Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte

Por: Natalia Lomelí Bautista -

La muerte del artista podría interpretarse como un ready made acerca de la efímera naturaleza humana.

¿Fue su muerte una extensión de su obra artística?

Esa es una de las preguntas que guiaron al artista visual, escritor y videoasta Donald Shambroom, a través de la investigación que ha sido publicada en el ensayo Duchamp's Last Day , una interpretación de las últimas horas del artista, con base en una anécdota que relata que pocos minutos después de que muriera el padre del ready made, su colega y amigo Man Ray tomó una fotografía del cadáver, la última fotografía del genio del arte del Siglo XX titulada Marcel Duchamp en su lecho de muerte

En la madrugada del 1 de octubre de 1968, a los 81 años de edad, el creador de Fuente murió de manera inesperada en el baño de la casa que compartía con su esposa Teeny, quien después de trasladar al artista a su dormitorio llamó a Man Ray, con quien habían cenado horas antes. Man Ray acudió con su cámara en mano, dispuesto a capturar el instante del que los artistas habían hablado poco tiempo antes de que sucediera. Esa sería la última colaboración entre el fotógrafo y Duchamp. 

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte 1

Henri Cartier-Bresson, Marcel Duchamp and Man Ray at Man Ray’s home, 1968.

El rostro de Duchamp, pálido y sereno, provoca preguntarnos quién es el autor de la fotografía, ¿fue Man Ray al disparar el obturador? ¿o Duchamp protagonizando su propio final?

Uno de los ejes temáticos de Marcel Duchamp se condujo a través de la dualidad -a veces contrastante - entre autoría y obra. Si es el artista quien decide qué es arte y qué no lo es; no sería descabellado pensar que el artista puede controlarlo aun desde la tumba. 

Pero lo que importa en términos artísticos, es el contexto que rodea la imagen, pues se sabe que la noche en que murió compartió la cena con su amigo más cercano, Man Ray y con el escritor Robert Lebel. Los tres conversaron sobre la posibilidad de su propia muerte  y sobre la gran pregunta acerca de si la muerte de un artista radical puede interpretarse como una extensión de su obra. 

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte 2

La relación de Duchamp con la muerte fue tan transgresora, crítica e irreverente como su obra, en su lápida se lee el epitafio: "Además, siempre son los otros los que mueren". Misma que se refiere a que somos testigos de la muerte de los demás, pero estamos imposibilitados de presenciar nuestra propia muerte, aun cuando paradójicamente somos nosotros quienes la protagonizamos. Dicha frase, escrita en un papel que el artista llevaba siempre consigo, revela una inquietud existencial y una reflexión que habitaba la mente implacable de Duchamp.

La búsqueda de Shambroom y su investigación sobre esa última noche -publicada por David Zwirner Books- presenta también un análisis de la fotografía presentada ante el público hasta 2011, imagen que despierta cuestionamientos más amplios sobre la naturaleza de las obras de arte. ¿Es la foto de la muerte de Duchamp una obra o simplemente un registro?

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte 3

"¿Puede la colaboración de dos artistas extenderse unas horas después de que uno de ellos haya muerto?" es otra de las preguntas que plantea el escritor Donald Shambroom. 

Duchamp pudo haberse convertido -en su último día- en uno más de sus emblemáticos ready madestérmino que corresponde a la práctica de descontextualizar un objeto cotidiano considerado "no artístico" para transformarlo en obra de arte por mera e irrevocable decisión del artista. En este caso se trataría de la puesta en contexto de la esencia de un concepto tan universal como ajeno: la muerte. 

Esto en colaboración con el amigo con quien compartió durante 50 años su estética, como sucedió con los famosos retratos de Rrose Sélavy, uno de los seudónimos de Duchamp, la pin-up Dada, y el alter ego femenino del artista. Mismo que por su pronunciación suena como "Eros. Ce la Vie" (Eros. Así es la vida) un juego de palabras creado con Man Ray, pintor, fotógrafo, cineasta, y compañero de ilusiones ópticas y retóricas. Otras aventuras artísticas compartidas por los creadores modernos fueron la primera fotografía que mostraba a Duchamp -literalmente- Desnudo bajando por una escalera en 1919, la película op-art experimental Anemic Cinema en 1926, y la fotografía de la última escultura que el autor dejó inconclusa en 1968.

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte 4

Lo cierto es que la muerte de Duchamp coincide temporalmente con el nacimiento de lo que hoy conocemos como arte contemporáneo. 

Hoy en día, su obra  continúa generando tantas preguntas como dilemas tiene la existencia humana acerca del deseo, lo efímero, el consumo y la muerte del autor. Hay un antes y un después de Marcel Duchamp, determinado por el fin de la pregunta ¿qué puede ser arte? para sustituirla por la siempre polémica ¿cuándo lo es?. 

Por qué la muerte de Duchamp podría ser su mejor obra de arte 5

También te puede interesar:

Cómo entender a Duchamp de la A a la Z

10 frases de Marcel Duchamp, el artista autodidacta

La verdad detrás de La Fuente de Duchamp: la idea de una mujer