Arte

Dr. Atl, el maestro del aeropaisaje

Arte Dr. Atl, el maestro del aeropaisaje

Dr. Atl fue uno de los maestros indiscutidos de las pinturas de paisajes que representan el lado más salvaje, a la vez que hermoso, de la naturaleza.

Fue el maestro de los grandes muralistas mexicanos: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, a quienes transmitió sus ideas impresionistas obtenidas de su visita por Europa, especialmente a la Exposición Universal de París, en 1900. A inicios de esa década comenzó a ser conocido como Doctor Atl (agua, en náhuatl), bautizado por el escritor Leopoldo Lugones, y así se colocaría en el imaginario artístico como uno de los pintores y escritores mexicanos con un gusto muy especial por los volcanes.


post-image


Gerardo Murillo es el nombre real de Dr. Atl, un artista multidisciplinario: pintor, escritor, doctor, profesor, caricaturista y vulcanólogo, quien nació el 3 de octubre de 1875. Durante el gobierno de Porfirio Díaz obtuvo una beca de mil pesos para hacer estudios en Europa. En Roma estudió Filosofía y en París, Derecho, pero fue en el viejo continente donde se empapó de las ideas artísticas renacentistas, sobre todo de la pintura mural. A su regreso a México, ingresó a la Academia de San Carlos para hacer trabajos de conservación, además de convertir al lugar en su estudio. “El agitador”, le llamaban en la Academia por su oposición a los tradicionales métodos de enseñanza artística.


post-image


De regreso en Europa fundó la Liga Internacional de Escritores y Artistas y el periódico Action d'Art, en Francia, en los que difunde sus teorías pictóricas y sociales. Volvió a México en el marco del centenario de la Independencia de México y tomó parte activa en la política al simpatizar con Venustiano Carranza y unirse al movimiento constitucionalista. Con la influencia de éste estuvo al frente de la Escuela Nacional de Bellas Artes (San Carlos) y pudo implementar reformas en los planes de estudio. Con el asesinato de Carranza fue relegado de su puesto y comenzó una intensa publicación de libros y productos editoriales que él mismo ilustraba con retratos, desnudos femeninos, montañas y volcanes. Fue presidente de la revista de la Liga de Escritores de América (1926). 


post-image


Como artista, en la década de 1930 se dedicó a la generación de retratos y paisajes, los que le darían reconocimiento en los años posteriores. Tras la amputación de una de sus piernas decidió volar por encima del paisaje para obtener una visión más amplia del lugar, a esto le llamó aeropaisaje. A Dr. Atl se le reconoce la invención de los atl-colors, una pasta compuesta de cera, resina y petróleo con la que se podía pintar sobre papel, tela o roca. 


post-image


Es bien conocida la afición que el artista tenía por los volcanes, misma que lo llevó a escalar el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, además de presenciar el nacimiento del Paricutín, el que documentó con anotaciones y pinturas, de esto resultó el libro: Cómo nace y crece un volcán: el Paricutín (1943). Otra de sus aportaciones fue la proyección de una ciudad cultural llamada Olinka, en el cráter de un volcán cercano a Puebla. En la esfera artística se le reconoce como un pintor paisajista de la escuela de José María Velasco, quien fuera su maestro. Dr. Atl falleció el 15 de agosto de 1964 en la ciudad de México; sus restos descansan en el Panteón de los Hombres Ilustres.  


Referencias: