Arte

Del diván al pincel

Arte Del diván al pincel

“Las frías aguas del arte y las aguas calientes de la ciencia” - S. Dalí

 

El psicoanálisis serían las aguas tibias, pues aunque la pretensión inicial de su creador, el Dr. Sigmund Freud, era hacer del psicoanálisis una ciencia, esta intención no llegó a concretarse nunca.
 

 

La estrecha relación de pasar de un diván al pincel, tiene su base en que no habría un Dalí sin un Freud; es decir: el psicoanálisis es la base de un surrealismo, ambos fascinados por la psique humana.

 

Ya sea con uno u otro la expresión es usada como terapia, buscando indagar en lo más profundo del ser humano.

 

 

Sin el psicoanálisis, André Bretón tal vez no hubiera escrito en 1924 el denominado Movimiento Surrealista; su creador hace el Primer Manifiesto Surrealista con base en un familiarizado psicoanálisis freudiano. Esta relación estrecha con el diván, le vino durante la Primera Guerra Mundial en un centro psiquiátrico donde se recibían evacuados del frente con transtoros mentales, allí fue donde pudo experimentar los procesos de investigaciones psicoanalíticas, anotación de sueños y asociaciones que contituyeron su primer material surrealista.

 

 

Desde su fundador hasta sus más representantes expositores, fue el psicoanálisis una de las teorías que más sedujeron a los surrealistas, pues es a través de este campo artístico que se explora el inconsciente, los sueños, la locura, los delirios y las fantasías.

 

 

Las regiones psíquicas exploradas por Freud serían consideradas por los surrealistas como el reverso de la lógica. Admitían que la razón puede darnos la ciencia, pero la creación está en manos de las artes, pues crear nunca puede ser provocado por el pensamiento consciente. 

 


Referencias: