El misterio de la mujer que, por su desnudo, fue acribillada con un hacha

martes, 13 de junio de 2017 11:33

|Rodrigo Ayala



Reposaba en su lecho con tranquilidad mientras se admiraba en el espejo, tal y como lo hacía todos los días. Su piel rosada y desnuda era tersa, sin rastros de haber envejecido ni un año. El cuerpo igualmente se mantenía con sus formas intactas. Eso la llenaba de profundo orgullo. 

Nada la había perturbado en sus largas décadas de vida. Hasta aquel miércoles 10 de marzo de 1914 en que sufrió el feroz y sorpresivo ataque. Ni siquiera el espejo le ayudó a ver a la mujer que se acercaba por su espalda y le propinó siete dolorosos hachazos que le desgarraron la espalda y los hombros. Su grito fue silencioso, mas no el de Mary Richardson, cuyo odio hacia el sistema la hizo atacar a la frágil mujer nacida en Italia con el objetivo de denunciar su desnudez y los abusos del sistema. Las siete heridas han quedado registradas en la historia como las más inesperadas y traicioneras de cuantas se conozcan. 

“La Venus del espejo” es el único desnudo de la pintura española del siglo XVII. Diego Velázquez, su autor, desafió a la Inquisición española al retratar a una mujer completamente desnuda, contrario a lo que la Iglesia consideraba como correcto. Olimpia Triunfi es el nombre de la “atrevida” que muestra su piel ante los maravillados ojos del mundo, que siguen celebrando una de las obras maestras de Velázquez. Él y ella no sólo concibieron una pintura que ha quedado como una de las grandes obras del periodo mencionado, sino también un hijo de nombre Antonio, de precaria salud y que murió a la edad de ocho.

historia venus del espejo

Según varios historiadores, Velázquez tenía 50 años cuando inmortalizó el cuerpo de la mujer que apenas contaba con 18 o 20 años. Lo hizo justo en su segundo viaje a Italia entre 1648 y 1651. Como tantos datos en torno a la vida del artista español, se desconoce si este cuadro fue el único desnudo que ejecutó. Se habla de otro cuya existencia hasta el momento es tema de debate.

No sólo la Iglesia sufrió al ver el pecado cometido por Velázquez al regalarle al mundo un desnudo de gran calidad. El miércoles 10 de marzo de 1914, la Venus pagó cara su osadía de posar ante el mundo cuando otra mujer la castigó. La obra de Diego Velázquez reposaba en los muros de la National Gallery de Londres cuando una dama de aspecto frágil llamada Mary Richardson irrumpió con un hacha para atacar el retrato de Olimpia Triunfi. ¿Los daños? Siete profundos rasguños a la tela que, por fortuna, no lograron destruir por completo la obra.

historia venus del espejo ataque

Richardson era periodista, sufragista, feminista, amante del arte y rebelde. Ese día, después de una acalorada manifestación en la que se exigía la igualdad social entre mujeres y hombres, que terminó en una violenta represión contra las feministas, decidió manifestarse de una manera por demás radical. Además estaba colérica por el arresto de Emmeline Pankhurst, líder del movimiento Women's Social and Political, Union a la que la periodista pertenecía.

historia venus del espejo mary richardson

Fue así que decidió tomar el hacha y atacar la monumental obra de Velázquez. Resulta curioso que, siendo feminista, no haya decidido atacar una figura masculina. «He intentado destrozar la pintura de la mujer más bella del pasado mitológico como protesta contra los actos de gobierno que están destrozando a la persona más bella de la historia moderna, Mrs Pankhurst", alegó ante la justicia. «La justicia puede ser un elemento que posea tanta belleza como el color o la línea en el lienzo. Mrs Pankhurst tan sólo busca justicia para las mujeres y está siendo lentamente asesinada por unos políticos iscariotes. La destrucción de esta imagen sólo pone en evidencia lo que ellos están haciendo, además del embaucamiento moral y la hipocresía política».

historia venus del espejo pankhurst

Mary Richardson era conocida por su entrega total a las causas feministas de la época. En dos años, había sido detenida nueve veces por llevar a cabo actos de rebeldía, violencia pública y enfrentamiento contra la autoridad. Participó en actos terroristas como el bombardeo a una estación de tren y el incendio a su casa de campo. En uno de esos encierros, comenzó una huelga de hambre que obligó a las autoridades a alimentarla a la fuerza, situación que provocó su indignación.

historia venus del espejo reporte

Su acto contra la pintura le costó seis meses de prisión (la máxima sentencia en contra de daños a obras de arte) y a los museos, algunos días de cierre provisional. A partir de este hecho, Mary comenzó a ser llamada “La Navajera”. Hasta 1952, Richardson declaró que otro de los motivos que la habían llevado al maltrato de la pintura era la forma en «cómo los hombres la miraban todo el día en la galería». Con esta declaración se puede entender el ataque que intentaba hacer no propiamente hacia la belleza de la mujer sino al deseo impúdico de los hombres. Los quería castigar, lastimando al objeto de sus deseos. Como si quisiera herir sus ojos al cortar la piel de la mujer que los observaba a través del espejo sostenido por su hijo Cupido.

historia venus del espejo museo

“La Navajera” describió así su violento ataque: «El primer golpe con mi hacha rompió el cristal protector. Pero, por supuesto, hizo algo más que eso, hizo que el detective del museo se levantará de su silla con el periódico aún en su mano y rodeara su lujoso asiento de terciopelo rojo mirando a la cúpula de cristal que acaba de ser reparada. El ruido del cristal también llamó la atención del guardia que en sus frenéticos intentos por alcanzarme resbaló en el pulido suelo y cayó de cara, por lo que tuve un tiempo extra para asestarle cuatro cuchilladas más antes de ser atacada».

mary richardson

“Laugh a Defiance” es el nombre de la autobiografía que Mary Richardson publicó en 1953. Falleció en Hastings el 7 de noviembre de 1961. 

El restaurador de arte Helmut Ruhemann fue el encargado de curar y sanar las heridas que Olimpia Triunfi sufrió en su espalda y hombros.  Hoy “La Venus del espejo” descansa a salvo de cualquier intento de ataque, disfrutando su desnudez con evidente placidez e invitando a quien quiera mirarla a que penetre en el misterio de su reflejo.  

-

Si no hubiera misterios en el arte, éste carecería de todo atractivo al momento de analizarlo. Por ello, debes conocer la historia detrás de las grandes pinturas y algo sumamente místico que difícilmente creerás: ‘La ley de los seis grados de separación’ y por qué todos estamos conectados por una obra de arte.

 *

Fuentes

El Español
El País
Aryse




REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS