari es la calma tensa antes de entregarse a un instinto irrefrenable, la voluntad que guía a la sensualidad y gana terreno palmo a palmo frente a todo lo que no debe ser, para explotar en un placer prolongado que no sólo se compone del momento actual, también toma inspiración de todo lo que pasa a su alrededor.

marcos beccari pinturas en acuarela 


marcos beccari en cama  

marcos beccari mujer

marcos beccari playera

pinturas en acuarela

La acuarela fluye y se desvanece en un sutil deseo, como un sueño o el instante en que la imaginación desbordada y furtiva vuelve en sí, sólo para encontrar aún más dulce la realidad. El juego de luz y sombras evoca al sol que entra por la ventana en un atardecer de otoño y sin advertirlo, crea claroscuros sobre el cuerpo casi desnudo de una piel tostada que poro tras poro, exhala naturalidad y erotismo por igual. Es un movimiento natural que exhibe piel de más, bordeando sobre la delgada línea entre deseo e ingenuidad que amenaza con entregarse a un océano ardiente, sólo para romper la aparente calma de la superficie en una vorágine de placer.

La obra de Beccari marca el instante en que nace el erotismo. El previo en que cualquier momento casual e inesperado se transforma en deseo. La cotidianidad que se torna abruptamente en erotismo y al mismo tiempo, el triunfo de la imaginación sobre lo gris de la rutina, la conquista de la mente como órgano sexual frente al orden cognitivo y todos sus procesos.


pintura en acuarela beccari

marcos beccari tapete

marcos beccari espalda

marcos beccari rostro



marcos beccari

marcos beccari watercolors

Escenarios comunes que con una sola mirada, una prenda desabotonada, una postura sugerente o una actitud resuelta se convierten en instantes de una carga erótica sin precedentes en que la respiración se entrecorta, las pupilas se dilatan y un escalofrío involuntario recorre todo el cuerpo como un preludio del momento próximo en que la sensación habrá de escalar hasta perderse en un clímax. Tratar de inaugurar otra naturaleza basada en esos labios, el sabor de una piel, las caderas afiladas apuntando hacia el cuerpo o un par de pechos es un instinto básico después de dejarse llevar por la voluntad de fundirse en un cuerpo para no separarse más.

Marcos Beccari retoma una técnica relegada a un plano secundario en la historia del arte y la eleva hasta alcanzar niveles de realismo insospechados. Los claroscuros nada reprochan a Caravaggio y construyen una imagen con la suficiente fuerza para evocar los deseos más oscuros y al mismo tiempo, desvanecerse en el aire como el agua corriendo por un lienzo, el deseo al romper con otro cuerpo o la propia vida llamando a realizar lo que parece irrealizable.

pinturas en acuarela watercolors

marcos beccari
  
marcos beccari bano

marcos beccari acostada

marcos beccari sentada

marcos beccari

marcos beccari


-

Ron Hicks es un artista empecinado en mostrar las escenas más cotidianas de la vida diaria con un toque de bohemia pasión y romance que a nadie resulta ajeno. Conoce más sobre las obras de "El pintor que plasmó la historia de amor y tragedia que todos llevamos dentro". ¿Crees que el arte siempre tiene como inspiración a una musa sin igual, al amor que puede y supera todo sin importar las dificultades? Piénsalo dos veces luego de mirar estas "6 pinturas de un amor trágico que siempre pensaste que eran románticas" y descubre un sentimiento inspirador igual de poderoso que el amor: la desilusión.


**
Referencia:

Marcos Beccari






REFERENCIAS:
Alejandro López

Alejandro López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS