INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Ático: el proyecto mexicano que busca guardar la historia a través de la conservación y la restauración de bienes culturales

26 de febrero de 2018

Cultura Colectiva

Ático está formado por artistas visuales, restauradores y diseñadores industriales que se encuentran en capacitación y aprendizaje continuos

La civilización humana, tal como la conocemos hoy, no podría ser explicada sin la presencia del arte en distintos niveles. Irónicamente su libertad radica en nuestra incapacidad de encerrarlo en la flamante jaula de un concepto, misma que vemos reflejada en sus formas, sus colores, su discurso y en el mar de ideas y emociones que transmite a sus interlocutores. Sin embargo, es una función específica la que ha convertido al ente artístico en uno de los componentes indispensables de la vida en sociedad: es un testigo inmortal. De ahí la importancia de iniciativas y proyectos como Ático.



Siglos enteros de ideologías, prácticas, deseos, sentimientos y símbolos conforman una fascinante estructura del pensamiento humano que no podía pasar inadvertida para el único lenguaje humano capaz de estimular varios sentidos al mismo tiempo. ¿Y a qué se debe la inmortalidad del testigo artístico? A la íntegra conservación de sus materiales e ideas, que debe su existencia a la aglomeración de distintas disciplinas encargadas de entenderlo, valorarlo y protegerlo a través de los años. Es así como la conservación juega un papel importantísimo en el ente cultural y artístico a nivel mundial, ya que de ella depende que, por un par de minutos, una máquina del tiempo lleve al espectador a épocas lejanas y descubra, por medio del artista y de su obra, la riqueza del espíritu humano y su compleja forma de describir ese preciso instante en el que vive.



Gracias a la conservación de bienes artísticos y culturales y a su propio fortalecimiento técnico, académico y metodológico, actualmente podemos contemplar la majestuosidad de sitios que alguna vez se erigieron como robustas ciudades y capitales de antiquísimos imperios, así como los lienzos más bellos que, en otras épocas, sólo estaban destinadas para el goce de las altas esferas de poder.

Para ser un guardián del arte es necesario conocer sobre su creador, su historia y su contexto a fin de, finalmente, decidir el tipo de intervención que va a requerir: un tratamiento ligero o terapia intensiva. Toda esta pasión por los relatos que guardan numerosos objetos fue la principal causa del nacimiento de Ático, un colectivo multidisciplinario especializado en la conservación y restauración de bienes culturales.



Ático surge como un grupo de jóvenes de diferentes entidades de México, apasionados por preservar todos aquellos objetos con valor histórico, artístico y social, labor que les ha permitido participar en la protección y en el rescate de la estética original de los objetos que intervienen. El colectivo está formado por artistas visuales, restauradores y diseñadores industriales que se encuentran en capacitación y aprendizaje continuos, participando en maestrías y diplomados especializados en intervención de colecciones e historia del arte moderno y contemporáneo.



Para alcanzar los objetivos de los diferentes proyectos de intervención en los que participa, el equipo de Ático lleva a cabo una serie de actividades previas a la intervención, como el registro, investigación y análisis de la obra. Posteriormente se dictamina si la pieza va a requerir de conservación preventiva, como aplicar distintos procesos y empleo de materiales para detener el deterioro de la obra, o restauración, cuando necesita limpieza química o integración de nuevos elementos a su composición original. Todas estas medidas siempre son tomadas en función de las necesidades de la pieza y respetando su valor histórico como parte del patrimonio de la nación.



Toda esta titánica labor de intervenir una obra no termina ahí: Ático también se encarga de la preservación de las piezas intervenidas al relacionarse directamente con su entorno y al diseñar espacios para su almacenaje, exhibición y transporte. Los proyectos que Ático ha llevado a cabo abarcan desde la conservación y restauración de documentos históricos, esculturas de diferentes materiales y pinturas, hasta retablos de iglesias y pinturas murales.



El paso del tiempo es inevitable, y ése es uno de los principales retos que enfrenta un país como el nuestro que exhala al mundo riqueza cultural; un país que emana historia en cada rincón de sus entidades. Ático ha aceptado el reto: ha decidido convertirse en un guardián de nuestras raíces. Para comunicarte con Ático, puedes acudir a su página oficial en Facebook o contactarlos vía el correo electrónico rcatico@gmail.com.

***

Sigue apoyando la labor y el talento emergente de las iniciativas y proyectos independientes. Escucha la música de Max Alder.

TAGS: Arte clásico Arte moderno Historia del arte
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Razones por las que los polos opuestos se atraen Los 10 países que más pornografía vieron durante el Mundial 20 datos curiosos de la vida de Luis Miguel que no aparecieron en la serie 7 consejos de maquillaje para no verte pálida si eres morena 8 consejos para aprovechar Pinterest al máximo si quieres mejorar tu estilo 12 cosas que arruinan tus selfies y debes evitar en tu Instagram

  TE RECOMENDAMOS