Las bestias mitológicas que fueron creadas con el número sagrado
Arte

Las bestias mitológicas que fueron creadas con el número sagrado

Avatar of Mariana Cruz

Por: Mariana Cruz

13 de junio, 2016

Arte Las bestias mitológicas que fueron creadas con el número sagrado
Avatar of Mariana Cruz

Por: Mariana Cruz

13 de junio, 2016



   La ciencia ficción nos ha dado cientos de criaturas magníficas para admirar, el cine moderno trae consigo imágenes de seres fuera de este mundo y probablemente de cualquier otro. Muchos hemos soñado con encontrar un dragón o un caballo alado; la anatomía de muchos seres fantásticos ha sido diseñado, ilustrado e investigado, y aunque son un sueño maravilloso, parece imposible encontrarnos con algún animal fantástico más allá de toda imaginación.

   La historia de la mitología alimenta nuestra nuestros sueños; el ser humano ha estado siempre hambriento de encontrarse con seres que desafíen las leyes de la naturaleza, que estén hechos de un ADN distinto al nuestro.

   Theo Jansen es un físico, ingeniero y artista danés que a lo largo de su vida ha creado sistemas en los que la ingeniería, las computadoras y el arte trabajan de manera conjunta para crear sorprendentes máquinas que desafían nuestras categorías de goce estético y  mecánica. Para él, las barreras entre las ciencias y las artes están en nuestra mente.

theo


Estudió física, pero comenzó a pintar unos años después, y más tarde, el desarrollo de sus ideas lo obligaron a buscar otras disciplinas. En 1979 creó un objeto volador con los tubos amarillos que se utilizan en Holanda para el cableado eléctrico y lo lanzó por los cielos, esto causó una gran impresión en los pobladores de Delft, quienes, asustados, reportaron un OVNI rodeado por un halo. Más tarde, entre 1984 y 1986 desarrolló una máquina que pintaba por sí sola, su sistema era sensible a la luz y lanzaba pintura sólo cuando estaba en la oscuridad.

obratheo

   En esos años comenzó a escribir para un diario local, y en una de sus columnas escribió sobre la importancia de las dunas de arena seca que rodean las playas, las cuales evitan que el mar crezca sobre el continente. Con la idea de ayudar a la naturaleza a preservar el orden describió unos animales imaginarios cuya tarea fuera levantar arena seca para que el viento la condujera hacia las dunas. A partir de ese momento comenzó a idear esos seres para darles vida.


TheoJansen


Desde 1990, Jansen se ocupa desarrollando sistemas cada vez más complicados para dar vida a esas criaturas soñadas. La materia prima son los tubos amarillos que sirvieron para otros proyectos, pues son muy ligeros y con el paso del tiempo se decoloran hasta semejar huesos. Se trata de mecanismos movidos por el viento de la playa, algunos lo han nombrado escultura cinética. Cuando el animal muere y se erosiona, adquiere una imagen de fósil. Él describe sus Strandbeest como seres vivos que no necesitan alimentarse; se refiere a ellos como seres que piensan, se alimentan, sobreviven y, sobre todo, evolucionan.


theoj


   El proceso darwiniano de evolución es muy importante para el concepto general de estos animales. Son obras de ingeniería magníficas que se han transformado conforme pasan los años y varias generaciones de animales han muerto para dar vida a mejoradas versiones, por eso el artista habla de su reproducción. Han desarrollado órganos internos y los han perdido, según su naturaleza se los exige; algunos sistemas han resultado más adaptables al mundo y esos genes se transfieren a los nuevos sujetos, mientras que los  menos útiles se pierden. Jansen utilizó un programa de computadora para generar opciones algebraicas que lo ayudarán en el desarrollo mecánico de las piernas, pues al hacer los cálculos existían miles de posibles ángulos y curvas. Redujo sus opciones a partir de once números “sagrados”, pero utilizó una computadora para generar las 100 mejores opciones y poder probarlas. Él habla de  los algoritmos del programa como el ADN de sus animales.  


Theo Jansen from Salazar on Vimeo.



   El tiempo de vida de los Strandbeest es finito y está regido por las leyes de la naturaleza. Las primeras pruebas se hacen en un cajón de arena durante el otoño y el invierno, para que den sus primeros pasos. En la primavera se transportan a la playa, su hábitat natural, en donde cumplen su ciclo de vida.

   En el discurso del artista/ingeniero es difícil percibir la diferencia entre ciencia y ficción, habla de las máquinas de tal forma que no podemos evitar pensar en esa famosa cuestión planteada por Alan Turing: ¿puede una máquina pensar? Es claro que los Strandbeest no asemejan el pensamiento humano de forma indistinguible (como se plantea en el problema de Turing). Pero lo que vemos en los seres de Jansen nos hace preguntarnos si puede una máquina estar viva.


thejansen


  En 2007 Jansen apareció en un comercial para la BMW y desde entonces su trabajó adquirió una proyección mundial. Se han organizado exhibiciones en varios países y cada año asisten cientos de personas a las playas para observar a estos organismos desenvolverse en el mundo. En su página web se pueden adquirir modelos más pequeños para armar en casa, así como muchísimas descripciones para desarrollar otros modelos.

   Toda la información técnica de las bestias ha sido publicada en Internet y en diversos libros, por eso varios expertos han tomado su idea y la han desarrollado alrededor del globo. El deseo de Jansen es que su proyecto continúe aun después de su muerte, desea que la raza de animales fantásticos que ha creado se  propague en el espacio y el tiempo.

  Y sí, regreso a la afirmación de que todos hemos soñado con encontrar a bestias mitológicas: los escritores, los cineastas, todo tipo de artistas han descrito e imaginado animales fantásticos, mundos para encontrarlos, anatomías increíbles, pero Theo Jansen llevó su fantasía más lejos y lo transformó en seres reales. Seres que se mueven, evolucionan, se reproducen. Seres vivos.




El mundo del arte se reinventa y evoluciona constantemente, es por eso que te dejamos 10 artistas del siglo XX que no son pintores pero cambiaron nuestra forma de ver el arte, y las Instrucciones para visitar un museo y no salir desilusionado, porque el arte no tiene porqué ser aburrido. 





Referencias: