GeorgeX, el fotógrafo que retrata al homoerotismo mexicano sin prejuicios ni censura

GeorgeX es un fotografo mexicano que retrata a varios hombres que realzan la belleza de lo que es propiamente mexicano, y la experiencia homoerótica de descubrir el cuerpo propio.


Los estereotipos corporales que imponen los medios que consumimos han sido un problema de décadas que no sólo atañe a las mujeres como suele creerse; estos están profundamente arraigados en nuestra sociedad y pueden evidenciarse hasta en el contenido erótico, incluso en el estrictamente pornográfico que consumimos. 


-

-


La cultura y los rasgos propiamente mexicanos no dan cabida a aquello que los medios muestran como lo prototípicamente atractivo en el mundo gay, y claro, al tratarse de una generalización puede dar cabida a hombres que sí coincidan con el estereotipo. No obstante, la mayoría de los mexicanos, así como el sujeto de esta obra fotográfica, están en la categoría de un hombre promedio —comparados con los que vemos en las películas, revistas y demás imaginería erótica—. Marco es un hombre de estatura media, moreno, de complexión delgada, sin una espalda muy ancha que recuerda a la mayoría de las parejas —sexuales o no— que cualquier mexicano ha tenido. 


-

-


De esto se trata el trabajo fotográfico de George Ramos o también conocido como George X, quien comenzó su proyecto dividido por temporadas, así como por los hombres a los que retrata y las experiencias que tiene durante la sesión de fotos. Este proyecto está predominantemente enfocado a su gusto, hasta obsesión —según sus palabras— por el prepucio del glande.


-

-


Retratar a hombres que tienen complexiones que entran en esa categoría tan amplia y ambigua como lo “normal”, que tienen vello corporal —en ocasiones bastante—, estrías y hasta perforaciones responde a una búsqueda de identidad, no sólo del espectador, sino también de la propia comunidad gay, y también del descubrimiento de su propio cuerpo y de la realidad que nos rodea —es decir, identificar y reconocer la cotidianidad de las personas que nos rodean—, aunque no necesariamente sea estereotípicamente atractivo. 


-

-


En otras palabras, este tipo de trabajo que se inscribe en el erotismo y la sexualidad, también tiene de trasfondo encontrar la belleza en lo propio, en lo mexicano. Así como del disfrute y la sensualidad que representa tanto el hecho de ser fotografiado —como Marco—, fotografiar —como George— y ser observador de ese acto. Pues éste es el fin último de la fotografía erótica, no sólo reconocer lo bello o estético, sino encontrar el placer y también la excitación en los cuerpos ajenos. 


-

-

-

-


«—¿Qué se siente el que te masturbes, que te provoques una erección y que alguien esté viéndote?
—Completamente un extraño, desconocido, enfrente de ti es intimidante. Causa nervio, causa un poco de... pena de queers. La verdad es que siempre va a haber quien le gustes y quien no. Quien concuerde contigo y quien esté en desacuerdo, creo que a a haber alguien que sepa apreciarte y quien no va a apreciar lo que eres, lo que haces, a lo que te dedicas».


-

-

-

-


***

Mira el video de donde hemos extraído la cita anterior, en el que podrás conocer más a Marco, el modelo de estas fotos y un poco del detrás de cámaras de la sesión.



**

Conoce más del trabajo fotográfico y de esta serie en particular de GeorgeX en su sitio


*

También te puede interesar: 


15 pinturas homoeróticas que fueron polémicas y hoy son de culto

Imágenes homoeróticas de la Segunda Guerra Mundial



Referencias: