Pinturas que te enseñarán que la melancolía se cura con soledad
Arte

Pinturas que te enseñarán que la melancolía se cura con soledad

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

4 de abril, 2017

Arte Pinturas que te enseñarán que la melancolía se cura con soledad
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

4 de abril, 2017





En 1894 Edvard Munch pintó el retrato de un hombre con la mirada perdida, ausente, rodeado de colores y movimiento, concentrado en sí mismo, cabizbajo y perdido como sólo están aquellos inconformes que se cuestionan una y otra vez su lugar en el Universo. Con una mano sostiene su cabeza, sostiene su caos sumido entre remolinos de pensamientos y dudas, conmueve en su nostalgia, en el reflejo de aquellos instantes en que deseamos alejarnos, huir del ruido, vencer al tiempo y permanecer absortos frente al horizonte, recordando. A esa pintura la nombró: "Melancolía".


melancolia en el arte- edvard munch
Esta pintura no pertenece a la muestra. Su historia se utilizó sólo para dar entrada a esta nota.


Melancolía es ese escalofrío que nos recorre el cuerpo al extrañar, al añorar el pasado irremediablemente perdido. Cuando te das cuenta de que esa persona no volverá más, de que nunca volverán las risas, los abrazos, ni su voz, nunca volverán los consejos que te hicieron más fuerte, su perfume, los secretos que los unieron, los recuerdos que quedaron grabados en sus flores favoritas. 



-

La melancolía suele ser vista como una sensación negativa, como la necedad de aferrarse a la utopía y al recuerdo. Pero el dolor de una pérdida ¿no es acaso el mayor motor para reinventarse y decidir con libertad lo que se quiere? Cuando la pérdida nos sacude podemos eliminar aquello que no queremos y encontrarnos frente a una gama de perspectivas y tonalidades hasta entonces desconocidas.

La melancolía se cura con soledad, porque en ella somos libres y capaces de confrontarnos a nosotros mismos, y eso explica porqué muchos huyen ante la idea de estar solos, por aquél duro y revelador encuentro con el espejo, con el riesgo de hallarse frente al reflejo de un ser desconocido.


-

Ser melancólico implica un proceso de introspección en el que se vive en duelo el desengaño del mundo, porque nos enfrenta a la  realidad tal como es, en su oscura esencia, porque ha soñado y ha caído del pedestal donde se reúnen los ilusos.
Qué pasa cuando un día despertamos de la mentira perfecta y nos damos cuenta de que el fin nos ha alcanzado, frente a la desolación de una muerte inesperada o el término de una relación que creíamos invencible. Es entonces cuando nos cuestionamos nuestra existencia, cuando nos preguntamos hasta qué punto somos culpables de que las cosas terminen mal. 



-

Por eso la melancolía es una de las pasiones humanas más fuertes, capaz de arrasar con todo lo que encuentra a su paso, cuando el interior se desborda y nos destroza. Llorar, gritar, perder la cordura, no queda más que hacer cuando la vida nos falla y sale a la luz la verdadera versión de quienes somos. No podemos escapar de esa guerra interna y el único refugio es la introspección que nos regala la soledad ante la inevitable sensación de perderse, ante la tristeza que causan los cambios repentinos, encarar a la muerte y saberse vulnerable frente al mundo. 

melancolia en el arte- Saturnino Herran-Los ciegos


Desde luego que duele, salir de la melancólica rutina es una labor reservada para los más fuertes, porque en muchas ocasiones la desesperanza llega hasta el suicidio. Pero a
nte el dolor inexplicable, cuando estamos al límite, la sensibilidad y la creación artística salen a flote para expresar nuestra identidad en movimiento, manifestar que hemos cambiado y no hay vuelta atrás. 

melancolia en el arte- Autrey


Después de la tormenta sólo podemos esperar hasta que el corazón se reconstruya, y el arte suele ser la catarsis y el remedio ideal para hacerlo. 


-


Como todas las pasiones humanas, la melancolía ha sido representada numerosas veces en la historia del arte, desde el período virreinal, con las alegorías al pecado de perder el paraíso, hasta el arte moderno, que retrató el dolor de las viudas y madres a quienes la guerra les arrebató un ser amado. La melancolía ha sido descrita también por las plumas de grandes autores, Shakespeare creó al melancólico Hamlet, condenado ante el desengaño de las revelaciones del fantasma de su padre; Chéjov capturó la melancolía en personajes desolados ante la fugacidad de la vida en el realismo psicológico de sus cuentos y Fernando Pessoa inmortalizó en la literatura el absurdo del ser que se halla perdido en la monotonía y la consciencia de su mortalidad. 

Al igual que en la literatura, en las artes plásticas son muchos los artistas que se han dedicado a representar este tema a través de grandes obras. 


melancolia en el arte-Alberto Garduno

Sobre todo en las vanguardias del siglo XX, las cuales impusieron una serie de rupturas que transformaron paradigmas respecto a los límites de lo humano, con la fuerza de la melancolía como respuesta ante la guerra y la modernidad. Dichas tendencias hicieron eco en el arte mexicano, en una temática poco explorada a pesar de sus vastas interpretaciones.


Por ello, el Museo Nacional de Arte MUNAL presenta del 5 de abril al 9 de julio la exposición "Melancolía" que reúne arte virreinal, moderno y actual en torno a la representación de este sentimiento en el arte, dedicada a todos los melancólicos que encontraron en el dolor una fortaleza para crear. 





_

Descubre también cómo el arte demuestra que la melancolía es una oportunidad de vida, y por qué en la noche la melancolía inspiraba cuentos tristes.




Referencias: