Arte

Francisco Zúñiga: articulador de la sensibilidad y la sensualidad

Arte Francisco Zúñiga: articulador de la sensibilidad y la sensualidad

Francisco Zúñiga nació en Costa Rica en el año 1912, estudió dibujo, escultura de piedra y grabado en la Escuela de Bellas Artes de San José. Más tarde, en 1936, estudió escultura en piedra en La Esmeralda en la Ciudad de México, donde fue nombrado profesor da la facultad de La Esmeralda y ahí permaneció hasta su jubilación en 1970. En 1972 creó su primera litografía como complemento a su escultura emocionalmente poderosa. Gracias a su trabajo como pintor y escultor, Francisco Zúñiga es "quizá el mejor escultor" de la política mexicana de estilo moderno.

 

 

Sus obras pictóricas se inspiran en el pueblo indígena de Centroamérica, población que el artista aprecia profundamente. Estas piezas muestran la sencillez del ser humano a través de momentos o situaciones únicas llenas de color.

 

 

Además de la pintura, Zúñiga plasma sus conocimientos a través de hermosas esculturas que reflejan un ser humano más simple y sencillo, sin dejar de lado que el manejo de materiales como la piedra, la esmeralda y el ónix, piezas claves para tallar este tipo de esculturas que asemejan seres vivos.

 

 

El trabajo de la escultura humanista y la obra pictórica, no fueron las únicas técnicas a las que se dedicó, pues  tuvo aportaciones a algunas capillas de las mediaciones donde vivía, creando así magistrales esculturas que permanecen hoy en día.

 

 

Con motivo del centenario del natalicio del artista, el Museo Nacional de Arte (Munal) estará mostrando una selección de 32 obras del mismo, la muestra presenta sus trabajos de toda su  trayectoria para que el público pueda tener una mejor comprensión acerca de las obras de Zúñiga.

 


Referencias: