5 formas en las que saber de arte te está arruinando la vida
Arte

5 formas en las que saber de arte te está arruinando la vida

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

19 de febrero, 2016

Arte 5 formas en las que saber de arte te está arruinando la vida
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

19 de febrero, 2016


Es difícil aceptarlo, pero muchas veces eso que te ama te hace la vida más difícil. Aquí no nos referimos a ese plácido dolor que el amor provoca, por lo menos no el amor sentimental hacía otra persona. Aquí estamos hablando del amor a ese misterio eterno, a esa pasión subjetiva por la forma, el fondo y el concepto; nos referimos al amor al arte. La más bella creación de la humanidad, el verdadero reflejo de la superioridad intelectual ante otra criatura de la naturaleza; esa palpable, pero a veces intangible serie de obras que supuestamente elevan el espíritu y nos hacen mejores personas muchas veces son las que realmente nos destruyen y nos hacen sufrir.

arte 

Si estudias arte o simplemente te apasiona el tema tanto como para tomar algunos libros y aprender al respecto pronto te das cuenta que el termino “Arte” va más allá de lo que consideramos “bonito” y “hermoso”. Estos terminan por ser elementos tan ambiguos que pocas veces son usados dentro de un contexto académico o contemporáneo, lo cual es irónico, pues los amantes del arte comienzan a aprender acerca de éste bajo la lupa del término bueno o malo. Pero no nos dejemos engañar, saber y conocer de arte termina siendo contraproducente en ciertos casos, pues podría arruinar un poco tu vida si hablamos exageradamente y las siguientes son sólo algunas de las razones.

 

No disfrutas las mismas películas que la mayoría sí

arte earl 

No queremos subirnos al tren del esnobismo, pero hay que aceptar que cuando estudias arte, cuando comienzas a ver ciertas películas que no sólo buscan entretener, esas otras cintas comienzan a parecer algo banal. Después de cierto tiempo esperas que el cine te rete, te obligue a prestar atención, quieres encontrar encuadres perfectos, yuxtaposiciones, discursos filosóficos y más; todo eso no tiene cabida en una película de Adam Sandler.

Para ti el cine deja de ser algo que puedes decir “bueno” o “malo”. Sabes que hay películas que se sostienen por su guión (“Clerks”, “My Dinner With Andre”), por la cinematografía (“The Revenant”, “Drive”), por la producción (“Hugo”, “Fight Club”) o por la visión artística del director (películas de Fellini, Tarkovski, Tarr, etc.). Dejas de ver cine solamente para divertirte y sabes que una película puede ser un martirio, pero que valdrá la pena terminarla.

arte solaris

"Solaris" de Tarkovski puede cambiarte la vida, si eres capaz de soportar dos horas y cincuenta minutos de historia.

 Afortunadamente el tiempo perdona, y aunque durante algunos años puedes repudiar el cine comercial, es cuestión de tiempo antes de que aceptes que “El Cine” no es algo concreto, y que puedes aceptar ver cine de arte que nadie entiende, pero también te puedes divertir con “The Expendables”, “The Notebook” y esas comedias románticas cuyos chistes no van más allá de lo que dicen en pantalla y no necesitas analizarlos con profundidad.

 


La publicidad y la mercadotecnia toman otra cara

saber de arte

El puente entre el arte y la publicidad. Warhol es amado por unos y odiado por otros al llevar el "High art" a las masas y cambiar ambos mundos para siempre.

 
Somos personas visuales. Nunca antes en la historia la gente había estado rodeada de tantas imágenes. Hemos llegado al punto que la publicidad la encontramos en todos lados y nos afecta inconscientemente. Es por eso que al comenzar un entrenamiento visual en el que debes entender lo que la imagen dice más allá del primer plano, comienzas a entender la forma en la que estas imágenes y esos discursos afectan a la gente, y a ti en muchos casos.

Tal vez tomes una posición de odio contra la publicidad y la mercadotecnia por considerarlas mentirosas y un intento artístico que se rige bajo los productos del capitalismo, que además tienen un discurso vacío; pero también puedes volverte amante del juego publicitario y considerar genios a los que logran transmitir un mensaje de forma tan clara y creativa que incluso tú te encuentras comprando sus productos. Además no pasa mucho tiempo antes de que reconozcas que el arte, si quiere vivir, necesita de estrategias publicitarias que muchas veces terminan por contaminar ese discurso "puro" que la obra tiene, lo que te lleva a darte cuenta que el arte realmente es un producto más. 

 


Sabes algo acerca de arte, pero te sientes más ignorante que nunca

 

Puedes odiar el arte contemporáneo, pero entonces entras a una clase de estética y durante 45 minutos no hacen nada más que hablar de una caja de zapatos en una galería. Tu postura de que eso es una estupidez puede cambiar para siempre, pues entiendes todo el discurso, la intención y el poder de una caja en medio de una galería. Sales del salón y tu vida se rige por otro filtro, el arte contemporáneo es tu nueva pasión y sientes la necesidad de decirle al mundo que estaban equivocados, que eso no es un fraude. Todo ese optimismo se pierde cuando encuentras otra obra que sin una clase de 40 minutos en la que decosntruyes todo lo que podría convertirla en arte parece una estupidez. Sabes que algo debe decir, pero es imposible sin un guía que te explique lo que vez. Sabes que lo necesario es estudiar la biografía del autor, su contexto y su obra, pero hacer eso con cada una de las obras que encontrarás a lo largo de tu vida te desmotiva.

 


Te conviertes en ese esnob que siempre odiaste

saber de arte 

Juraste a tu madre, a tus amigos, a Pollock y a Frida Kahlo que no serías ese presuntuoso que juzga a los demás, y ellos saben, yo lo sé y tú sabes que lo intentas; y que casi siempre puedes evitarlo, pero siempre hay momentos de debilidad en los que escuchas un comentario acerca de algo que medianamente conoces y sabes que es incorrecto. Ese comentario en el que alguien dice que tal artista es el mejor por una razón absurda y tus ojos simplemente parecen perderse al moverse de tal forma que puede hayas logrado ver tu cerebro. Si logras evitar ir a corregir a la persona y convertir la plática en una imposible lucha de egos, felicidades. Por otra parte, si te adentras en la discusión e intentas imponer tu punto de vista, no te preocupes, a todos les pasa en algún momento, solamente intenta que eso suceda lo menos posible.

 


Una palabra: Semiótica

saber de arte 

Tal vez es más que una palabra, pero todos podemos relacionar eso con el signo, sentido, significado y con otras cosas como la semántica, la simbología, inconografía o iconología. Mientras más te adentras en el estudio del signo y del significado de las cosas, más te arrepientes de haber escuchado de apellidos como Eco, Saussure, Jakobson, Pierce; incluso hay quienes llegan a temer a Wittgestein, a Chomksy y más. Sabes que no puedes dejarlos, es una relación amor odio, pues ahora observas todo, analizas todo y llega el momento en el que cualquier obra o película te parece una genialidad o una monstruosidad, pues crees que todo lo que se expone tiene un mensaje. Así, poco a poco, dejas de disfrutar lo que amabas y comienzas a recorrer una espiral de teorías de conspiración y locura.

Muchos de estos momentos críticos suceden durante los estudios universitarios. Ese momento en el que más te adentras al estudio formal y teórico del arte, pero si tu deseo de continuar aprendiendo va más allá del escuela, te esperan muchos más años de crisis. Afortunadamente muchos logran separar esas cuestiones y en ciertas ocasiones ser las personas más criticas, pero otras veces simplemente se sorprenden en las situaciones más simples, pues aprender arte es comprender que esta sí se puede encontrar en la vida cotidiana, basta con entender la subjetividad y valoración de cada cosa.  


Finalmente llega una de las cuestiones que muchos se cuestionan por años y que fue la principal razón por la que eligieron el arte como profesión: ¿puede al arte cambiar al mundo? tal vez eso sea lo que más sientas que arruine tu vida. Muchas veces creerás que sí, en otras ocasiones sentirás que el arte se ha convertido en un producto más, que Danto tenía razón y que nos encontramos en un mundo después del fin del arte, pero dentro de ti debes encontrar que la chispa encienda de nuevo. Debes encontrar esa vida del arte, su utilidad y la forma en que puede ayudar a más gente que a ti, debes recordar las razones por las que amas el arte, la forma en que mejora tu vida y la forma en que puedes cambiar al mundo a partir de esta.



Te puede interesar:

Arte: El perfecto escondite de lo moralmente incorrecto

Diseños de pasteles inspirados en obras de arte


Referencias: