Arte

Arte y mercado inoxidable, el rostro de Jeff Koons

Arte Arte y mercado inoxidable, el rostro de Jeff Koons

El representativo artista se ha distinguido desde siempre por conjugar arte y mercado en su trayectoria. Este es su trabajo.



Jeff Koons ha sido conocido por su forma de concebir el trabajo artístico y sus esculturas que coquetean con el pop art y el kitsch. ¿A qué se deben estos dos aspectos? Puede que mucho sea consecuencia de su anterior trabajo como corredor de bolsa y esto facilite su buen ojo para la publicidad, para lo vendible, para la producción en masa de su obra, y para lo deseado por el público. Los espectadores han encontrado en esto un conflicto entre las actividades propias del arte y una mala imagen en torno a comerciar con él; pareciese entonces que, de acuerdo a críticas negativas al respecto, el artista debería huir del mercado pues no se considera esa otra faz de las prácticas contemporáneas. 


A lo largo de su prolífica carrera artística, Koons ha sabido identificar la belleza del mundo que nos rodea, un mundo cotidiano, casi llano; y ha hecho de él eje medular de su obra como una propuesta que hace visible a la cultura consumista americana cual fuente de inspiración, y a la que, de manera paradójica/satírica, le vende estos objetos de fascinación mercantil. Este mismo escándalo del mercado y el arte es la (gran) obra en sí. 


jeff koons


Puede que resulte un tanto extraño ver a un artista que haga de su labor artística un comercio tan obvio, pero recordemos un poco a The Factory y las líneas ideológicas/argumentativas de Andy Warhol. Además, Koons estudió pintura y se licenció en Bellas Artes por el Maryland Institute College of Art antes de ocupar un lugar en Wall Street. Ya una vez vuelto a su verdadera formación, comenzaron inmediatamente los revuelos con su particular forma irónica/burlona de exponer asuntos sociales o políticos de la cultura popular, del consumismo. Para alcanzar este nivel de crítica al que él siempre aspiró, comenzó a utilizar elementos cotidianos y de mínimo valor.


Jugando con la instalación y algo que se llamó arte Neo Geo, a mediados de los años 80, Koons comenzó a exponer en solitario, dando a conocer su nombre como una garantía de calidad y propuesta. También incursionó en el mundo de la publicidad y realizó algunas ilustraciones (anuncios) para marcas muy reconocidas o selectas. No era la primera vez que un artista lo hacía pero fueron notorias entonces sus relaciones o facultades empresariales, así como su inserción en un mundo al que justamente criticaba. Era casi un infiltrado. 


jeff koons


Desde entonces y hasta ahora, se comenzaron a ver en su producción todo tipo de objetos característicos de la clase media y popular, los cuales ayudaron a dar ese sentido de burla hacia la publicidad y a la sociedad del espectáculo. Entre sus obras más controversiales y que ejercieran esta crítica al pensamiento efímero e inútil de la satisfacción, la fama y el estilo de vida, se encuentran las fotografías explícitas de él mismo teniendo relaciones sexuales con Cicciolina, su ex-esposa. 


Más tarde llegaría su fascinación por el metal inoxidable y el dotarlo de una movilidad aparente, de una flexibilidad ligada a la fantasía que nos hace perder en reflejos de luz. La propiedad espejística que se guarda hasta hoy en su obra son características que le han dotado de sello como artista plástico. 


jeff koons


jeff koons


De igual impacto pop, es reconocida su colección “Banality” que exploró la transmaterialidad de los íconos y la plastificación del espectáculo. Esta serie suele considerarse como un auge en su discurso kitsch, a pesar de que él mismo comenta, nunca se ha interesado por esa corriente. La producción de Koons siempre se enfocó, y lo sigue haciendo, de manera primordial en la experiencia estética y las interacciones del público con las obras; muestra de ello es su célebre perro de flores, “Puppy”, y las esculturas/instalaciones con objetos inflables. Acercamiento de la vida cotidiana y el mal gusto a las salas de exposición y sus discursos sobre lo inútil y lo nimio.


Hasta la fecha, su trayectoria ha sido criticada en repetidas ocasiones debido a esa impresión banal, superflua, que proyecta; y porque sus prácticas de apropiación han ido a tal extremo, que se ha visto envuelto en demandas jurídicas. Sus objetos-globo, que continúan con su fijación metálica, probablemente sean sus máximas cartas de presentación; aunque mucho se ha intentado por críticos y detractores el demeritar su trabajo para quitarle el gran nombre del que goza por estas piezas.


jeff koons


jeff koons


Su vigencia es incuestionable y se posiciona al día de hoy como uno de los artistas más cotizados y mejor vendidos en el mundo del arte. El juego y la diversión que sugieren estas piezas recuerdan aquellos momentos de alegría, de infantil desapego a las cosas más que por esos artículos que hacían el día, sólo por el gusto de que estén cerca. 



***


Te puede interesar:


10 artistas que revolucionaron el arte en el siglo XX


Arte kitsch: más allá del mal gusto


Referencias: