Arte

El arte: una aptitud del ser humano

Arte El arte: una aptitud del ser humano

  
Para muchas personas, una obra de arte debe contar, a priori, con una serie de características y propiedades, las cuales le hagan tener un valor especial y destaque, por aquellas, sobre el resto de las cosas. La importancia que se le da a esas características y propiedades, no obstante, va modificándose conforme el público cambia su horizonte de expectativas. La calidad y/o la habilidad de ejecución de una pieza, por ejemplo, que si bien tienen relevancia a la hora de ser juzgadas por el público, no constituyen lo esencial para determinar un objeto como obra de arte. Al menos, esta es una de las cosas que nos ha enseñado el arte contemporáneo. 

Una fase fundamental en la aceptación del arte contemporáneo se produce cuando el público es capaz de reconocer, tras una búsqueda personal e íntima (o inducida), una serie de cualidades que un objeto aparentemente no posee. La calidad de los materiales o los medios empleados no destacan y la ejecución, vista como algo aislado, podría ser ordinaria o industrial… es otra cosa lo que hace que nos llame la atención. 

1. Dan Graham. Irene Villen
Dan Graham, Girls Make-up room, 1998-2000. Fotografía: Whitney Museum of American Art.

 
El arte tiene la habilidad de producir en nosotros un efecto que puede venir motivado por diversas circunstancias, ya sea por su condición como documento histórico, su utilidad para expresar otras realidades, comunicar y reflexionar, sus características formales, su simbología, etc. 

2. James Turrell Irene Villen
James Turrell, Skyspace, 2008. Fotografía: Florian Holzherr.

 
Durante el siglo pasado y a través de una búsqueda conceptual, el arte quedó ligado a los campos de la experiencia. E. H. Gombrich, en Meditaciones sobre un Caballo de Juguete (1963), nos convencía de que la obra de arte la hace el público. En Estética y Hermenéutica (1964), H.G. Gadamer destacaba la relación entre el espectador y la obra, y sus consecuencias o efectos. Se llegó a la conclusión de que una pieza concebida como artística, por sí sola, no es relevante: es necesario que el observador la construya. Si falta alguno de los dos elementos (sujeto – objeto) el arte no existiría. En Verdad y Método (1977), Gadamer nos explica que el modo de ser del arte es juego y es al jugar cuando se obtiene la experiencia estética. El arte es un ejercicio recreativo sometido a reglas variables que tiene lugar por medio de la relación de unión entre un individuo y un objeto artístico. 

Otros teóricos del arte como Arthur Danto, José Jiménez, Martin Heidegger, Wolfgang Iser o Nelson Goodman han tratado desde diferentes puntos de vista la ontología del arte como fruto de la relación anterior. Un asunto que, según han estudiado Vygotski, Vigouroux, y otros autores, atañe al cerebro como conjunto.

Dan Graham, James Turrell, Anish Kapoor, Martin Creed o Loris Gréaud son algunos de los artistas vivos que más han trabajado la relación arte - público. 

3. Dan Graham Irene Villen
Dan Graham, Triangular Solid with Circle Inserts Variation F, 1989-2006 Fotografía: Sarah Blum.

 
Graham destaca por sus híbridos o pabellones que combinan escultura y arquitectura minimalista, y donde se implica activamente al espectador por medio de su reflejo. Su trabajo profundiza en la percepción de un espacio cambiante gracias al movimiento del espectador.

4. James Turrell Irene Villen James Turrell, Akhob (Agua Pura), 2013. Fotografía: Florian Holzherr.

 
También Turrell trabaja con el espacio, pero en esta ocasión el espectador entra en la obra de arte donde, a través de luz y color, es cautivado por juegos de percepción, contrastes e ilusiones ópticas. 

5. Anish Kapoor Irene Villen
Anish Kapoor, The Cloud Gate, 2006. Fotografía: Donald McLean (2010 Chicago Photo Contest).

 
Kapoor realiza esculturas abstractas hechas principalmente con piedra y acero inoxidable, con superficies muy pulidas parcial o totalmente, y plástico. Suele dotar a sus obras de una gran dimensionalidad, juega con las superficies cóncavas y convexas y, por medio de reflejos deformantes o superficies que actúan a modo de agujero negro, consigue captar la atención del espectador.

6. Martin Creed Irene Villen
Martin Creed,  #965 Half the air in any given space, 2013. Fotografía: Jennifer Coyne Qudeen.

 
Creed reduce su obra al mínimo, eliminando de sus trabajos todo lo que no es esencial. El aire, la luz y los espacios vacíos son recurrentes en su obra. Este artista británico fue Premio Turner en 2001 con su obra No. 227, The lights going on and off, creando una gran controversia.

7. Loris Grenaud Irene Villen Loris Gréaud,Does the angle between two walls have a happy ending? 2013. Fotografía: Punta Della Dogana.

 
Gréaud es un artista francés que crea instalaciones a gran escala conjugando arquitectura, música, iluminación y vídeo. Sus facetas son varias aunque en todas ellas destaca el objetivo de ofrecer una fuerte experiencia sensorial al espectador. Does the angle between two walls have a happy ending? de 2013 es una instalación concebida específicamente para Punta della Dogana. Ninguna imagen puede hacer justicia a este espacio de ciencia ficción, donde una luz blanca intensa y brillante aparece por sorpresa cegando al espectador que, a su vez, está siendo manipulado por el espectro de Shepard, una ilusión acústica de curva descendente infinita. 

Estos son algunos de los artistas que mejor han sabido manejar el efectismo como gancho para establecer una relación de dependencia entre público y obra de arte. Se han preocupado por hacer una búsqueda de nuevos modos con los que impactar al espectador y de alterar los espacios en los que éste se mueve. Es casi imposible evitar sentir una atracción especial por algunos de sus trabajos, rodearlos, acercarse y experimentarlos.

8. Anish Kapoor Irene Villen
Anish Kapoor, Sin título, 2011. Fotografía: Eddie Mulholland.

 
Poder ver de otra forma los objetos o formar parte de infinitas realidades es el resultado de una aptitud del ser humano a la que llamamos arte.



*** 

Fuentes:

Gombrich, Ernst Hans. Meditaciones sobre un caballo de juguete, Madrid, 2003.

Gadamer, Hans-Georg. “La ontología de la obra de arte y su significado hermenéutico” en Verdad y método I, 7ª edición. Salamanca 1997, pp. 142-181.

Gadamer, Hans-Georg. “El juego del arte” en Estética y hermenéutica, Madrid 1996, pp. 129-137.

Jiménez, José. Teoría del Arte. Madrid, 2002.

Heidegger, Martin. “El origen de la obra de arte” en Arte y Poesía, Madrid, 1995.

Goodman, Nelson. “¿Cuándo hay arte?” en Maneras de hacer mundos, Madrid 1990, pp. 87-102.

Vigouroux, Roger. La fábrica de lo bello. Barcelona, 1996.


Referencias: