NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Pinturas eróticas del hombre que fue acusado de promover la pedofilia

8 de diciembre de 2017

Julieta Sanguino

Balthasar Klossowski incluso pintó a otros pintores como André Derain en poses seductoras al lado de niñas.



La pintura El sueño de Teresa, del artista Balthasar Klossowski, mejor conocido como Balthus, ha sido acusada de promover la pedofilia y romantizar la sexualización de una niña. A pesar de que existe una petición online que recaudó más de 10 mil firmas en menos de una semana, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York ha rechazado retirar la pieza de más de 80 años de antigüedad.




Todo comenzó cuando la agente de recursos humanos de una firma de finanzas, Mia Merrill, lanzó la petición y la difundió por Twitter: le pido al MET que retire la pieza de arte que es, sin duda alguna, la romantización de la sexualización de una niña. Si eres parte del movimiento #metoo o alguna vez has pensado sobre las implicaciones del arte en la vida cotidiana, por favor, apoya este esfuerzo».



Balthus vendió uno de sus primeros trabajos a Pablo Picasso y tenía grandes amigos de diversas instituciones artísticas como el MoMA. Su carrera parecía en ascenso instantáneo; sin embargo, aunque era un provocador, su arte logró ser sólo una llamarada que poco a poco se extinguió.




De padres polacos, Balthus conoció de muy joven a artistas como Pierre Bonnard y André Derain y a escritores como André Gide y Rainer María Rilke, muchos de ellos le ayudaron a crear una carrera profesional exitosa y con los contactos necesarios para triunfar.





Piezas tranquilas y sigilosas de escenas interiores de la vida cotidiana pero con un toque de inexplicable erotismo que nos hace cuestionar la realidad, nuestros principios, educación y todo lo que creíamos permisible. A pesar de que lucen rozagantes y tranquilas, podemos decir que si hay algo que no podría entrar en la descripción de las imágenes de Klossowski es comodidad.



Aunque por muchos años su trabajo fue justificado como una obra que intentaba reflejar la verdad y evocar la rareza de la adolescencia, muchos de sus detractores acusaban a sus piezas de tener guiños irrefutables a la pedofilia. Al parecer, aunque esto se sabia por muchos años se mantuvo en silencio para que sus piezas pudieran ser exhibidas en diversos recintos artísticos sin ningún problema.





Así, exhibió su obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1956 y más arde hicieron diversas retrospectivas a su trabajo en otras instituciones como el George Pompidou Centre en París 1983 y el el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York en 1984. También fungió como director de la Academia Francesa en Roma de 1961 a 1977 y recibió el Praemium Imperiale por la Asociación de Arte Japonesa por continuar pintando.








TAGS: Sexualidad Arte moderno Historia del arte
REFERENCIAS:

Julieta Sanguino


Subeditora General

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El sonido de la muerte: la razón por la que no duele morir según la ciencia Los 10 peores hábitos de higiene que una mujer comete Razones por las que en México se trabaja más pero se paga menos 3 razones de Avelina Lésper para afirmar que el arte contemporáneo es un fraude 5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre

  TE RECOMENDAMOS