Arte

El origen del Surrealismo (parte 1)

Arte El origen del Surrealismo (parte 1)

Un movimiento artístico de grandes dimensiones como el Surrealismo, fue posible gracias a una serie de eventos políticos y sociales que colocaron a los artistas en un estado de incapacidad para explicar la catástrofe universal de la condición humana, pues la Primera Guerra Mundial puso en jaque los principios de la modernidad que tanto se habían enaltecido en el Futurismo y Constructivismo.

https://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/286102_400.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/gabo2.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/naumgabo.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/tatlin_monument.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/tatlinrelieve.jpg


Los conflictos entre el arte y la cultura de masas, y los cimientos tradicionales de la producción artística contra el aparato de reproducción técnica (la cámara fotográfica) fueron evidentes en el retrato, pues por un lado éste era una herencia pictórica que ponía de manifiesto el genio artístico, y por otro, los artistas hicieron lo posible por trazar con mayor énfasis el realismo. Algunos pintores se enfrentaron a la convicción de que su función era suministrar formas privilegiadas de conocimiento, y ante la cuestión técnica, ¿dónde quedaba el verdadero genio? Ya desde entonces las técnicas antiguas, el arte puro y libre alejado de la industrialización empezaba a verse con nostalgia.

El Dadaísmo coincidió con la crítica a la modernidad tradicional y la adopción de un nuevo  “arte” de vanguardia y tecnología. En Berlín fue un proyecto politizado y sus ejes oscilaban entre la crítica del arte burgués y el modelo de propaganda activista.

El fotomontaje en esta época cobra fuerza al representar el deseo de construir un nuevo objeto artístico, efímero, sin valor histórico pero que estuviera situado en la intervención y la ruptura, retomando la yuxtaposición del cubismo, la fractura y la fragmentación.

https://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/1919_dada_folyóirat.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/1919.20-RAOUL-HAUSSMANN-The-Art-Critic-318-x-254mm-TATE-Modern-London.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/1919-1920_a_gyönyörű_lány.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/1920_elasticum.jpghttps://img.culturacolectiva.com/content/2014/02/11_32.jpeg.jpg
Raoul Hausman, John Heartfield

En febrero de 1896 nace André Breton, y muy pronto la poesía ocupó un lugar central en su vida pues la guerra lo volvió escéptico ante la ilusión. En 1919 las piezas que reunió bajo el título Monte de Piedad  rebasan la cuestión de formas, y los fines del acto poético son puestos en tela de juicio a la vez que responden a un orden de la sociedad. Por ello la importancia que le atribuye al descubrimiento de la escritura automática proviene de que le permite resolver el conflicto entre la necesidad de la palabra como testimonio de actitud ante la vida y la inaceptable condición humana.

Esta práctica de escritura nació de la observación de los estados de semisueño y de aplicación libre del método freudiano de las asociaciones espontáneas, que consiste en anotar el monólogo del pensamiento tal como llega al espíritu fuera de los controles: razón, lógica, moral, gusto, que son lo que orientan la actividad mental.

PicsArt_1391785634840
Referencias:

 Arte desde 1900 escrito por Hal Foster, Yve-Alain Bois, Rosalind E. Krauss, Benjamin H. D. Buchloh
André Breton Antología (1913-1966) Selección y prólogo Marguerite Bonette


Referencias: