El pastelazo contra Avelina Lésper y el circo mediático del arte en México

Viernes, 10 de agosto de 2018 16:19

|Alejandro Rodríguez Castillo
pastelazo contra avelina lesper

Quizá Avelina Lésper, ¿por qué hoy se habla tanto de ella? ¿qué la convierte en una de las críticas de arte más respetada u odiada? ¿Qué sucedió en torno al famoso debate que terminó con un pastelazo contra su crítica?



Comenzó con un grafiti atrás de la sala Ollin Yoliztli, un grafiti que probablemente fue ignorado por muchos, menospreciado o incomprendido; sin embargo, logró llegar a su fin último, destacó entre otros muchos y dio su mensaje a su receptor directo: "¡Avelina Lésper me la pelas!".



pastelazo contra avelina lesper 1



Lésper, la columnista del periódico Milenio, la polémica que acapara la atención en los blogs de arte, colocó los reflectores en el tema del arte urbano. La famosa crítica de arte decidió fotografiarse junto a la pieza y subir una nota a su blog personal, la cual fue publicada el 11 de julio del 2018. En esta retaba a un diálogo abierto entre ella y los autores del grafiti. Desde ese momento el tema se volvió viral en la comunidad artística… ¿y en el medio del espectáculo?


En el espacio de “Dispara, Margot, dispara” —un programa de revista (magazine) que se transmite por la cadena de MVS—, Avelina Lésper hizo público su invitación al debate con los grafiteros, no sin antes llamarlos infrainteligentes que demarcan su espacio con estupidez. El circo, maroma y teatro era secundado por los anfitriones de dicho programa, sus aduladores sugerían a los grafiteros "rayarse las nalgas". A partir de ahí todo se volvió confuso y contradictorio. Primero dijo que los autores del grafiti, quienes firman como Mufo y Neon (sic), aceptaron debatir; luego resultó que no. Después un colectivo convocó a no asistir al evento por las ofensas que sí existieron, aunque ella las negó. Y entre sí y entre no, sólo sabíamos algo: el 4 de agosto, Lésper estaría en El Museo de la Ciudad de México.


pastelazo contra avelina lesper 2



Llegó el día del evento esperado y, después de dimes y diretes, resultó que al evento asistieron Guillermo Heredia S.R. Niuk, grafitero capitalino veterano del street art mexicano, y Eblem Santana, artista gráfico y tagger. Nombres importantes para la defensa del grafiti en nuestro país, quienes se sentaron junto a Avelina Lésper y casi no fueron mencionados en espacios noticiosos anteriores o posteriores al famoso debate. 


El evento se desarrolló de forma desorganizada, los expositores se interrumpían entre sí y parecía que no llegaban a ningún sitio. Aunque debo reconocer que, al menos, la mayoría de las voces de expositores y asistentes fueron escuchadas. Al término sucedió algo deplorable, pues Avelina Lésper fue atacada física y verbalmente cuando alguien le arrojó un pastelazo. Quiero aprovechar este espacio para manifestar mi postura en contra de la agresión física detestable y absurda. La violencia física nunca será un argumento de debate. 



pastelazo contra avelina lesper 3



Los agresores sólo lograron que Lésper hiciera ver a la comunidad grafitera como violentos e intolerantes. Ahora el espectáculo se enfoca en el pastelazo contra Avelina Lésper, fue de lo único que ella habló en entrevistas posteriores y le dedicó el tema principal en su blog. Avelina, desde su propio discurso, se convirtió en una víctima de los intolerantes criticados, a lo que hay que sumar que no sabemos si los atacantes eran grafiteros o simples provocadores. Parte de la ironía que siempre acompaña a Lésper: aquella que denigra, insulta y decide con su voz casi divina qué es arte y qué no lo es, ahora se le quiere censurar y perseguir. Estos atacantes violentos sólo lograron desviar la atención del tema central en el debate: la discusión en torno del grafiti. De qué se dijo o cómo se dijo en El Museo de la Ciudad de México se habla poco o nada en los medios, ese era el punto medular y objetivo del escándalo.

 

Aquel sábado, Lésper se enfrentó a dos expertos del grafiti y a muchos asistentes que también sabían y defendieron el tema con bastantes argumentos. Todos ellos resaltaron diferentes ejes importantes del grafiti: cánones y herencia, simbolismo, teoría del color, entre otros puntos. Así como en la pintura al óleo, la acuerela, la tinta china, entre otros, se expuso que el grafiti es una técnica más del arte plástico y así como existen grandes artistas, también hay creadores mediocres. Quienes resaltan son aquellos que toman la técnica y hacen algo fuera de lo común. 


Por otro lado, Lésper mantuvo su postura de que el grafiti simplemente es un acto vandálico y defendió su discurso insostenible. Para ella, el grafiti no es contestatario porque es apoyado por el gobierno pero deja fuera a aquellos que aún lo hacen de manera ilegal; defiende la libertad de expresión pero no deja a los grafiteros expresarse; encasilla el grafiti en simples bombas sin expresión ni objetivo, sin embargo existen piezas que obedecen a un contexto y los ejes antes mencionados de simbolismo, teoría del color, cánones, etcétera. Aquí compartimos una pieza original de un artista callejero que firma como “Piensa”, una clara crítica al evento de los 43.



pastelazo contra avelina lesper 4



Más que discutir si el grafiti es arte o no, podríamos discutir cuáles piezas son realizadas bajo los cánones del grafiti. Según Avelina Lésper, existen piezas realizadas con talento y que sí deberían ser expuestas por la ciudad. ¿Entonces esas piezas son arte o no? ¿Dejan de ser grafitis y se convierten en murales? Si se respetan los ejes mencionados aquí (cánones, herencia, teoría del color), si existe una mimesis y se produce una catarsis, ¿estas piezas son o no son arte? ¿O es que acaso es arte sólo si le gusta a Avelina Lésper?   


**


Estas son las razones por las que Avelina considera que el arte contemporáneo es un fraude.


Alejandro Rodríguez Castillo

Alejandro Rodríguez Castillo


  COMENTARIOS