Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres
Arte

Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

12 de noviembre, 2018

Arte Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

12 de noviembre, 2018

La obra de Christian Becerra analiza los símbolos que le dan identidad a una sociedad y se pregunta cómo los objetos representan y reflejan políticas de poder.

Si el arte es capaz de impactar desde la primera mirada, la pieza de este artista que enuncia "En este país se fabrican cadáveres" es un ejemplo de esos mensajes directos que cruzan la barrera de la indiferencia. La obra logra trascender la apariencia literal y deriva casi instantáneamente en preguntas sin respuesta: ¿quién los fabrica? ¿no seremos todos cadáveres en un momento? ¿quién opera aquellas máquinas de muerte contemporáneas? ¿cuál es el plusvalor de un cuerpo sin vida? ¿quiénes son las pérdidas anónimas que yacen en fosas clandestinas?


Alrededor de esta obra, tal como sentencia la curadora Fabiola Camacho, rondan esos "fantasmas de todos los cuerpos que fueron víctimas de la maquinaria de muerte durante todo el siglo XX que confirman que la orientación para arrebatar la vida a millones de personas alrededor del mundo son el Estado y, desde luego, la acumulación del capital". Ante esa multiplicidad de lecturas cabe una duda más ¿los fines de los rituales de sacrificio son acaso distintos a la consolidación de un poder con base en la intimidación como arma y condicionamiento?


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 1


En la obra de Christian Becerra hay diferentes ejes conceptuales que han estado presentes en sus obras y procesos, como el simbolismo como iconografía y sus modificaciones en la historia, y ese planteamiento da la pauta para la relectura de las imágenes. Ha trabajado diferentes medios pero en todos la línea que permanece latente es la recuperación de archivos, para llegar a la circulación de la imagen, es decir volver a usar esos materiales para desarrollar las temáticas visibles en su trabajo: la identidad, la migración y la administración del poder en la sociedad.


"Yo les llamo archivos arqueológicos contemporáneos a esos archivos que aunque tienen una caducidad, siguen circulando como documentos y referencias simbólicas". Christian Becerra

Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 2


Al explorar la naturaleza arqueológica de los símbolos ha creado piezas en torno a los archivos que mantienen una iconografía históricamente valiosa como los billetes, actas de nacimiento y pasaportes, que le dan identidad a un individuo, una comunidad y un país. En ese sentido la obra de Christian cuestiona esta simbología que suele ser prehispánica pero se mezcla con otra que no es local para darle vida a una identidad colectiva, y se pregunta si esa iconografía realmente nos identifica de manera identitaria, o si nos ha sido impuesta. A la vez, en su obra resulta evidente cómo construimos un discurso nacional a partir de los mártires y la muerte.


La exposición "Todas las cosas deben morir" obtuvo su título por un fragmento de una canción compuesta por George Harrison, en un momento de transición en su vida cuando sufrió la pérdida de su madre, y a pesar del dolor entendió la muerte como un suceso natural, un ciclo en el que todo debe morir para poder volver a ser y que es esa condición efímera la que le da valor a la vida.


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 3


Bajo esa idea de un luto pueden leerse también los objetos, porque todo lo que vemos y tocamos tiene una caducidad. Y esto, en el arte de Christian se relaciona directamente con la utilización de los archivos o los documentos que expiran en su función política pero esa fecha corresponde con su "muerte" material, porque el papel sigue existiendo aunque su valor se haya perdido. Esa noción permite que existan preguntas abiertas como en la propia "en este país se fabrican cadáveres" acerca de la vigencia de la frase, y de la carga sociopolítica que adquiere al acercarnos y darnos cuenta de que el collage está fabricado con actas de nacimiento de los mexicanos desaparecidos. Aunque no se leen los nombres la presencia está latente frente a nuestra mirada, está ahí la certeza del nacimiento que se registró, y su muerte permanece en el misterio sin un documento que la avale ante la ley. Y sin embargo, el dueño de aquél papel no está más.


"En especial este proyecto (Todas las cosas deben morir) nace de un acto político que sucedió en el sexenio de Vicente Fox, cuando en el último desfile militar de su mandato se presentó el primer fusil de alto rango fabricado en México, nombrado "Xiuhcóatl". Aquello me resultó bastante curioso porque es un término náhuatl que significa "serpiente de fuego" y se refiere también al arma empuñada por Huitzilopochtli, dios de la guerra, utilizada para matar a sus 400 hermanos y salvar a su madre". Christian Becerra

Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 4


El nombre de esta arma -ahora utilizada por las Fuerzas Especiales del Ejército Militar- trajo a la mente de Christian la deserción de 40 militares para formar Los Zetas, en un acto de traición que desencadenó masacres y homicidios ejecutados con la misma estrategia militar con la que el gobierno instruyó a los desertores.


Este tipo de relaciones son constantes en esta exposición que desvanece la banalización actual tristemente impuesta a las desapariciones forzadas, feminicidios, y matanzas históricas. Y sin duda, como afirma Christian, el arte contemporáneo también tenía que hablar de esto.


"Siempre trato de hablar de las cosas que veo y las imágenes que absorbo cotidianamente, pero también de darle un sentido poético a través del arte. Si quisiera abordarlo desde una narración o crónica sería a través un medio distinto y lo comprobaría con hechos y cifras reales, pero en este caso al crear imágenes trato de hacerlo de una manera sutil al utilizar el material adecuado para cada proyecto". Christian Becerra

Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 5



En algunas de las piezas de su más reciente exposición, Christian utiliza actas de nacimiento de personas desaparecidas porque le resultó interesante preguntarse cómo un documento que nos da identidad o que representa la existencia de alguien al final puede convertirse en lo único que demuestra que esas personas vivieron, al no existir un acta de defunción. El papel es la único prueba que queda cuando no se encuentra un cuerpo, de que hubo vida.


Una carga simbólica extremadamente fuerte habita las paredes de la galería, y es que la labor de Christian no fue fácil pues tuvo que realizar los trámites necesarios para que el registro civil le diera las actas de nacimiento y los nombres los obtuvo al acercarse a la Asociación Civil Mártires del 68 - asociación que participó en los antimonumentos de Reforma y en el "Memorial Víctimas de la Violencia" ubicado en el Bosque de Chapultepec a un lado de Campo Marte- quienes se han dedicado a generar registros divididos por tipo (desapariciones, forzadas, feminicidios, etc.), Estados de origen y edades de las víctimas. El primer contacto de Christian con ellos fue al ir a tomar fotografías y registrar los datos, pero comenta que hay un sitio web -que ya les han bajado dos veces de la red- donde puedes descargar en versión PDF esos registros clasificados y el documento permanece actualizado.


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 6


A partir de toda esa investigación, la exposición Todas las cosas deben morir presenta cuatro piezas realizadas con las actas de nacimiento, dos de ellas máscaras fúnebres utilizadas en rituales prehispánicos y una pieza central con la frase "En este país se fabrican cadáveres".


Además de una serie de piezas que evocan a los escudos del Ejército Nacional en un juego visual de composición con textiles mesoamericanos. Cuatro piezas en escala de diferentes armas utilizadas por las Fuerzas Especiales y los rangos del Ejército, fabricados con billetes de $1.00 que estuvieron en circulación durante la década de los 40 y tenían la piedra solar al centro. Dicho billete resulta por sí mismo una pieza a explorar, originaria de Nueva York, muy similar al dólar, incluso llegó a confundirse y para evitarlo el reverso se imprimió en color rojo, lo que pictóricamente juega en un contraste complementario de colores. Finalmente, en la exposición también se exhiben dos piezas con base en fragmentos de códices mexicas que narran relatos del inframundo desde la cosmovisión mesoamericana.


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 7


"Cada arma ejecutada con maestría nos hace pensar que nuestra historia íntima, los momentos felices, la angustia personal, todo lo que nos constituye como personas puede ser borrada en cuestión de segundos por ese dios que reclama nuestros cuerpos para aumentar el poder de su llama". Fabiola Camacho, curadora

Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 8


La presencia del documento original en las piezas responde a la intención de Christian por priorizar el contenido a la forma y no presentar objetos vacíos. Al reinterpretar símbolos como las estrellas que podrían ser elementos pop, les da una particular fuerza simbólica al ser su centro la Piedra Solar y rodearles con la serpiente emplumada.


Las piezas de esta exposición se unen en el concepto curatorial del Xiuhcóatl, serpiente de fuego, y la relación entre la muerte ritual y militar presente en México, con herramientas tan letales como el fusil que puede ser utilizado para intimidar y castigar o proteger a los ciudadanos. La pregunta es entonces ¿quién fabrica los cadáveres y quién lo impide?


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 9


Finalmente Christian considera que todo arte es político, desde la postura que uno decide. él se identifica como un artista que aborda problemáticas sociales, geográficas y culturales, más que la política. Su obra es una reacción al contexto, al ser un artista de experiencias que no aborda esos temas como una posición activista sino para generar las preguntas correctas en el México que nos tocó vivir.


¿Existe una necropolítica en México? Christian afirma que sí, como en todos los países. Sin embargo el nivel que ha empleado México es cada vez más preocupante. Y su labor como artista ha sido también comparar esos niveles entre México, Estados Unidos y regiones como las fronteras norte y sur. Para acercarnos a su obra hace falta una mirada crítica y que no esperemos respuestas. pero sí salgamos en busca de muchas preguntas crudas y violentas acerca del país que llamamos hogar.


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 10

_


Además de esta muestra, el complemento de este proyecto se presenta a partir del 22 de noviembre en el Museo de Arte de Sinaloa. Conoce más del trabajo de Christian Becerra en su cuenta de Instagram @becerra.christian y no te pierdas Todas las cosas deben morir en la Galería el 123, ubicada en la Calle Artículo 123, 123 en la Colonia Centro, CDMX, hasta el 30 de noviembre.


Este proyecto se presenta en el marco del proyecto 1 mes, 1 artista que invita cada mes a un artista a exponer, con el reto de abrir el arte a nuevos públicos, revelar creadores emergentes y darles visibilidad. Su meta es ofrecer oportunidades de experimentar y exhibir de manera libre sin límites impuestos por el mercado y crear un nuevo centro neurálgico del arte en el Centro de la Ciudad de México. 


Conoce más en su sitio web el123.mx


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres 11


*

También te puede interesar:


6 obras de arte contemporáneo sobre guerra, activismo y lo podrido de la política

Los artistas del 68 que se revelaron ante el gobierno y cambiaron el arte en México