Goya y la obra más creativa de la historia
Arte

Goya y la obra más creativa de la historia

Avatar of Luz Espinosa

Por: Luz Espinosa

22 de junio, 2015

Arte Goya y la obra más creativa de la historia
Avatar of Luz Espinosa

Por: Luz Espinosa

22 de junio, 2015


La creatividad impregna la vida humana. Es la marca de la individualidad, el vehículo de libre expresión, y el motor del progreso en cada esfuerzo humano. A lo largo de la historia, esta capacidad ha convertido a algunos hombres en representantes de cambios artísticos y sociales que hasta hoy se reconocen. Partiendo de esto y su importancia para el desarrollo humano se han generado cientos de preguntas: ¿Es una virtud? ¿Cómo se define? ¿Cuál es la diferencia entre la creatividad en la ciencia y el arte? ¿Puede enseñarse la creatividad? ¿Cuál es el papel de la conciencia en el proceso creativo? ¿De qué manera el público de una obra de arte influyen en su creación? ¿Las grandes obras nos dan una idea de la naturaleza humana?

 
Grito-de-Munch
A partir de estas preguntas se desató una aún más complicada ¿Puede un programa informático medir la creatividad? Hoy se cree que sí y dos investigadores  del Laboratorio de Inteligencia Artificial y Arte de la Universidad Rutgers (EE UU) crearon un algoritmo para medir la creatividad en diferentes obras artísticas. Su sistema de visión artificial cuantifica más de 2 mil 600 dimensiones de un cuadro,  su estilo, si era un paisaje o un retrato y también puede clasificarlo por la luz, el color o el trazo.


 Según el estudio realizado, El Cristo Crucificado, del artista español Francisco de Goya es la obra más creativa de la historia del arte. El algoritmo analizó más de 60 mil imágenes de cuadros y esculturas catalogados en Artchive y Wikiart, realizadas desde el siglo XV y hasta 2010 para crear una enorme red de conexiones entre pintores, cuadros, estilos, épocas. 

Cristo-crucificado-de-goya

Del estudio emergen los nombres de Raphael, el Greco, Durero y, en especial, el de Goya y su Cristo crucificado. La obra puntúa tan alto en originalidad que, aunque su influencia en el periodo posterior fue menor, se encuentra entre las más creativas de la historia de la pintura, al menos para las máquinas.

 Plátanos y pomelo nº 1, pintada por Roy Lichtenstein en 1972, la serie de El grito de Edvard Munch, cumbre del expresionismo, o el germen del cubismo que fueron Las señoritas de Avignon, de Picasso, están entre las obras más creativas de la historia, según este algoritmo matemático.

1434529559_515924_1434677923_sumario_grande


 La máquina no puede saber por qué El Cristo Crucificado no influyó posteriormente, pero la conservadora del Museo del Prado, Manuela Mena, atribuye esto a la estética de la obra, pues muestra a Cristo con una pierna avanzada, eligiendo el momento en el que alza su mirada al cielo  y apenas coloca sangre en su cuerpo, lo que hace más bello al  Cristo de Goya a diferencia del modelo barroco que se empleaba: más dramático y sangriento.

 Diferentes críticos de arte, entre ellos la conservadora del Prado, coinciden en que la máquina no posee la sensibilidad que se necesita para la crítica y el estudio social del arte, pero sí cuenta con estadísticas y números que hacen del estudio del arte algo más objetivo.

  Hay que recordar que el Cristo Crucificado colocó a Goya, desde 1780, en un sitio privilegiado frente a los académicos, su técnica y cada uno de los elemento de su obra le dieron espacio privilegiado en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se le reconoció como uno de los artistas más innovadores de su tiempo. 235 años después de haber creado El Cristo Crucificado, este algoritmo matemático ha elegido a ésta como una de las obras más originales de la historia del arte. Y el juicio de la máquina coincide con el de los expertos e investigadores de Goya.


****

Con información de El País


Referencias: