Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza

Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza

Por: Abril Palomino -

Las pinturas negras de Goya son el conjunto de óleos que realizó alrededor de 1820 sobre las paredes de la Quinta del Sordo. Son pinturas aterradoras, oscuras, incluso diabólicas. Se dice que estas pinturas son un reflejo contundente de la locura y enfermedad del pintor.

En 1819, Francisco de Goya tenía 73 años; viudo de su esposa Pepa, tenía severas dificultades para moverse además de una visión y audición bastante limitada. Su actitud huraña y antisocial combinada con su fama no lo dejaba vivir tranquilamente en su residencia habitual. Por todo esto, el pintor decidió retirarse algunas temporadas a su finca, este nuevo aire le dio un empuje de vitalidad y creatividad tras mudarse e instalarse, pintó 14 obras en distintas paredes de su hogar, nombradas tiempo después como las pinturas negras de Goya, el último suspiro del talentoso pintor. 

Relacionadoartistas-que-sufrieron-de-enfermedades-mentalesGoya, Munch y otros artistas que sufrieron de enfermedades mentales

La Quinta del Sordo, era una edificación de dos pisos, los expertos han determinado que debajo de las obras había otras pinturas de paisajes del mismo Goya. Probablemente la enfermedad mental que padecía el pintor lo orillo a intentar borrar los paisajes con estas visiones de oscuras pesadillas. Goya nunca habló de estas obras, existen muchas interpretaciones pero ninguna explicación concreta.

Relacionadofrancisco-de-goya-y-saturnoLa trágica pintura que inmortalizó el dolor y la muerte de la guerra

Duelo a garrotazos es una escena desértica en dónde dos españoles de rodillas se están peleando a garrotazos. Se ha comparado con la lucha de las dos Españas: la que quiere evolucionar y la que se aferraba a lo conocido.Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza 1Foto: Wikimedia CommonsSaturno devorando a un hijo, es una de las obras emblemáticas de este periodo, se dice que es probable que esta obra sea una metáfora de la guerra en la cual los franceses devoran salvajemente al pueblo español.
Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza 2Foto: Wikimedia CommonsEn El Aquelarre, otra versión del artista, se retrata un mundo trágico de seres deformes y expresiones espeluznantes. Aparecen las brujas y un personaje fantasmagórico que flota en el aire, el macho cabrío.
Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza 3Foto: Wikimedia CommonsPor su lado, en La Romería de San Isidro, la estética de lo desagradable se manifiesta en tonos oscuros sobre cuerpos deformes y expresiones de ansiedad, angustia, locura y pesadez. El guitarrista se ha considerado uno de los personajes más conocidos de las pinturas negras, los ojos en blanco y la boca abierta denotan desesperación total.
Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza 4Foto: Wikimedia CommonsLos viejos comiendo, es una sátira a la propia vejez de Goya que lo va imposibilitando física y emocionalmente. Los ancianos demuestran un estado físico decadente tal que casi se muestran como calaveras.
Las pinturas negras de Goya que al verlas te harán perder la cabeza 5Foto: Wikimedia CommonsLa importancia de estas obras ha sido tal que numerosos críticos de arte han llamado a la Quinta del Sordo, como la Capilla Sixtina de la pintura moderna

Relacionadogoya-y-la-obra-mas-creativa-de-la-historiaGoya y la obra más creativa de la historia del arte

¿Goya vivía en un estado consciente? ¿Las pintó para la posteridad o para sí mismo? ¿Estas visiones son producto de alucinaciones por su enfermedad o por la demencial senil y aislamiento? ¿El pintor reprimió durante toda su carrera este tipo de mensajes?

Relacionadogoya-y-el-inicio-de-la-pintura-contemporaneaGoya y el inicio de la pintura contemporánea

Pocos años después de habitar su finca, la Quinta del Sordo, Goya se exilió en Francia, pero heredó en vida este propiedad a su nieto, Mariano, quien nunca habitó esta residencia y la vendió en 1859. Pero fue hasta 1873 cuando Frederic Emile, el nuevo dueño de la Quinta, decidió trasladar las obras a lienzos para salvarlas y donarlas al Museo del Prado, donde se conservan hasta la fecha.

En portada: La Romería de San Isidro, 1819 - 1823. Wikimedia Commons

También te puede interesar:
Las cartas entre Francisco de Goya y Zapater que confirman su homosexualidad
La famosa obra de Goya que posiblemente pintó su ayudante
La misteriosa enfermedad que arrojó al abismo al artista más grande de España