Arte

Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes

Arte Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes

Lo inmaterial del arte y la vida según Marina Abramovic:

El arte puede ser inmaterial, el amor no siempre dura toda la vida, el dolor despierta algo en el alma, los seres humanos podemos explorar los límites de nuestra mente y cuerpo, hay experiencias invaluables que te marcan y otras que dejan cicatriz, el tiempo no sólo es una medida cronológica, todos somos seres políticos —unos más pasivos que otros— y todo el tiempo transmitimos ideas, experiencias y energía.


Su teoría la define: "Cuanto más jodida es tu infancia, mejor artista eres". Dos cosas podemos asegurar: Marina Abramovic tuvo una vida privilegiada y una vida difícil; proveniente de una familia acomodada, con alto poder adquisitivo y unos padres con un matrimonio conflictivo; un padre de menor posición social, una madre dominante, cruel y despectiva; además ser mujer y sus familiares en la cúpula del poder dieron a Marina una visión peculiar del mundo, una visión bella, efímera, pero también brutal, grotesca y dolorosa. La existencia y el arte no pueden desligarse de algo muy humano: el dolor.


Si miramos con atención, gran parte de su obra gira en torno al dolor, a ese sentimiento temido y buscado por muchos. Se dice que una verdad tiene tres fases: la negación, la ridiculización y la aceptación. Marina fue despreciada, acusada de hacer actos vergonzosos contra el arte, no sólo por el público, también por colegas y profesores. Hoy es conocida como la madre del arte inmaterial, como la precursora del performance y como uno de los nombres femeninos más grandes del arte en las últimas décadas.


Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes 0


Es algo casi mítico, pero se dice que trató de matar a su hermano menor cuando era niña, y fue su abuela quien pudo evitarlo después de que Marina intentara ahogar al pequeño en la bañera; así que este incidente, su visión del arte, del cuerpo, la vida, sus viajes por el mundo, sus performance y la relación con Ulay hacen de la artista lo que es. Por eso, te presentamos cinco lecciones de Marina para atrapar el presente, entender el odio, el amor, la vida y el arte.


La energía. Tu energía vital


Para Marina las personas podemos poner distancia de nosotros, podemos tener una observación íntima que nos permite observar nuestras vidas; según ella, si controlas tu energía, controlas la de los demás, la del entorno. La vida en sí es energía, todo lo que nos rodea lo es y a veces perdemos la noción y el autocontrol.


Después de la Muralla China y Ulay, rodeada de hielo para mantenerlas en su cuerpo desnudo y lejos del público, Marina utilizó cinco pitones para poder rastrear la energía de su cuerpo. Las serpientes son animales que genéticamente rastrean la línea geodésica de la Tierra, entonces si ellas pueden sentir la energía, ¿por qué las personas somos tan poco conscientes de la que corre todo el tiempo en nosotros?


La energía entre las personas crea un diálogo, un tipo de intercambio. Un cambio físico conlleva un cambio mental y viceversa, por eso, concientizarnos de manera progresiva es el camino para acceder a nosotros y a todo lo que nos rodea.


Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes 1


El Arte Inmaterial


Marina es para el performance lo que Sartre para el existencialismo, Simone de Beauvoir y el feminismo, Diego Rivera para el muralismo y Picasso para el cubismo. Marina vino a enseñar algo que ya sabíamos pero no teníamos muy claro: lo inmaterial del arte. Es obvio que un cuadro en el Louvre es algo material y que Nocturne de Chopin es inmaterial, sí, a simple vista. En la escala jerárquica del arte, la música corresponde a lo inmaterial igual que el performance. Pero, ¿qué hay en común entre estos dos binomios según Abramovic? Ambos tratan sobre las vibraciones y la energía entre cuerpos.

El performance es un arte atemporal, inmaterial y con un intercambio de vibraciones y energía constante. Cada obra es el espejo del artista: está ahí, todo está ahí.


El dolor y sus límites


La vulnerabilidad no se contrapone a la fortaleza, es más, es la fortaleza en sí. El dolor nos permite llegar a vibraciones altas, hacer que accedamos a los límites de nuestra mente y cuerpo. La compasión es una de las frecuencias más altas, ¿es entonces el dolor lo que nos puede llevar a ella?


Abramovic aprendió de los tibetanos que en las situaciones más críticas y difíciles el humor es un diluyente, una forma de ser fuerte. Está en lo liviano del ser. Lo que no te consume, te fortalece, se vuelve un puente. Reconstrúyete a partir del dolor, resignifica y reconceptualízate.


Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes 2


Tu cuerpo. Tu espacio


El espacio es un lugar psicológico y emocional. Nuestros recuerdos y día a día están construidos por impresiones propias, de los otros y de los espacios que nos rodean. Todo influye. Tu cuerpo es tu casa. "Vivimos dentro de nosotros", dice Marina. Cuidarte y estar en contacto contigo es el camino para la plenitud intelectual, creativa, emocional, física y social. Son esferas que se interconectan. Recurrir a prácticas milenarias como el "ascetismo", que consiste en beber agua purificada, sin hablar, sin leer y sin escribir, puede ser una técnica y herramienta para acceder a lo más profundo de ti. Cada quien tiene formas de llegar a sí mismo.


Lecciones de Marina Abramovic para entender que el amor no dura y el dolor nos vuele valientes 3


Minimalismo para atrapar el presente


"Cuando te deshaces de todo, cuando el público sabe que no va a pasar nada, ahí es cuando se puede abrir"; "a veces hay que vaciar la mente y el cuerpo, tu cuerpo puede estar en New York y tu cabeza en Japón, la idea es que ambos estén en el mismo lugar", cuenta Marina.


Se trata de atrapar el presente, de soltar y aprender. El vacío te puede llevar a la totalidad. Cuando dejas ir todo, todo pasa. La tristeza, el dolor y el amor pueden consumirnos. La vida es algo efímero, algo muy cruel, pero igual de bello. Al final las certezas parecen llegar muy tarde, el dolor nos vacía más y el amor nos consume. Vivir es un acto de valentía, aprender a hacerlo es un acto de heroísmo y paciencia. Lo real no existe, no hay fórmula para vivir, cada quien encuentra su lenguaje tarde o temprano. "No hay lenguaje; no pasa nada más que lo que ves con tus ojos, lo que sientes con tu cuerpo en respuesta", afirma Marina Abramovic.  


**


Si alguna vez has pensado preparar un ritual satánico, Marina te dice cómo: ·Spirit Cooking".


Referencias: