Tlatelolco Desmentido es un proyecto artístico que es testimonio vivo de cómo el arte puede fusionarse con la vida real, así como resultar en un esfuerzo colaborativo que sólo puede llevarse a cabo con el trabajo en equipo de un gran número de personas.


Ventanas


-

-

-


El proyecto de Adam Weisman se fragmenta en dos partes: “Ventanas”, la serie fotográfica que acompaña este texto, y un time lapse de la vista exterior de dichas ventanas. En la serie “Ventanas”, el fotógrafo mexicano con formación en la Universidad de Nueva York y el International Center of Photography, retrata varias realidades mexicanas con una simple fotografía de la sala de los departamentos del edificio Chihuahua, que reflejan la intimidad de quienes los habitan de acuerdo a los colores, las formas y los objetos —o la falta de estos— dispuestos cerca de las ventanas.


-

-

-


El centro de enfoque de estas fotos, más allá de los objetos cambiantes que los rodean, es el fondo en el que pueden apreciarse otros edificios del Conjunto Urbano Tlatelolco Nonoalco y sus luces.


La historia de esta unidad habitacional es innegable, edificada en 1964 y ejemplar de la modernización de México. En el corazón de esta súpermanzana se encuentra la Plaza de las Tres Culturas, nombrada así por la convergencia de tres periodos históricos en el mismo espacio: la prehispánica, la española del periodo colonial y el México moderno. Asimismo, está marcada por la matanza del 2 de octubre del 68 —en la que cientos de estudiantes y vecinos por igual fueron masacrados por el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz—, así como el derrumbe de uno de sus edificios tras el sismo de 1985. 


-

-

-


Además de las fotos de la intimidad de las familias y habitantes de Tlatelolco, el timelapse se logró con la ayuda de más de 100 vecinos del edificio Chihuahua, que representan alrededor de 90 apartamentos, los cuales, según el autor, contaban con un guión propio con las indicaciones de cuándo encender y apagar las luces interiores con el fin de coreografiar el movimiento de luces al frente del edificio. Adam Weisman describe en su sitio la idea original de esta pieza:


-

-


«Me equivoqué al pensar que la sospecha, el miedo, la apatía y el egoísmo limitarían la participación, que el proyecto nunca alcanzaría una masa crítica y por lo tanto nunca logrará una coherencia visual. Pero más del 90% de los departamentos del edificio participaron con espíritu de comunidad, fe ciega, y sin poder ver el resultado de sus acciones. Tlatelolco no se puede explicar, no se puede planear, y no se pudo comprobar. Tlatelolco se desmiente».


-

-

-


De esta forma nos encontramos con una pieza irrepetible, de la cual queda un video —que puedes ver enseguida—, las fotos interiores y por supuesto, el sentimiento de colaboración de los vecinos de Tlatelolco, un barrio icónico y la unidad habitacional del corazón de México por excelencia.



**

Encuentra más del Tlatelolco Desmentido y el trabajo fotográfico de Adam Weisman en el sitio web.


*

También te puede interesar:


El niño del edificio Chihuahua y otros fantasmas que aparecen en Tlatelolco

1968: el fuego de las Ideas en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco



Referencias: