Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena

Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena

Por: Beatriz Esquivel -

Sigue estos 9 consejos para comenzar a pintar en el aire libre y olvídate de la pena o vergüenza de los ojos ajenos.

Resulta difícil imaginar la mayoría de los paisajes y cuadros impresionistas sin pensar que sus autores en su momento estuvieron frente a los mismos lugares que retrataron, observándolos detenidamente incluso hasta por horas. 

La pintura al aire libre fue una práctica relativamente común y popularizada por estos artistas, llamada por el francés plen air, aún es practicada por algunos de los artistas actuales y contemporáneos, y es que en realidad la idea de salir al aire libre a pintar con mayor luz solar y hasta aire fresco en ocasiones puede ser mejor que pintar al interior de un estudio con luz limitada y el penetrante olor de los pigmentos. Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena 1Manet, Almuerzo sobre la hierba, 1863. / Foto: Wikimedia Commons.

Lee más: La belleza femenina y el impresionismo en las acuarelas de Edna Stradioto

Sin embargo, pintar al aire libre representa un gran reto, además de cierto nivel de pena pues llamará la atención de más de un transeúnte, así que si te interesa, sigue estos consejos que te harán la tarea mucho más sencilla. 

Crea un kit para el aire libre 

Si es necesario haz una lista con todos las herramientas y materiales que debes llevar contigo cuando pintas, esto te ayudará a no olvidar nada en tu estudio. Si te es posible y en particular si pretendes salir con regularidad tu kit puede ser exclusivo para tus salidas, así siempre estará completo y sólo deberás reemplazar todo lo que se te acabe. 

No te precipites en la ubicación 

Querer pintar desde el primer instante puede ser tu peor aliado, así que tómalo con calma y analiza si lo que tienes enfrente realmente lo quieres plasmar en tu lienzo. Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena 2Claude Monet, Impressión: soleil levant, 1872-1873. / Foto: Wikimedia Commons.

Lee más: Prostitución y favores sexuales: el lado oscuro de las bailarinas de Degas

Escoge tu caballete

Cuando se trata de la pintura plen air, menos es más, en particular cuando se trata del peso. Sin embargo, considera que hay distintos tipos de caballetes como el francés que cuenta con espacio para que almacenes tus brochas y pinturas. Del mismo modo, considera aquellos que son capaces de transportar un lienzo fresco. 

Considera una mesa de artista 

Estas cajas suelen ser mucho más pequeñas y cuentan con un pequeño atril en forma de caballete, no obstante, a diferencia de otros, no tiene patas, por lo que deberás acomodarlo sobre tus piernas o conseguir una pequeña mesa en la cual recargarlo. Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena 3Renoir, La Balançoire, 1876. / Foto: Wikimedia Commons.

Puedes improvisar 

Y experimentar con otro tipo de soportes, existen tripoides que pueden sostener tablas más grandes sobre las que puedes colocar el lienzo. Considera tu presupuesto y los lugares que visitarás para decidir qué opción es mejor para ti. 

Lee más: 10 artistas famosos que sufrían ceguera y otros problemas oculares

No te olvides de una mesa 

O en su defecto accesorios “clip-on” que te ayudarán a sostener los materiales y herramientas que ya no uses mientras pintas, eso te evitará tener que ponerlos en el piso constantemente o incluso colocar sombrillas u otros objetos que te cubran del sol —en caso de que sea demasiado—. Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena 4Joaquín Sorolla, Paseo a orillas del mar, 1909.

Tampoco olvides una silla

En particular para esos momentos en los que tus pies o espalda se cansen, así podrás seguir pintando, mientras descansas de estar de pie. 

Lee más: Cómo distinguir entre Monet y Manet, los dos genios del Impresionismo

Agua y bocadillos 

No importa a dónde vayas, tener agua para hidratarte y algún bocadillo para matar el hambre es esencial en tus salidas. 

Tras esto, estarás más que listo para darle inicio a tus pinturas e ir adecuando tu kit según lo que creas cada vez más necesario. Consejos para pintar al aire libre como lo hacían los impresionistas y sin pena 5Max Liebermann, Las terrazas de flores en el jardín de Wannsee, 1916. 

Te podría interesar: 

Los escenarios reales de los cuadros más famosos del mundo
20 ilustraciones para entender la belleza de la proporción áurea
11 obras de Hokusai que no son 'La gran ola de Kanawaga'

Referencias: