Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco

Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco

Por: Beatriz Esquivel -

A través de estos personajes ficticios el pueblo chiapaneco es capaz de perdonar* sus pecados, mientras que Diego Moreno, fotógrafo, es capaz de contar una historia personal.

Panzudos es el nombre de estas criaturas que parecen salidas de un cuento de terror y son parte de una tradición chiapaneca en torno a las celebraciones de la Virgen de la Merced —de ahí su nombre—. Estos seres enormes, con máscaras horripilantes, peregrinan por las calles de San Cristóbal de las Casas.

Originalmente su representación deviene de la figura de los moros, que según la tradición católica y española, eran vistos como los malos, pues históricamente han sido los enemigos a vencer por el control y posesión de territorios, pero principalmente para mantener el control religioso de las zonas. Estas festividades datan de 1637, aunque se estima que la creación de los panzudos, como los conocemos ahora, en realidad surgió hacia la última década del siglo XIX. Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 1

Con el paso del tiempo, la figura del moro dio paso simplemente a la representación del mal y de los pecados. Para ello, las personas que se prestan para representarlos utilizaban almohadas debajo de la ropa para deformar el cuerpo y crear una visión mucho más fea, que es equiparable al mal que provocan. Del mismo modo, el tamaño de cada panzudo determina cuántos pecados debe de expiar. 

Representar a un panzudo no es tarea fácil; se carga de una forma literal y metafórica con las capas de ropa a un ser que supone ser maligno, del mismo modo, a veces el tamaño de cada panzudo hace una referencia directa a los propios pecados de quien lo porta. Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 2

Estas figuras son las que Diego Moreno retrata. Él es un fotógrafo chiapaneco que ha sido acreedor a becas de instituciones prestigiosas como la Asociación World Press Photo, además de ser reconocido por distintos medios y concursos fotográficos como el Premio Iberoamericano de Fotografía POY Latam.Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 3

Bajo el título de En mi mente nunca hay silencio, Moreno nos presenta una serie fotográfica en el que la experiencia personal, la memoria y la tradición chiapaneca se fusionan de manera homogénea. En sus propios términos él explica la razón detrás de estos personajes en las escenas que fotografía: 

«Para mí, “los Panzudos Mercedarios” han venido a representar a los habitantes de mi propio inconsciente y un pasaje hacia otro reino. No son personas reales, yo sé, pero de alguna manera, proporcionan un marco para entender la condición humana. Tal vez, puedo revelar verdades secretas que no son visibles en la vida cotidiana». 

Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 4De esta forma es como Diego Moreno retira a los panzudos de su contexto habitual y los coloca en escenarios meramente domésticos; es decir, se trata del pecado, la malicia, pero también el rechazo que esta concepción del mal provoca en la sociedad hacia algunas personas que si bien no portan el resto del año el traje de panzudo, su situación de vida los hace personas marginadas o mal vistas, tal cual como los moros eran rechazados siglos atrñas. Al traer estas imágenes a dichos espacios entonces se convierte en un esfuerzo para resignificar lo preestablecido y «crear nuevas posibilidades». Moreno también afirma: 

«La idea de un "monstruo" no debe ser espantosa, debe de ser bella; de hecho, nuestro mundo sería seguramente un poco más mágico si estas figuras vivieran entre nosotros». 

Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 5En mi mente nunca hay silencio se convirtió también en un proyecto que implicó un nivel de planeación avanzado, en el que además de planear cada fotografía, era necesario crear cada uno de los vestidos que los panzudos forman. Esto provocó que tomara cerca de 5 años concretar la serie con la ayuda de algunos de sus familiares. 

Sin embargo, el resultado final de la serie, que incluso ha cambiado de nombre, ha sido un retrato fiel del sincretismo y parte de la mística que impera en ciertas regiones de México, donde la tradición se conjunta con un imaginario fantástico que permite que sus pobladores realicen una suerte de catarsis, expíen sus pecados o por lo menos que aprendan a convivir con esos males que tanto rechazan. Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 6

«Para mí es fundamental reflexionar a partir del cuerpo, para comprender la necesidad del afecto, el deseo, los vínculos con el otro, el dolor, la violencia, la muerte; el inconsciente individual y colectivo. He crecido en un entorno culturalmente rico pero a la vez complejo y muy rudo».  

Fotografías de Diego Moreno que representan el terrible pecado chiapaneco 7

Conoce más del trabajo de Diego Moreno en su Instagram

Te podría interesar: 

Fotos de Roberto Hernández de todo lo que se oculta en la noche en la CDMX
Cómo es adorar a la Santa Muerte en Tepito en 14 fotografías de Toni François
Fe, dolor y devoción: fotografías de cómo se vive la Pasión de Cristo en Iztapalapa

Referencias: