Humberto Busto presenta "Retablo Antiviral", una reflexión en tiempos de pandemia

Humberto Busto presenta "Retablo Antiviral", una reflexión en tiempos de pandemia

Por: Abril Palomino -

Esta interesante serie fotográfica demuestra la creatividad que surge de la crisis


Bien se dice que la crisis es un momento de completa reinvención e innovación, es un momento en el que a pesar de las vicisitudes, de la angustia florece la creatividad. Ahora, en pleno 2020, cuando el futuro nos ha alcanzado, han surgido expresiones artísticas de lugares insospechados, que intentan darle la vuelta aun mal que paralizó al mundo por casi un año (hasta ahora): la pandemia de coronavirus.

  Relacionadosandra-hernandez-y-su-serie-cuarentona-en-cuarentenaarte'Cuarentona en Cuarentena', la serie fotográfica de Sandra Hernández

  Relacionadoel-desayuno-la-obra-de-miguel-cascoarteEl desayuno II, un menú de sensaciones corporales

Humberto Busto es un artista interdisciplinario, es mayormente reconocido por su trabajo actoral en producciones emblemáticas como Amores Perros, El Chapo, Diablero, entre muchas otras, pero también se ha desempeñado como director y ahora, artista visual. Humberto, en colaboración con Michel Omar y la Compañía de Teatro Ghetto, aprovechó este espacio en el tiempo para explorar los espacios públicos y su conexión con el espíritu “creativo/teatral”, realizando acciones con burbujas de acrílico, en un contexto bastante futurista y a la vez contemporáneo. De este proyecto nació una serie fotográfica, la cual invitan a una reflexión sobre el momento que se vive en todo el mundo respondiendo las siguientes preguntas: ¿De qué manera podemos hacer contrapeso frente a las imágenes negativas de la pandemia?, ¿cuáles son las posibilidades que tenemos para reivindicar nuestra fuerza interior frente a la furia de información?, ¿cómo crear un imaginario lúdico que vincule diversas capacidades curativas ante el virus? Así lo explica Humberto Busto:

«Yo tenía muchas ganas de introducirme lo digital y decidí hacer uso de las burbujas para construir una serie de imaginarios que representaran un cierto empoderamiento inmunitario, psicológico y emocional frente a la catástrofe y la angustia de la amenaza perenne del virus. Cada una de las fotografías fue trabajada durante meses entre ambos, convirtiéndose el proceso en un intercambio sorpresivo y siempre lúdico y transformador, para perfilar su concepto concreto».  

Esta iniciativa surgió a partir de un ejercicio situacionista propuesto por la Compañía de Teatro El Ghetto donde se mandaron construir diversas burbujas de acrílico para realizar acciones en público que volvieran a crear vínculos de confianza con el espectador. Humberto formó parte de la iniciativa, sin embargo, por las políticas de confinamiento estrictas vividas en su estancia en Bogotá (donde pasó la cuarentena), decidió utilizar el mundo imaginario detonado por las cápsulas para realizar una  acción de vinculación emocional a través de la fotografía, así que invitó al diseñador de vestuario colombiano Sebastian Romero y al artista visual Michel Omar con el objetivo de unir fuerzas en un proyecto colaborativo. La obra de Michel Omar se caracteriza por mostrar imágenes gráficas y narrativas usando metáforas, simbología, cultura pop y ficción en una mezcla de fotografía, arte digital y video. Su influencia y estilo se puede apreciar claramente en el Retablo Antiviral.

Durante varios meses, Humberto y Michel estuvieron trabajando a distancia a partir de material fotográfico real con el primero como modelo y realizando la concepción de cada fotografía de manera digital gracias al trabajo de segundo.  Entre los dos, fueron descubriendo las posibilidades implícitas en cada imagen y las transformaron en una serie de cuadros alrededor de diversas disciplinas y metodologías de sanación: desde los aspectos religiosos universales provenientes del latín NIL SINE DEO (nada sin Dios), pasando por la iconografía de San Francisco de Asís, la geometría sagrada, la curación tecnológica numérica y el aspecto militar/metafórico asociado a la lucha contra la pandemia y el insistente interés mediático en la destrucción y la enfermedad. 

Las imágenes logradas forman un retablo en su conjunto que pretende apostar visualmente a la búsqueda de una iluminación interior que permita seguir transitando este periodo tan complejo de la historia de una manera lúdica y llena de apertura. A continuación compartimos la serie fotográfica de Retablo Antiviral acompañada de algunos comentarios de Humberto Busto.

Futurabilidad

Humberto Busto, futurabilidad

«Aún entre datos y algoritmos, la sensación que queremos comunicar es la de reconocernos como extranjeros en nuestra propia tierra, para partir de ahí a la búsqueda de lo sagrado, lo oculto, lo bello, lo natural. Lo que aún desconocemos y que es una potencia infinita».

La imagen catastrofe

Humberto Busto presenta Retablo Antiviral, una reflexión en tiempos de pandemia 1

«El concepto de esta fotografía recae en la ausencia de política como interés en el individuo con sus preguntas y malestares. Una lógica del beneficio que no mira consecuencias. La transformación de nuestro mundo surgirá de la elucubración sensata sobre el verdadero sentido de la vida. Necesitamos recuperarnos. En esos momentos de caída libre, aún es posible vociferar la llama. Ese pequeño animalito revoloteando cerca del ojo derecho, que practica la gracia y la esperanza hacia un cauce más lúcido y menos desquebrajado. Abrazarnos socialmente para que la entrada en la catástrofe no sea la nuestra. Sino por el contrario, sea la forma más viva de cruzar el umbral y seguir peleando por lo que creemos justo, bello y sano. En medio de esa tierra desértica, nos acompañaremos. Hay algo nuevo que está creciendo bajo nuestros pies. Es hora de no olvidar para qué puede servir tanto dolor y tantas lágrimas».

Nada sin Dios

Humberto Busto, nada sin Dios

«Aunque yo en particular no estoy relacionado de manera clásica con el mundo católico, siempre he estado en comunicación con él. Ya sea en mi educación infantil o, ahora, a través de su iconografía y su historia que siempre tienen algo interesante que aportar. En estos momentos de la vida, donde la reclusión ha sido nuestra obligada afrenta me he volcado nuevamente a la idea del “proceso medieval”. Ese que hace una impugnación al tiempo lineal producto del neoliberalismo. Ese tiempo que permite que cada acto artesanal sea la prisa autoflagelante del resultado óptimo inmediato. En ese sentido, me he acercado nuevamente a la idea monástica. Partiendo de esa sensación, puedo compartirles esta imagen que me sirvió particularmente cuando llegué al inevitable y común momento (que seguro a muchos de ustedes les pasó) de sentir que me había infectado. NIL SINE DEO se convirtió en mi mantra a media noche mientras imaginaba la destrucción absoluta del bicho antes de que llegara a tocar mi espacio vital. La invitación es a sentirnos protegidos aún en medio del terror informático y los intereses coyunturales de esta pandemia».

  Relacionadoquien-es-la-artista-floria-gonzalezarteConsejos de una artista para sobrevivir una cuarentena

  Relacionadomontserrat-martinez-la-artista-mexicana-en-cuarentenaarteLos rituales de cuarentena de Montserrat Martínez

Geometría sagrada

Humberto Busto, geometria sagrada

«La capacidad que tenemos como seres humanos para transmutar el desastre es inexplicable, pero siempre latente. Cuando iniciamos Michel Omar y yo la serie de fotografías de este retablo partimos de una frase poética de Hölderlin: “Allí donde el peligro crece, crece también lo que salva”. No todas las consecuencias de lo que pasa son agradables ni mucho menos. Pero una buena opción sería no negar la imagen-catástofre. Aceptar de frente la interrupción para verla positivamente, no solo con lo que nos quita sino por lo que también se nos abre. En esta imagen decidimos encapsular al bicho por razones ontológicas. No destruirlo como un enemigo, sino cristalizarlo para su inspección. Verlo y atravesarlo. Convertirlo en un aliado durante la búsqueda del sentido [...]Reconociendo que somos finitos atravesaremos el infinito. Si estamos en la oscuridad, toda la existencia estará a oscuras. La meditación significa transformar lo inconsciente en clara conciencia. Esta imagen es una invitación a reenfocar nuestra visión. Jung reclama que quien mira hacia afuera sueña y quien mira hacia adentro despierta. Creo firmemente en esa razón. Digamos no al cálculo. Conectemos con las fuerzas fundamentales que sustentan nuestra materia. Imaginemos que somos siempre parte del Cosmos. Repensemos qué sucede dentro de esa caja oscura del cerebro humano cuando con una nueva mirada veamos las figuras y formas coloridas que danzan entre las estrellas, entre nuestras células. Una nueva escucha de gratificantes sonidos interestelares. Nuestra frustración presente quizá esté en nuestras miradas, no en las cosas. El silencio del Universo es nuestro aliado».

San Pachito Anti-covid

Humberto Busto, San Panchito Anti-covid

«Siempre he sentido fascinación por las historias y las figuras de los santos. El drama de su existencia, el sacrificio, las revelaciones, el júbilo y su muerte siempre extática. En particular, San Francisco de Asís. Los votos de humildad y pobreza de San Pacho lo fortalecieron frente a la vida aún en medio de problemas físicos cada vez más graves. Enfrentando también con determinación el resquebrajamiento de la nobleza clerical convertida en despilfarro y soberbia. Sabemos que la pandemia nos ha hecho bajar la cabeza. Nos ha doblegado para acercarnos a lo que verdaderamente nos conforma. La distopía que se convirtió en nuestro mal sueño forma parte de la tragedia capitalista también. Nos devela algo podrido que estaba debajo de nuestros modos de operación. Es entonces cuando se nos presenta su contracara, la utopía, con formas de inmanencia o rastreos de lo posible. ¿Cómo pensar otros futuros accesibles que vayan en contra de la imaginación consensuada? ¿Cómo desactivar el dispositivo para generar un nuevo modo de representación?».

Tecnología de la conciencia

Humberto Busto, tecnología de la consciencia

«En esta ocasión nos inspiramos en la teoría numérica de Grigori Grabovoi. Esta “tecnología de la conciencia” está basada en la idea de que mediante la concentración en una combinación específica de números se puede ayudar a curar enfermedades o condiciones relacionadas. Apela a la capacidad de nuestra alma para regenerarnos celularmente. El mundo, ahora, es prácticamente un conjunto de objetos de información. Todos nos conectamos por datos o canales informativos. Según este académico ruso, por alteración en las conexiones se puede cambiar también nuestro sistema de manera holística [...] Sirva esta fotografía como manifiesto en contra de la impotencia. La poética no es un cúmulo de decisiones poéticas, sino una contemplación activa y constante del mundo. La futurabilidad está en el reaprendizaje. Nuestro cuerpo también nos escucha. Habitémoslo. Seamos su aliado y no su verdugo. Como diría Heidegger: “Solo si somos capaces de habitar, podemos construir”».

No olvides seguir las cuentas en Instagram y Twitter de @michelomar, @sebastian_romero_z y @humbertobusto para conocer más del Retablo Antiviral.

Agradecemos el apoyo y la disposición de Humberto Busto para la realización de esta nota.

*Todas las fotografías son cortesía de Humberto Busto

También te puede interesar:

El efecto de la cultura en las personas

14 fotografías de Mel Nocetti para entender cómo creamos nuestros mejores recuerdos

Fotografías para entender qué tan artificiales somos en la sociedad

Referencias: