Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra
Arte

Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

21 de noviembre, 2018

Arte Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

21 de noviembre, 2018

El arte sudafricano ha sido sujeto de diversas etiquetas peyorativas y en casos como el de Mukhuba, su obra fue eclipsada por su trágico desenlace.


«… yo soy el artista que puede ver dentro de la madera. Puedo ver la imagen mientras la madera sigue en el árbol. Yo soy el doctor de la madera porque puedo ver dentro de la madera».
- Nelson Mukhuba

Nelson Mukhuba es un artista sudafricano que destacó por sus esculturas de madera, así como por la producción de productos artísticos para los turistas, pero también fue notoria su personalidad y cualidades que estaban en el límite del narcisismo.


post-image

[Gerrie Coetzee]


Mukhuba es conocido por ser un artista que valoraba su creación y la llevaba a los extremos. Se pensaba el mejor artista de Sudáfrica y, en palabras de Sue Williamson, «se veía a sí mismo como una especie de dios-rey de su universo». De alguna forma, dicha percepción tal vez permea en los grandes artistas, pues de su visión y habilidad dependen los resultados y por sobre todo la experiencia estética de los espectadores.


-

La visión blanca sobre la creación negra: el arte de transición


Nelson encontró un lugar para expresarse y dar a conocer su obra en un momento controvertido, en el que la escena artística internacional estaba volteando a ver la producción de continentes como África. Artistas como él, así como el Doctor Phutuma Seoka, también escultor, mezclaban el arte tradicional y sus raíces, con la modernidad. Esto sucedió a tal grado que las obras provenientes de Sudáfrica en el periodo entre 1970 y 1980 son denominadas “arte de transición” —transitional art, en inglés—, un término acuñado por el antropólogo Nelson Graburn, lo cual podría dar una seña de quién estaba dictando la importancia de la producción artística de la región.


post-image

Untitled, 1967.


De dicha etiqueta, se deriva una característica que aún define la obra de Mukhuba. El arte de transición era descrita como arte para turistas, una categoría que sin duda hasta la fecha resulta peyorativa y determinante. Además de las piezas que se consideran arte de souvenir, también es posible encontrar piezas de celebridades y deportistas por igual, pero por sobre todo figuras danzantes que transmiten la sensación de movimiento y ritmo propios de esa expresión artística, en especial aquellas cuyos brazos son movibles.


post-image

[Mohamed Ali]


Entre sus esculturas también es posible encontrar símbolos que remiten a su contacto con la modernidad y el entorno urbano, por ejemplo, Revisions, cita los rectángulos tallados en una figura que camina, que no son más que la representación de los huecos de un ascensor.


-

El desenlace trágico de la vida de Nelson Mukhuba


Sin embargo, en una tendencia que se vería repetida en incontables creadores —desde músicos hasta escritores—, Mukhuba selló su destino y su legado artístico al realizar una purga ritual en la que mató a su mujer y sus dos hijas antes de prenderle fuego a su estudio y morir bajo las brasas que también quemaron sus obras en febrero de 1987.


Según la historia esto ocurrió después de una exhibición en Johannesburgo. Cortó todos sus árboles frutales, mató a su familia directa y selló su casa después de cubrirla de petróleo y prenderse fuego; durante el incendio, Mukhuba logró salir por una ventana, pero sólo para ahorcarse a sí mismo de un árbol.


post-image

[Dancer]


La mayoría de los críticos cuentan que Mukhuba llegó a tal grado de desesperación y desesperanza después de los tratos del mundo artístico blanco de su país. Sin duda, un relato conocido para tantas minorías que a pesar del talento y esfuerzo, a la fecha no tienen su lugar en museos, academias u otras instituciones que dictan el canon artístico. Es decir, aún siguen siendo víctimas del snobismo de la élite —blanca— del arte.


post-image

Skeleton, 1985.


Al tiempo que su obra previa ya reflejaba su futura muerte, así como de la violencia. En ese sentido, Gabin Younge, comentó:


«la fama [de Mukhuba] como artista no se medía con su violencia como un hombre».

*

También te puede interesar:


Todas las cosas deben morir, la exposición que demuestra que en México se fabrican cadáveres

El color inventado por los mayas que cambió la historia del arte