Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ARTE

Las extrañas casas futuristas que ahora son “ovnis” abandonados

Por: Gabriela Castillo4 de noviembre de 2022

Nacieron como “casas portátiles” para resolver la escasez de vivienda, hoy son curiosidades de los años 70 en los que no vive nadie.

En los años 60, el arquitecto finlandés Matti Suuronen ideó un prototipo de casa “portátil” que podía colocarse fácilmente en cualquier lugar. Sus casas Futuro, que parecían más naves espaciales que viviendas, fueron vendidas como modelos de fácil transportación e instalación: solo bastaba tener un terreno, sin importar si era bajo el sol de Los Angeles o en medio de la nieve invernal.

La mayor ventaja de las casas Futuro era la movilidad: podían instalarse y desinstalarse nuevamente si sus habitantes querían mudarse a otro lugar. Las gigantescas patas soportaban la estructura principal, de manera que pudieran colocarse en cualquier tipo de terreno sin afectar la pieza principal. Entre los años 60 y 70 se construyeron e instalaron 100 Casas Futuro, con cuatro metros de alto y ocho de diámetro (espacio suficiente para vivir cómodamente dentro de un “ovni”).

Era una idea genial, de hecho. Matti Suuronen creía que la practicidad de sus casas ayudaría a resolver el problema de la escasez de vivienda en todo el mundo. Pero hubo un problema con las casas Futuro y ese estaba en los materiales con los que eran construidas: fibra de vidrio y plástico. El plástico las hacía livianas y resistentes a las inclemencias del clima, pero también tenía un inconveniente. En 1973, la crisis del petróleo hizo que fuera más difícil fabricar estas viviendas y también comercializarlas. El mundo también se estaba dando cuenta de que el plástico no era un material tan amigable y, de hecho, era una amenaza para el medio ambiente.

Actualmente sobreviven unas 60 casas Futuro en países como Australia, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, República de Crimea, Rusia, Suecia, Sudáfrica, Taiwán, Reino Unido y Estados Unidos. Son más una atracción que la casa de alguien, y un testimonio de la vivienda “del futuro” a mediados del siglo pasado. Matti Suuronen murió en 2013, pero su legado futurista vivirá por siempre en su arquitectura.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: