30 dibujos, 30 días: febrero es de Mónica Loya

Viernes, 2 de febrero de 2018 14:04

|Natalia Lomelí

Este mes te presentamos la obra de Mónica Loya, ilustradora mexicana que retrata las etéreas y enigmáticas facetas de su personalidad.



Ser artista implica cuestionarse una y otra vez acerca de sí mismo e intentar en vano comprenderse para expresar aquello que lo inquieta o lo impulsa a crear desde lo más profundo de la consciencia. Es necesario entonces enfrentar el hecho de que a cada instante el ser humano se transforma en alguien distinto, cuando el tiempo se lleva los recuerdos y nos convierte en fragmentos vivientes que exaltan los contrastes de la dualidad que nos construye.


A este encuentro íntimo lo acompaña un lápiz, la textura espesa del óleo o el libre fluir de la acuarela que a través de suaves caricias líquidas se expande por toda la piel del lienzo tras el primer roce que enciende los sentidos. Con la acuarela se vuelve palpable y visceral la intención que da sentido a cada trazo, el color adquiere carácter y el retrato una personalidad propia.


Así, de estos coqueteos con el pigmento y el agua nace la obra de Mónica Loya, con una estética en la cual predomina la fragmentación del rostro al deformar o borrar algunas facciones en un intento por salirse de sí misma y desafiar las restricciones del cuerpo y la representación realista. Utiliza el color de manera sobria y minimalista, dándole un aire sutil a las mujeres que protagonizan sus piezas. Juega con la composición y las facciones de los rostros, con resultados quizá fantasmagóricos y surrealistas en esencia, pero de una pureza que destaca en los rasgos que se desvanecen para mimetizarse con el blanco que le rodea.



Las mujeres creadas por la caricia del pincel de Mónica son mujeres que tienen el valor de enfrentarse a sí mismas, de confrontar su naturaleza y sus emociones, mujeres que se permiten desvanecerse entre los colores del amor y el deseo pero sin renunciar a su identidad. Reconocen los polos opuestos de su ser como un alma que se contradice y se complementa al mismo tiempo. Como aquellas sorpresas que nos damos al hacer cosas de las que nunca nos creímos capaces.


Las mujeres que protagonizan su obra no temen enfrentar sus demonios ni desafiar la locura que las conecta con sus impulsos viscerales. Entre la sensualidad del violeta y la delicadeza del azul, el rojo de la sangre atrae la mirada en los retratos de una feminidad agresiva y dominante, una personalidad tan fluida y metamórfica como la acuarela que les da vida.



Este mes te presentamos los diferentes rostros de esta ilustradora emergente que retrata las etéreas y enigmáticas facetas de su personalidad:


Día 1

«Prying open my third eye

So good to see you once again

I thought that you were hiding

And you thought that I had run away».


Tool



-

Día 2

Por aquellos besos que permanecerán atrapados en los labios.



-

Día 3

Déjame acompañarte.



-

Día 4

Nunca sabrás cuánto me dolió amarte, cuánto sangró el alma después de que te fuiste.



-

Día 5

Seguí al conejo blanco hasta que cambió de color y destino.



-

Día 6

Labios rosas, besos compartidos.



-

Día 7

Pintas de colores mis mejillas.



-

Día 8

Devuélveme los labios que hiciste tuyos.



-

Día 9

Lo que nunca fue.



-

Día 10

Me perdí en la dimensión que creamos juntos.

Y me abandonaste.



-

Día 11

Quizá desde antes ya estaba rota.



-

Día 12

Soy ambas.



-

Día 13

Ya no te espero.



-

Día 14

En el color encontré la fuerza para liberarme de ti.



-

Día 15

Devuélveme los colores que te di en cada lágrima.



-

Día 16

Extraño tus caricias.



-

Día 17

Cómo quisiera volver a mirarte

pero te has ido

aunque recupere mis ojos y te encuentre frente a mí

lo que observaré será alguien distinto al ser que tanto amé.



-

Día 18

Equivócate conmigo.



-

Día 19

Dime cómo se controlan los suspiros cuando estás cerca.



-

Día 20

¿Por qué no logro dejar de pensarte?



-

Día 21

Me hiciste creer en lo imposible, en tus brazos sentía que podía volar.



-

Día 22

Las flores volverán a crecer donde hoy caen nuestras lágrimas.



-

Día 23

Los defectos son lo que nos define.



-

Día 24

Ya no soy la mujer que se enamoró de ti.


_


Día 25

Sobreviví al invierno.



-

Día 26

Encontré el equilibrio entre aquella mujer que fui, la que soy ahora y la que quiero ser.



-

Día 27

Quiero que conozcas todo de mí, cada versión que me habita.



-

Día 28

Cada día vuelvo a reconstruirme.



-

Día 29

Me devolviste las ganas de compartir mis tormentos violetas.



-

Día 30

«hell is memory

aquí ardo

a poco no soy

nuestra pesadilla favorita».


Martha Mega



-

Conoce más de su trabajo en su cuenta de Instagram y sitio web, y descubre por qué la acuarela es el lenguaje ideal para perder el miedo a los límites con estos consejos básicos para pintar con acuarela si eres un principiante, porque te permite expresar tus impulsos más íntimos o plasmar inquietudes universales, como las acuarelas de Elly Smallwood para comprender el sexo y la triste realidad en la que vivimos.


Natalia Lomelí

Natalia Lomelí


Coordinadora Cultural
  COMENTARIOS