5 pinturas que demuestran que Dalí era un maestro de la ilusión óptica

5 pinturas que demuestran que Dalí era un maestro de la ilusión óptica

Por: Daniel Morales Olea -


¿Cuál es la fascinación por Salvador Dalí? Sin duda fue uno de los exponentes del surrealismo, pero ¿realmente merece una legión de fanatismo que perdura en el siglo XXI? Muchos grandes maestros del arte no han pasado al reconocimiento popular y también crearon grandes obras. Claro que la vida del artista español es más que suficiente para colocarlo en un pedestal. Él se convirtió en un personaje más que en un hombre, su arte era visible simplemente al verlo a él, pero ¿realmente es necesario verlo como algo tan importante?

dali oso 

El uso que le dio a sus estudios sobre psicoanálisis y psicología lo dotaron de una visión peculiar de la realidad. Estudios acerca de la asociación de la imagen a partir de la Gestalt y más fueron esenciales para que su obra se diferenciara de la de muchos y para que los sueños que pintó no fueran solamente la visión personal, sino colectiva. Muchos consideran que eso ayudó a convertirlo en un gran artista, con dobles o triples significados en cada obra, pero muchos también creen que es un tanto irrelevante actualmente.

Es por eso que a continuación mostramos cinco trabajos artísticos creados por Salvador Dalí, el genio del siglo XX, intentando comprender si realmente fue un gran artista o si se encuentra sobrevalorado en el mundo del arte y en la cultura pop.

Dali gala1 
Gala desnuda mirando el mar que a 18 metros aparece el presidente Lincoln (1975)

El amor de su vida, esa persona con la que pasó tiempo en su vida terrenal, quien entendía sus fetiches sexuales y asexuales; su musa y pasión. Aquí podemos ver a Gala observando desnuda el mar Mediterráneo. La sensualidad de su cuerpo se pierde en la fragmentación de la pintura que de pronto se nota cuadrada y el nombre de la obra nos hace ver más allá. Nos alejamos de la pintura, o hacemos la imagen más pequeña y lo que vemos es al expresidente estadounidense.

dali lincoln

La neuróloga Susana Martínez Conde dice que Dalí sabía que nuestro cerebro construye su propia realidad por medio de la asociación, por algo que va más allá del ojo. Según ella: “Él entendió que creamos un mundo ordenado o desordenado a partir de la información intermitente e incompleta que nuestra mente crea”.

dali paranoia 
Paranoia (1935 – 1936)  

En su obra creada en los años treinta podemos encontrar el busto de una mujer. A pesar de que supuestamente Dalí nunca mantuvo relaciones sexuales por los traumas de su infancia, era un hombre con una mente bastante sexual. Bustos, piernas, mujeres; elementos que abundan en su obra y aquí parece enfocarse solamente en una zona altamente erótica para mucha gente. Pero al parecer hay más que lo que el ojo ve a simple vista. 

El cerebro siempre está buscando caras, lo más cercano a nuestra naturaleza, por eso muchas veces al ver manchas en el piso nuestros conectores crean una cara donde realmente no hay nada. Lo que explica porque muchas veces la virgen María o Jesús han aparecido en accidentes culinarios como sándwiches o salsas. En la obra de Dalí podemos encontrar que los personajes peleando entre sí; arriba del busto de la mujer se puede apreciar la cara de una mujer, pero si apreciamos un poco más se observa otra cara, una más grande y sonriente.

dali soif La Soif (1965)


Claro que en un pequeño bosquejo se dejan inacabados algunos elementos que el artista da por supuesto que ya sabe cómo hacer. Dalí por su parte, hizo algo más elaborado que un bosquejo, dando forma concreta a la cara de un hombre y a partir de ahí dejar que la mente del espectador creara el resto de su cuerpo con simples líneas. Así es como a parir de manchas difuminadas, podemos encontrar a dos hombres renacentistas, uno sirviendo vino a otro.

 dali nieuw
Nieuw Amsterdam (1974) 


Haciendo alusión de una obra ya existente, Dalí tomó una replica de una estatua y entonces sobre la cara creó una obra más. Yuxtaposición de elementos, de corrientes y de estilos. Pintura sobre escultura haciendo un doble discurso. Un indígena sabio y fuerte es convertido en una burla. Ahora parece un payaso, pero también, gracias a la ilusión óptica, se puede observar a dos hombres holandeses en su cara. Los hombres que colonizaron su cultura ahora colonizan su retrato. Dalí demuestra que las cosas pueden ir más allá de una simple ilusión óptica y adentrarse en el discurso artístico.

dali tres edades 

La vejez, la adolescencia, la infancia (1940) 


Una ilusión ambigua que se crea a partir de imágenes de buena resolución junto a elementos difusos. Así se puede encontrar una cara, y luego otra, y luego más. Dalí comprendió el ojo humano, el cerebro y su interacción con la realidad. También supo que lo que representaba era algo de más de un significado, por lo que sus juegos visuales tenían un significado semiótico, lo cual hacía las obras aún más complejas.
 

Entonces, ¿cuál es la fascinación por Salvador Dalí? No es una fascinación, es sorpresa por la forma en la que conjunta tantos elementos artísticos y psicológicos logrando discursos tan complejos en una pintura que obligan al espectador a ver eso que hay más allá de la simple figuración de los objetos. Dalí continúa sorprendiendo y a pesar de ser una figura tan conocida por su personalidad, su obra siempre será un parteaguas en la historia del arte.



Te puede interesar: El tarot mítico de Dalí

***

Fuente: Brain decoder

Referencias: