La exposición a la que debes asistir si quieres entender la depresión
Arte

La exposición a la que debes asistir si quieres entender la depresión

Avatar of Andrea Fischer

Por: Andrea Fischer

2 de enero, 2019

Arte La exposición a la que debes asistir si quieres entender la depresión
Avatar of Andrea Fischer

Por: Andrea Fischer

2 de enero, 2019


A Abraham Villavicencio, agradecida.

El flujo freudiano que discurre detrás del trabajo curatorial de "Melancolía", expuesta en el Museo Nacional de Arte, encuentra su punto máximo cuando el paso del tiempo carnívoro, omnipresente— se entrecruza con esa sensibilidad común a los seres que pueden ver: aquellos que entienden y saben que han perdido una parte de sí, que han dejado de existir aunque sea sólo un poco— por la pena que les abruma el alma, porque se les ha velado el contacto con la realidad, ya que un peso superior a sí mismos les congela la mirada. 

En el segundo núcleo de la exposición, "La noche del alma", se explora la faceta ominosa y perpetua de la experiencia humana: ésa que se desprende de la pérdida, de su reflexión, del sentimiento de abismo a partir de ésta. Pero no se trata de una sola cara del desasosiego inapelable de los seres vacíos, sino de cuatro que resuenan en todos los rincones audibles del entendimiento sensible.

exposición melancolia


Hay límites muy borrosos entre estos cuatro motivos, pues en ellos se aprecian pérdidas materiales y abstractas: aquellas del amor que ya no está, del hijo muerto 
en la cuna, en la batalla, en la locura, del ideal frustrado, de la patria vital que ya no existe y que dirige al ser humano al suicidio. Es un núcleo de duelo, de bilis negra, en fin: del exceso de un malestar temeroso e interminable que viene del destierro del alma de su faceta más dionisiaca.

La selección de obras no es casual: no obedecen un orden cronológico a propósito, pues se intenta contrastar y equiparar a la vez la experiencia melancólica del ser humano a través del tiempo y éste como factor fundamental del duelo, ya que sin su paso no hay que enfrentar más que el instante dolorido que no cesa, que no transcurre, que no termina de existir. Se trata de la herida, pero también del periodo necesario de sanación que no quita por completo el malestar, pero permite un desprendimiento gradual de la carne muerta.

En este núcleo se intenta aglutinar las expresiones melancólicas en su encarnación dolorosa: sus constantes, sus procesos y sus preferencias,
 todo a partir del duelo; sin embargo, no se trata sólo de exponer un mal perpetuo e indomable, sino de proponer una salida plausible a través del enfrentamiento, de la resistencia a la pérdida.
melancolia exposicion

 

Arrepentimiento, traición, virtud que se ha disipado ya: "La noche del alma" presenta un luto sostenido y manifiesto, que no sólo se trasluce desde las lágrimas de los personajes escogidos, sino de sus situaciones, de sus gestos, de la composición de sus espacios. Se trata de una melancolía que se dispersa más allá del cuerpo: el ser sensible es el epicentro, y su entorno, el triste Cáucaso de sus consecuencias; sin embargo, la poética de este núcleo no se limita únicamente al dolor encarnado y disperso de la melancolía: alcanza un estrato mucho más sutil, más clásico, más primigenio que se extiende a la caracterización de los seres que logran ver más allá de la piel, escuchar más allá de lo evidente, entender más allá de la inmediatez.

El segundo núcleo pretende, también, explorar la visión externa sobre los seres acongojados: cómo son percibidos por los demás, cómo se les representa, cómo se les describe y cómo se les experimenta "desde fuera". Es curioso que la fuerza afectiva frustrada que abruma a los melancólicos se entienda desde el exterior como una característica de los seres que han alcanzado un entendimiento diferente, un escape, una locura liberadora.

Tal vez sea por esto que se haya decidido desarrollar el núcleo a partir de los lunáticos, de los abnegados a la realidad, de los que ya no encuentran escapatoria: se pretende un sentir dramático 
casi teatral— que remite al espectador a una caída profunda y tortuosa, a la pérdida más absoluta de la razón. El flujo poético que empezó por la caída de la lágrima lastimera de una madre enlutada, encuentra su final en el abandono categórico de la realidad, que permite encontrar una sensibilidad superior.
sobre melancolia expo

Terminar el núcleo con "Tiresias" de Arturo Rivera, implica reunir todas las líneas, todas las resonancias, todos los sentires y los afectos de "La noche del alma". Tiresias, el profeta de la Grecia Clásica, el mensajero mortal de los dioses olímpicos, el sabio arisco y el ciego sensible. Dice la literatura de la Antigüedad que su rasgo distintivo era justamente ése: el de haber perdido los ojos humanos para poder transmitir el mensaje divino a oídos terrenales.

Es por esto que aparece en diversos textos clásicos como un profeta en contra de la corriente: mientras que los héroes siguen sus necedades, Tiresias sopla sobre ellos una briza iluminadora de augurio, de destino, de razón; sin embargo, nunca se pudo deshacer del aura de locura con el que la gente lo concebía: era un ser que había perdido el contacto con la realidad inmediata para acceder a una superior, renunciando así a su mirada humana. 

Es tal vez por esto que Rivera lo represente como un lunático: se ve al personaje volviendo los ojos velados al cielo con el astro que lo gobierna en un segundo plano. La luna que lo rige implica un contacto humano que se sustituye por uno celestial, superior a las marcas que se dejen sobre la Tierra. Terisias está ensimismado en sus pensamientos, absorto en una dimensión no palpable para el espectador insensible: está completamente comprometido con lo que ocurre dentro de sí, atento a lo que las resonancias arrebatadas y geniales que su astro rector ha de depararle.

expo-melancolia

La ceguera del personaje acentúa el desbordamiento de imágenes que experimenta dentro de sí, en su conexión con un nivel superior que lo libera, que lo sensibiliza, que lo comunica con el Universo. No hay nada más importante que lo que ve, que el eterno presente dinámico que existe dentro de sí. 

La propuesta de "Melancolía" toca fibras reprimidas en la vida cotidiana. Encuentra la ternura de una madre ante la cuna que le pertenecía a su hijo, el suspiro sostenido de un amor inconcluso, el grito ahogado de una aspiración sin exhalar y la visión suspendida de los entes elevados. Se trata de ceguera, la ceguera de los seres sensibles, tan reprimida, tan abandonada, tan dada por hecha por aquellos que no se permiten un sentir un poco más melancólico.
melancolia expo
**

Para conocer más obras que exploran este temperamento, te compartimos las pinturas que te enseñarán que la melancolía se cura con soledad. Además, descubre cómo la religión crea culpa, melancolía y odio.
**

Si quieres ver la exposición de "Melancolía", visita el Museo Nacional de Arte MUNAL hasta el 9 de julio, ya que reúne arte virreinal, moderno y actual en torno a la representación de este sentimiento en el arte, dedicada a todos los melancólicos que encontraron en el dolor una fortaleza para crear. 


Referencias: