El caminante sobre el mar de nubes como ícono del romanticismo alemán
Arte

El caminante sobre el mar de nubes como ícono del romanticismo alemán

Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

8 de enero, 2016

Arte El caminante sobre el mar de nubes como ícono del romanticismo alemán
Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

8 de enero, 2016


Una imagen evoca, es testigo mudo y testimonio, tal como lo hace“El caminante sobre el mar de nubes”, pintura representativa del romanticismo alemán, de Caspar David Friedrich, llamado el "pintor del paisaje del alma". Friedrich es considerado uno de los más grandes exponentes del paisaje simbólico en el arte europeo, es un atrevimiento que busca exaltar y apelar a nuestra sensibilidad, con una era en la cual el corazón se pone por encima de la razón.

Las imágenes son más que ilustración, podemos entenderlas como voces que remiten a una época y representan testimonios. A través de ellas podemos leer la vida de una época y penetrar en sus costumbres, estados de ánimo, relaciones sociales, ideologías; pero también, si nos permitimos el viaje en el tiempo, despiertan en nosotros emociones, sentimientos. Por ello, la imagen puede ser depósito de memoria, pasada y revivida desde el presente. La pintura del romanticismo alemán es representativa de una cualidad que Baudelaire expone como esa mezcla entre técnica y humanidad:

"El romanticismo no se halla ni en la elección de los temas ni en su verdad exacta, sino en el modo de sentir. Para mí, el romanticismo es la expresión más reciente y actual de la belleza. Y quien dice romanticismo dice arte moderno, es decir, intimidad, espiritualidad, color y tendencia al infinito, expresados por todos los medios de los que disponen las artes".

El caminante sobre el mar de nubes

Si las imágenes son más que ilustración, voces que remiten a una época, representan testimonios. A través de ellas podemos leer la vida de una época y penetrar en sus costumbres, estados de ánimo, relaciones sociales, ideologías; pero también, si nos permitimos el viaje en el tiempo, despiertan en nosotros emociones, sentimientos. Por ello, la imagen puede ser depósito de memoria, pasada y revivida desde el presente.

Mar

La obra de Friedrich emerge de una época en la que las pasiones desbordadas y la naturaleza salvaje son un grito que se niega a la rigidez de la modernidad, al raciocinio como medida absoluta de la voluntad humana. Friedrich tenía la habilidad de convertir el paisaje en un medio para reflejar estados psicológicos de ánimo y emociones. La maestría de su obra lo ha convertido en un ícono del romanticismo alemán, en la imagen funde un estado interno y externo de ánimo.

Mondaufgang-am-Meer

La figura de un hombre frente a un mar tempestuoso, que contempla un territorio áspero sobre un risco  en el que se despliega una nube de agua. El paisaje coincide con estado interior, un espíritu revuelto y brumoso como las mismas olas del mar. Esta imagen evoca a los espíritus aventureros del siglo XVIII, que ansiaban descubrir el mundo, abandonando la calma para aventurarse a nuevos lugares, a veces inhóspitos. 

Friederich. Maenner_mondaufgang_meer

En la obra se vislumbran a lo lejos las montañas, esos lugares que parecen inaccesibles e inalcanzables; la mirada se extiende a territorios sin límites, contempla el mar, montañas,  glaciares, justamente representaciones de espacios imposibles de conquistar, representación de una naturaleza salvaje imposible de dominar, como pretendía la racionalidad moderna. Espacios de grandeza, de experiencia de infinito, crudos para la naturaleza humana, en los cuales se templa el espíritu y se permite aún la experiencia de encuentro del hombre con una experiencia espiritual.

Caspar_David_Friedrich Mar

El romanticismo busca la autenticidad de un mundo que critica la planificación excesiva del mundo:

“Hasta las ásperas rocas, las grutas musgosas, las cavernas irregulares y las cascadas desiguales, adornadas de todas las gracias de lo salvaje, me parecen mucho más fascinantes porque representan más genuinamente la naturaleza y están envueltas de una magnificencia que supera con mucho las ridículas falsificaciones de los jardines principescos [1]".


Caspar_David_Friedrich_Bosque

*

Te puede interesar:

El movimiento romántico a ojos de Degás

El romanticismo de William Bougereau



***

Bibliografía:

[1] Shafetsbury, “Ensayos morales”.


Referencias: