8 brujas que atormentarán tus sueños noche tras noche

8 brujas que atormentarán tus sueños noche tras noche

Por: Julieta Sanguino -



Lutero llegó a calificarlas como putas del diablo y aseguró que robaban leche, provocaban tormentas, montaban sobre machos cabríos y atormentaban a los niños. Brujas y no brujos. Esposas del diablo dispuestas a hacer todo por el amor de ese ser sobrenatural y todopoderoso que se transforma en un macho cabrío y domina el inframundo. Probablemente se deba a la misoginia que nos ha perseguido desde tiempos inmemorables que relacionamos a las mujeres con esos seres maléficos. Su pose desgarbada, rostro cubierto de verrugas y, por supuesto, una escoba con simbología fálica son signos que dominan nuestro pensamiento cada vez que solemos pensar en una.

Esos aquelarres en los que existía el descontrol total entre cánticos, encantamientos y orgías para unirse con el diablo, sólo podían ser proclamadas por una mujer, puesto que la unión perfecta las hacía las portadoras de la feminidad ideal para concebir y por supuesto, ser el recipiente para la semilla diabólica que quisieran depositar. 

inquisicion brujas
Su persecución nos parece absurda en la actualidad. Vivimos con la creencia de que fue durante la Edad Media –esa triste época en la que la razón no tenía cabida– cuando se prendía fuego sobre una mujer viva para liberarla de los pecados y mandarla al infierno, pero en realidad, fue un poco después de la Edad Media, en pleno Renacimiento, cuando se empezó a castigar con severidad a las brujas con la llegada del Papa Inocencio VIII.

"Si muere, podemos estar seguros de su inocencia y si sobrevive, es una bruja" una frase que suena graciosa en los Simpson pero que resulta más atinada que cualquier otra en la vida real. Las mujeres que eran perseguidas, sometidas e interrogadas en esa época, en realidad, sólo tenían una clara característica en común: tal como lo refiere Umberto Eco en su libro "Historia de la fealdad", el único rasgo que todas compartían era su limitada belleza. No todas estaban obsesionadas con el diablo, ni siquiera estaban locas o habían cometido herejía: sólo eran feas.

En 1692 el peor crimen de todos se cometió en Salem: 19 personas fueron asesinadas en la horca por sus "hábitos" de hechicería. Nunca se tuvo un motivo real y los juicios no pudieron corroborar ninguna acusación pero la histeria colectiva de un pueblo sumamente religioso logró controlar a la ley para hacer lo que deseaban. En Salem todos se vigilaban entre sí, vivían con la sospecha y el suspenso de ser culpados de cualquier cosa. 

Pero a pesar de los intentos por querer erradicar la influencia de las brujas, su figura o aquello que muchos aseguraban que profesaban, su imagen ha sobrevivido hasta nuestros días, no sólo como parte del imaginario colectivo sino como una referencia clave para diferentes obras de arte y literatura. Shakespeare, Goethe o Lovecraft fueron algunos de los escritores que retomaron su figura para hacerlas protagonistas de los horrores de aquellos personajes principales atormentados y en la pintura, seguro recuerdas las obras de Goya, cuyo impacto es enorme pero no el único.

El aquelarre 1820 - 1823 pinturas de arte

"La primera lección del aquelarre" (1880)
Louis Maurice Bouvet de Monvel 

Una vieja instruye a la joven en las lecciones de hechicería que más tarde le servirán para invocar al diablo. Desnuda y con sólo un manto cubriendo su pubis, sostiene una escoba, común para simbolizar el pene. En el suelo un cráneo termina de dar el toque lúgubre a esa habitación que parece en ruinas. 

la primera leccion del aquelarre brujas
-

"Okabe" (1844)
Utagawa Kunigoshi

La piedra del gato de Moriko estaba en la villa de Okabe. Cerca de ella, se dice, existe una bruja que le da la bienvenida a mujeres jóvenes para que pasen la noche en su casa. Una vez que están adentro, las mata y se las come. Como existen muchos gatos en el lugar, algunos asumen que la bruja es un gato con forma humana. 

okabe la bruja
-

"El vuelo de las brujas" (1797)
Francisco de Goya

Menos famoso que otras pinturas negras del pintor español, en esta, tres personajes con faldas, un enorme sombrero y el torso desnudo, inflan el cuerpo de un hombre sin ropa. Sus ojos, oscuros y sin vida, lo dicen todo, ya no puede escapar. Debajo, un hombre es atormentado por los ruidos de esos pequeños seres después de alcanzar la cima de la montaña, mientras, otro cubre su rostro y cabeza para protegerse de la luz de esos seres y mientras, con sus manos hace la higa española –introduce el dedo pulgar entre los dedos índice y corazón para ahuyentar al mal de ojo. El burro, como un signo de la ignorancia que Goya utilizaba a menudo, se encuentra al fondo en la oscuridad.

el vuelo de las brujas goya
-

"La bruja de Endor haciendo emerger el espíritu de Samuel" (1783)
William Blake

El primer rey de Israel, Saúl, quería ganar la guerra contra los filisteos y le pidió consejos a Dios. Al no obtener respuestas, pidió buscar a una mujer con el poder de la adivinación: la bruja de Endor. Disfrazado, el rey fue a ver a la mujer capaz de contactar a los muertos, la bruja invocó al profeta Samuel para el rey pero la profecía que le dio no sería de su agrado: perdería su reino a manos de David y que moriría muy pronto. 

la bruja de endor levantando el espiritu de samuel
-

"Bruja cabalgando al revés de una cabra" (1500)
Alberto Durero

Caracterizado por sus litografías de seres horripilantes, Durero retrata una escena poco común. En lugar de que los ángeles sostengan a la virgen, como suele verse en las imágenes del medioevo, son obligados a sostener a la cabra y la bruja que parecen no preocuparse de nada. Sin fuerzas para luchar contra el demonio, los ángeles están más que devastados ante lo que parece ser el triunfo del mal contra el bien.

alberto durero bruja cabalgando
-

"Macbeth y las tres brujas" (1855)
Théodore Chassériau

"¡Que hierva el caldero y la mezcla se espese!", uno de los diálogos de las brujas de Macbeth, mismas que entretejen el destino de quien, aseguran, será el rey. Las tres convierten a Macbeth en un títere del destino. Antes de 1590, según Luz Aurora Pimentel, especialista de la UNAM, las brujas inglesas eran mujeres viejas, hostigadas por una sociedad que las creía una amenaza. Eran rechazadas, temidas, humilladas y acusadas de arruinar la vida comunal pero en Macbeth, las brujas son autónomas que se ubican en un no-lugar y un no-tiempo que plantean acertijos llenos de paradojas.

macbeth y las brujas
-

"La bruja" (1649)
Salvator Rosa

El pintor napolitano Salvator Rosa es también llamado "el pintor de las brujas", quien en muchas ocasiones fue acusado de formar parte de la llamada "Compagina della Morte", dedicada a matar a quienes creían, poco honorables del reino español. Sus pinturas, siempre oscuras, resultaron parte de ese pensamiento sobrenatural que lo acompañó desde joven. En esta obra, una mujer vieja, con su cuerpo flácido y desnudo, sostiene una rama con fuego en una mano y una esfera en la otra. Los colores cálidos acompañan al lienzo mientras un cuerpo pequeño y que parece muerto se postra en la parte trasera de la bruja. Delante, algunos cráneos y huesos adornan el suelo mientras ella se arrodilla y agoniza. 

la bruja
-

"Brujas yendo al Sabbath" (1878)
Luis Ricardo Falero

Luis Ricardo Falero basó su obra en los contornos femeninos y lo fantástico y oriental, por lo que no es de extrañar que sus obras contengan elementos demoniacos y de hechicería en cualquier momento. Las brujas dede Falero lucen estilizadas y desnudas para componer un equilibrio cromático bastante hermoso. 

sabbath falero



Así como las brujas fueron interpretadas por diferentes artistas, desde pintores hasta escritores, el diablo también se convirtió en un símbolo de las pinturas más populares de todos los tiempos. Estos ejemplos se convertirán en tus peores enemigos a la hora de la oscuridad, da click aquí para ser testigo de las horripilantes pinturas del diablo y si quieres algo aún peor, puedes basarte en estos libros para invocar al demonio esta noche.




Referencias: