Falsos históricos, la arquitectura al desnudo
Arte

Falsos históricos, la arquitectura al desnudo

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

26 de agosto, 2015

Arte Falsos históricos, la arquitectura al desnudo
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

26 de agosto, 2015

En el imaginario colectivo, restaurar un monumento arquitectónico significa renovarlo o reconstruirlo, procurando su conservación y mantenimiento, pero ¿cuáles son los límites entre la restauración, reconstrucción y re interpretación? Muchos de los monumentos que consideramos íconos de una época determinada, en realidad podrían ser restauraciones recientes y no testimonios veraces de la historia que por mucho tiempo nos han contado.

Se les llama falsos históricos a las intervenciones de restauración que restituyen los elementos originales, suplantando el trabajo original del artista, introduciéndose en los aspectos creativos de la obra arquitectónica, transformando su esencia tanto en estructuras como en materiales. Algunas de las causas que culminan en un falso histórico son el poder político vigente y su explotación como atractivo turístico. Hay teorías de la restauración que apuntan a hacer una distinción honesta entre la parte original y la restaurada, y otras que apelan a conservar la esencia de la obra como documento y testimonio de la historia. John Ruskin expresaba que un edificio es como un ser humano que nace, vive y debe morir dignamente. Los puristas de la restauración defienden la conservación del edificio por su valor histórico y estético sin incorporar elementos ajenos a su época de edificación original ni interferir con su composición. Sin embargo, hay teóricos como Viollet Le-Duc que sostienen que “restaurar un edificio no es mantenerlo, repararlo o rehacerlo, es restituirlo a un estado completo que quizás no haya existido nunca”. No es el objetivo de este artículo reflexionar en torno a la originalidad de una obra y su esencia, sino hacer un listado de aquellos edificios y monumentos que no son lo que parecen ser porque, después de todo, un restaurador trabaja para engañar al tiempo desde las apariencias.

Parroquia y Ex Convento de San Juan Bautista, México

No podemos imaginar Coyoacán sin el templo de San Juan Bautista, cuya edificación original data del siglo XVI, pero es en realidad un templo de reciente construcción, pues lo único que conserva de la época virreinal es su monumental fachada plateresca tallada en cantera, el vestíbulo de tres naves y la capilla abierta o capilla de indios ubicada frente al convento. Fue originalmente planeada como la catedral de la Ciudad de México, pues Coyoacán concentró los poderes de la Nueva España durante la reconstrucción de la ciudad tras la conquista de México Tenochtitlán; esa es la razón por la que la advocación del templo es San Juan Bautista, santo de quien Hernán Cortés era devoto. La construcción del convento se inició a cargo de los frailes franciscanos, pero fue la administración de la orden de los dominicos la que terminó el templo. Dentro de la parroquia se conservan retablos de la época barroca; sin embargo, son sus reconstrucciones en el siglo XIX las que le brindan la imagen que conocemos actualmente, ya que las pinturas de las bóvedas y paredes laterales datan del año 1944. Fue en 1921, cuando los franciscanos retomaron el mando del templo y terminaron su decoración con las pinturas que representan pasajes de la vida de San Francisco de Asís, además de la incorporación de vitrales con la imagen de los 12 miembros del primer Colegio Franciscano cuya misión era la evangelización.



Falsos históricosCatedral de Notre Dame, Francia

La catedral gótica más famosa de Francia, y probablemente del mundo, es en realidad una obra neogótica del arquitecto y restaurador Viollet Le-Duc, realizada durante el siglo XIX. El neogótico surgió tras la Revolución Francesa, la que despertó el interés en la historia como símbolo de construcción de la identidad nacional. Durante esta época surgen los museos públicos con la función didáctica de resaltar “lo nacional” en la cultura francesa como símbolo de modernidad. El gótico se convirtió en el arte nacional y en 1844  inició la restauración de la catedral actual. Durante la restauración de Le-Duc se sustituyeron los arbotantes, se introdujo el rosetón de la fachada, se añadió las famosas gárgolas y las torres principales.

catedraldenotredame 


Palacio Real de Berlín, Alemania

Desde 2013 se inició la reconstrucción de este palacio cuya inauguración está programada para 2019. Sus fachadas y patios lucirán como en el esplendor de la era prusiana durante el siglo XV. Edificado bajo mandato de Federico II de Brandemburgo, fungió como palacio administrativo y posteriormente residencial. Entre los años 1921 y 1945 albergó al Museo del Palacio. Durante la Segunda Guerra Mundial sufrió bombardeos y vandalismo. Al término de la guerra se ordenó su demolición por considerarse un símbolo absolutista, y en su lugar se levanta el Palacio de la República Democrática Alemana en 1973. Sin embargo, tras la unificación de Alemania en 1989 es nuevamente demolido por "problemas" de insalubridad. La intención de su reconstrucción es “devolver” a la ciudad su Centro Histórico. El Foro Humboldt, proyecto que ocupará las instalaciones del palacio, será un espacio cultural, museo y biblioteca concebido como un centro de arte mundial y museo de ciencia. Éste es otro ejemplo del poder nacionalista llevado a la arquitectura como propaganda de la ideología e identidad alemana impulsada por sus políticas culturales. Un ejemplo de restauración- reconstrucción con fines de eliminar la memoria histórica de un espacio, otorgando su forma original “ideal”.

palaciodeberlin


Pueblo medieval de Carcassonne, Francia

Es una ciudadela fortificada al sur de Francia. Su arquitectura responde a la de una ciudad medieval del siglo XIII, aunque desde el siglo I A.C. fue  una importante ciudad del Imperio Romano. Carcassonne sufrió daños por las guerras e invasiones y quedó completamente en ruinas hasta su restauración en 1850. Viollet Le-Duc restauró la ciudad en el siglo XIX con materiales no endémicos de la región, y por lo tanto no empleados en la construcción de la ciudad original; además, modificó las torres de las murallas y el castillo que remató con una cúpula de lajas de pizarra, éstas sustituyeron a las torres con terraza típicas de los castillos medievales originales de la zona. Su restauración responde al ideal de la estética neogótica. Carcassonne o Carcasona se inscribió, en 1997, a la lista de Ciudades Patrimonio Mundial por la UNESCO.

pueblodecarcassone

 Globe Theatre, Inglaterra

Es en realidad una reproducción del mítico teatro ubicado a orillas del Támesis, cuna de la escena isabelina donde William Shakespeare montó sus más icónicas obras. El teatro original, construido en 1599, se erigió sobre una planta circular con un escenario rectangular, siendo heredero del teatro en establos al aire libre. Los asientos estaban reservados para la clase privilegiada, mientras que el público general se encontraba de pie junto al escenario. Fue un avance en su estilo al incorporar un balcón central arriba del escenario, específicamente encargado por Shakespeare para la puesta en escena de Romeo y Julieta. Estaba recubierto de madera en su totalidad y el 29 de junio de 1613, luego de un incendió, se redujo a cenizas. Sobre el teatro anterior se construyó uno nuevo que fue sede de la compañía Lord Chamberlain´s Men hasta su clausura en 1642. Fue demolido en 1644 y sólo dejó como testimonio de su existencia una placa conmemorativa. Se reconstruyó en el siglo XX por iniciativa del estadounidense Sam Wanamaker, muy cerca de su ubicación original, y se inauguró en 1997, convirtiéndose en un museo vivo de la literatura dramática inglesa.


globetheatre


Referencias: