Morfologías del mal, el diablo en la historia del arte
Arte

Morfologías del mal, el diablo en la historia del arte

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

16 de enero, 2016

Arte Morfologías del mal, el diablo en la historia del arte
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

16 de enero, 2016

Algunos lo conocen como demonio, algunos más lo apodan Satanás, la encarnación del mal, Lucifer, el Diablo, Luzbel o el ángel caído. En nuestras pesadillas se presenta como un ser de color rojo, deforme o una criatura que no existe a simple vista pero que nos causa un temor, atinadamente, infernal. Su ser no sólo es la contraparte del bien en la lucha de los dioses, sino que representa la crueldad humana y aquel que guía por un camino equivocado a los seres humanos.

Tal vez Goethe fue el primero en presentárnoslo como esa tentación que guía hacia la perdición y desgracia a un ser que buscaba la inmortalidad. El escritor más tarde nos regaló a Mefistófeles, un ser astuto, manipulador y con negras intenciones y algunos más como Thomas Mann prefirieron retratarlo como una simple alucinación de un hombre que vivía la agonía al contraer sífilis. 
Con un reto de no caer en el lugar común que los demás artistas han logrado esquivar, algunos astutos y valientes representan al Diablo. Novelas literarias y obras de arte son los mejores recursos para hacer de él la figura corrupta, cruel y seductora que vuelve locos a los protagonistas de la obra. 

En la pintura, el Diablo toma formas completamente opuestas pero que caen siempre en símbolos que todos conocemos. Algunos con astucia lo representan cínico, como un ángel o simplemente escondido detrás de la acción principal; pero otros no se tientan el corazón, lo hacen grande, sin miedo a ninguna repercusión. Su cuernos de chivo sobresalen de los que también se encuentran en el retablo y en ocasiones, una cola de animal se presenta para hacer más énfasis en la bestia malévola que nos acecha constantemente.
Al principio de las artes, el Diablo era la oposición a Cristo, pero conforme el conocimiento y progreso social creció, esas ideas se derribaron, para hacer énfasis en que el bien y el mal está y convive en la Tierra. Nosotros, los seres humanos, no somos víctimas de algún poder místico que nos haga tropezar inevitablemente. Somos nosotros y los que están a nuestro alrededor,  quienes hacen que nuestro camino sea sinuoso y con dificultades.
Te presentamos algunas pinturas que no debes ver en la noche, que es mejor mirar con cautela y si es necesario, encomendarse ante algún ser para no soñar una pesadilla que acabe con nuestro sueño.


"Dante y Virgilio en el infierno", William Adolphe Bouguereau


Dante y Virgilio en el infierno William Bouguereau

Realizada en 1850, esta pintura retrata un episodio de la "Divina comedia", en donde se relata la entrada de Virgilio y Dante en el octavo círculo. Mientras miran desde atrás, en primer plano, dos almas condenadas destacan por la brutalidad de la escena. Uno de ellos, Capocchio, es mordido en el cuello por Gianni Schicchi, a quien condenaron por suplantar personas en la vida real. En la parte de atrás, un demonio con los brazos cruzados mira con atención la escena.


"Infierno", Hans Memling
triptico memling morfologias

El artista flamenco Hans Memling representó las escenas del Juicio Final y el tormento de los pecadores en el infierno. Del lado izquierdo, las puertas del paraíso se abren, en medio, Cristo se enaltece mientras uno de sus ángeles juzga con severidad a los seres humanos y en el lado derecho, el infierno arde con demonios de color negro que atrapan a los pecadores y los funden en las llamas de un lugar en el que seguramente nunca quisieron estar. Este tríptico fue un encargo del agente comercial de la familia de Médicis, Angelo Tani.
infierno, memling
"El jardín de las delicias", El Bosco
el jardin de las delicias bosco

Esta parte del tríptico del jardín de las delicias es conocida como ‘infierno musical’ por la gran cantidad de instrumentos que se observan, tal vez asociando el placer de escuchar música con los demonios y el pecado. En vertical, ilustra aquellos tormentos a los que se somete la humanidad cuando va al infierno. Un mundo de ensueños demoniacos y opresivos. Con fuego, nubes grises y ciudades en llamas que nos recuerdan las más horribles pesadillas de la humanidad. Un personaje con cabeza de ave, sentado en un retrete y con una caldera en la cabeza, parece ser la figura central, el demonio que dirige a los otros personajes, quien devora a los condenados y los defeca en un pozo negro.

El aquelarre Goya morfologias

Esta pintura es una de las que se encontraron en los muros de su casa de la Quinta del Sordo, y pertenece a las llamadas "pinturas negras" del artista.Una visión cruda del mundo, en la que, unas brujas rodean a un macho cabrío frente a una fogata. Con más de cinco metros de largo, tiene múltiples interpretaciones, una de las más conocidas es la de Nigel Glendinning, en la que asegura, el macho cabrío representa al demonio y la joven a la que le habla, se encuentra en su iniciación para ser bruja. Como una caricatura de lo maligno, todos parecen grotescos y casi convertidos en animales.


"Las tentaciones de San Antonio", Max Ernst
las tentaciones de san antonio max ernst
Cuenta la leyenda que San Antonio fue atacado y asesinado por demonios en una cueva durante su viaje por el desierto egipcio para después revivir. Cuando regresó a la caverna, los demonios se transformaron en criaturas monstruosas para intentar matarlo otra vez. Max Ernst, importante artista surrealista ganó el certamen de dibujo con esta obra. San Antonio parece pedir auxilio mientras lo único que recibe es su miedo más profundo, engendros con risas que se fugan de sus terribles fantasías. Mientras los monstruos lo torturan San Antonio sólo yace ahí.


"El caballero, la muerte y el demonio", Alberto Durero
morfologias alberto durero
Tal vez el artista alemán más importante, Durero hizo muchos grabados en aguafuerte con una técnica que nunca ha sido superada. En el Renacimiento Durero exploró muchos campos del saber que reanimaban sus creaciones artísticas. Con toques de gótico flamenco y de renacimiento italiano, su pintura es extremadamente original.  En este grabado, las imágenes simbólicas generan un mensaje moralizante. Un caballero monta su corcel, armado, se dirige a la lucha, a su lado está la muerte que se ensalza con carnes putrefactas y serpientes en el pelo y detrás, una figura antropomorfa, con cara de chivo, pasa desapercibido. En la pintura también se observan a un perro que es símbolo de la fidelidad y un lagarto, símbolo del alma que busca la luz, ambos huyen como premonizando lo que está por ocurrir.


"Demonio", Mikhail Vrubel
demonio mikhail vrubel morfologias
Uno de los pintores rusos simbólicos y de Art Nouveau más importantes. Siempre interesado en representar al mundo demoniaco, tiene obras en las que ellos se encuentran postrados en el césped o levitando en la nada. Algunos la acusaron de fealdad salvaje, mientras que otros se emocionaban con su serie de demonios, la que realizó por 15 años. Sus demonios no son cabras en medio de aquelarres ni con cuernos espantosos, son héroes trágicos, símbolos de rebeldía e inconformidad, con aquel espíritu que la sociedad se encarga en degradar. 


"Palabras del Diablo", Paul Gauguin
Palabras del demonio. 1892. Paul Gauguin

Cuando el pintor se traslada a Tahití, su pintura adquiere un nuevo significado. Nos muestras las costumbres y la vida de las mujeres en la isla, sus tareas de la vida cotidiana y las religiones populares. En muchas de sus pinturas, los demonios vigilan el sueño de los pobladores, los aconsejan y los guían. En esta pintura, una nativa se apena y acongoja mientras atrás se observa a alguien que parece aconsejarla.



***


Te puede interesar:

Libros para invocar al demonio
Retratos de los demonios internos de la depresión


Referencias: