Arte

De disfraces y feminismos: La obra de Maria Ezcurra

Arte De disfraces y feminismos: La obra de Maria Ezcurra


“Las imágenes del arte pueden ser convincentes sin ser objetivamente realistas”
Ernst H. Gombrich, La imagen y el ojo


Maria Ezcurra (Argentina, 1973) es una artista que con su obra señala las uniones y separaciones que existen entre lo público y lo privado, y se auxilia de la ropa para hablar de temas como la condición de la mujer contemporánea, sobre identidad, el hogar, etc. Ezcurra utiliza el cuerpo como lienzo para expresar y criticar una situación que sigue vigente en todas las sociedades. De manera muy poética, a través del recurso del disfraz, Ezcurra elabora su discurso.

A primera vista una imagen cómica; en segunda instancia, una obra que rompe tabúes al pretender que bajo su efecto, la mujer, desde la posición de espectador reconozca una situación y fuera de sentirse proyectada o relacionarse con ella, pueda detectar que existe un problema con esta representación. 



gacp_burral_gr
Burral
(Guardarropa del ama de casa perfecta),  2004-08, 50 x 60 cm

Vemos en esta serie titulada "Guardarropa del ama de casa perfecta" el uso de telas, a la mujer vestida de/siendo mantel, aistente/plancha y sofá. Los materiales que usa son suaves, delicados, pero a la vez, son sinónimo de cocina, de cotidianidad, de objeto y mueble. A partir de su obra se puede interpretar un discurso feminista al tomar elementos u objetos del ámbito de lo cotidiano, del hogar, y desprenderlos de su función original y de su uso para llenarlas de un contenido simbólico muy fuerte. Todo esto se remata con el cuerpo de la artista, mujer, insertándose en la misma obra.

Podría decirse que de cierto modo la artista hace ready-mades con su propio cuerpo; es decir, toma objetos cotidianos y los adapta a sí misma para generar de esta manera un discurso.

 

  MariaEzcurra55
Manditel
(Guardarropa del ama de casa perfecta), 2004-08, 50 x 60 cm.

 

Las telas, y por lo tanto la ropa, así como los accesorios, tienen el poder de transformar, de liberar o someter; de marcar, dar poder o por lo contrario quitarlo: son capaces de generar estereotipos, poner etiquetas. Ezcura conoce el poder la ropa y lo adapta a lo largo de su trayectoria. Algo que es tan simple y cotidiano como levantarse y vestirse, se lleva al límite en su obra, en la que vemos que con su vestimenta o disfraz, ella transgrede, limita, estereotipa y a la vez rompe estereotipos. Es irónica la manera en que la artista “desviste” o “devela” una situación privada y colectiva, vistiéndose y apropiándose de ella. Como dice Joanne Entwistle, el vestido recubre al cuerpo y se constituye en una herramienta más para transformarlo y proporcionarle un sentido de identidad. Actúa como una especie de interface entre el individuo y el mundo social, estableciéndose como un punto de encuentro entre lo privado y lo público.[1]

gacp_guardapolvo_gr
Guardapolvo
, 2004-08

Arthur Schopenhauer dijo que “el cuerpo nos permite conocer algo esencial del mundo y de nosotros mismos”.[2] La introducción del cuerpo real en la obra, junto con el disfraz, permiten que Ezcurra realice una crítica social y denuncie situaciones domésticas mientras desvanece los límites entre fantasía y realidad al objetivar las diversas situaciones con un fuerte realismo que se puede detectar a pesar de la carga irónica.

gacp_cormisa_gr
Cornisa, 2004-2008

***
Referencias:

[1]
Entwistle, Joanne. El cuerpo y la moda, una visión sociológica. Barcelona: Paidós, 2002, p.25

[2] Mejía, Iván. El Cuerpo post-humano en el arte y la cultura contemporánea. México D.F.: UNAM: 2005p.31

 http://www.mariaezcurra.com/


Referencias: